Carne cultivada en laboratorio aprobada para la venta: lo que debes saber

La carne cultivada, que se cultiva a partir de células animales reales, pronto estará al alcance de los comensales en restaurantes situados en San Francisco y Washington, D.C.

¡Una noticia emocionante! Ahora es posible disfrutar de un sándwich con pollo cultivado en laboratorio, al menos si vives en Estados Unidos. Recientemente, el Departamento de Agricultura de EE.UU otorgó su primera aprobación para la producción de carne cultivada en células por dos empresas: GOOD Meat y alimentos UPIDE.

Esto marca un avance significativo en la industria alimentaria y ofrece una alternativa sostenible y ética para los consumidores preocupados por el bienestar animal y el impacto ambiental. Ambas empresas cultivan células de pollo en cantidades limitadas, sin tener que sacrificar a los animales.

Esta aprobación regulatoria final permitirá a estas empresas con sede en California vender y servir sus productos en Estados Unidos.

La reciente aprobación de los productos de las empresas de carne cultivada es un gran logro para esta innovadora industria

Menos de un año después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos declarara su seguridad para el consumo, este hito representa un avance significativo. Aunque es emocionante el avance de la carne cultivada en laboratorio, no podemos esperar encontrar bistecs de este tipo en los supermercados de la noche a la mañana.

Actualmente, estas empresas solo tienen autorización para vender productos de pollo en algunos restaurantes seleccionados. Para comercializar carne de res, cerdo o mariscos cultivados en células, se requerirá un permiso adicional. Esto se debe a que estos productos son considerados alimentos novedosos y requieren una evaluación rigurosa para garantizar su seguridad y calidad antes de ser introducidos en el mercado.

La carne es una parte importante de la dieta de aproximadamente el 90% de la población estadounidense. Sin embargo, cada vez más personas en Estados Unidos están preocupadas por el impacto ambiental de la industria cárnica actual, ya que contribuye alrededor del 14,5% de las emisiones globales de carbono.

Esta preocupación se debe a los efectos del ganado en la deforestación, consumo excesivo de agua y generación de gases de efecto invernadero. Las operaciones ganaderas a gran escala presentan riesgos significativos. Además de la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos, también generan grandes cantidades de desechos que pueden contaminar las vías fluviales locales debido al escurrimiento del estiércol y nutrientes.

El CEO de GOOD Meat, Josh Tetrick, señala que los animales a menudo viven vidas cortas y en condiciones deplorables, confinados en jaulas estrechas y rodeados de suciedad. Según él, la forma actual de producir carne está directamente relacionada con estos problemas y es necesario buscar alternativas más éticas.

¿Comer carne es una costumbre?

A pesar de ello, las personas se sienten atraídas por consumir carne por diversas razones. Algunas de estas razones incluyen la importancia cultural y tradicional, así como su valor nutricional como fuente de proteínas, sin olvidar su agradable sabor.

Las empresas de carne cultivada tienen como objetivo principal ofrecer productos que sean sostenibles y libres de crueldad. Su meta es brindar a los amantes de la carne la oportunidad de disfrutar una deliciosa hamburguesa o pollo frito, pero sin tener remordimientos en su conciencia. “Me pongo en esa categoría”, dice Amy Chen, directora de operaciones de UPSIDE Foods. "Nos llamamos a nosotros mismos 'carnívoros en conflicto'".

El proceso de creación de nuggets de pollo cultivados en laboratorio es fascinante

Comienza con la obtención de células madre a partir de un huevo fertilizado de gallina. Los científicos estudian estas muestras para evaluar su resistencia, sabor y capacidad para dividirse y multiplicarse, asegurando así la calidad del producto final. Después de realizar investigaciones, los científicos tienen la capacidad de congelar las líneas celulares más prometedoras para su posterior uso.

Durante la fase de producción, los científicos de alimentos emplean un método en el que sumergen las células en una tina de acero inoxidable. Esta tina contiene un caldo nutritivo que proporciona a las células todos los ingredientes necesarios para su crecimiento y división celular. Este proceso es fundamental para garantizar el desarrollo adecuado de las células durante la producción.

Después de transcurrir algunas semanas, las células empiezan a unirse entre sí y producen una cantidad suficiente de proteína para ser recolectada. Los científicos, en última instancia, texturizan la carne mediante mezcla, calentamiento o corte (en el caso de GOOD Meat, utilizan una extrusora) y la moldean en forma de nuggets o chuletas.

“El proceso de producción en general es relativamente simple”, dice Vítor Santo, director de agricultura celular de GOOD Meat. “El mayor desafío en este momento es definitivamente desarrollar la capacidad de fabricación”, dice.

La directora de operaciones de UPSIDE Foods, Amy Chen, está de acuerdo. “La agricultura industrial ha tenido un buen comienzo”, dice ella. Gracias a la aprobación tanto del USDA como de la FDA, ambas compañías están autorizadas para avanzar en el desarrollo de la infraestructura necesaria para producir carne suficiente y así poder distribuir sus productos en todo Estados Unidos.

De momento, la opción de pollo cultivado estará limitada a unos pocos restaurantes.

Un ejemplo es el Bar Crenn, un prestigioso restaurante con una estrella Michelin ubicado en San Francisco, que ofrecerá los productos de UPSIDE Foods. Además, es importante destacar que el reconocido chef José Andrés, quien forma parte de la junta directiva de GOOD Meat, ha decidido incluir el pollo cultivado por esta empresa en uno de los restaurantes que dirige en Washington D.C.

Es importante destacar que, hasta que la producción de carne cultivada se incremente a gran escala, los beneficios medioambientales que se sugieren seguirán sin ser comprobados. "La presunción, y digo 'presunción' con cuidado, es que sí, tendrá un sistema de producción de alimentos más sostenible", dice David Kaplan, bioingeniero de la Universidad de Tufts.

Las instalaciones de producción de carne cultivada son una alternativa que promete ser más sostenible en comparación con la agricultura tradicional. Este método requiere significativamente menos tierra y agua, lo que ayuda a conservar estos recursos cada vez más escasos.

Además, emiten menos gases de efecto invernadero directamente, lo cual es beneficioso para mitigar el cambio climático. Sin embargo, es importante señalar que todavía existe incertidumbre acerca de la huella total de carbono a gran escala cuando se produce en masa.

Las empresas dedicadas a la producción de proteínas vegetales, como Impossible Foods, llevan casi una década trabajando en cumplir la promesa de ofrecer sostenibilidad sin sacrificar el sabor.

Aunque los productos mencionados se hicieron populares y llegaron a formar parte de los menús de comida rápida, no han alcanzado la adopción masiva que la industria esperaba. Sin embargo, las carnes cultivadas a partir de células podrían ser una solución para cerrar esta brecha. “En última instancia, creemos que es más probable que las personas cambien si el producto es realmente carne”, explica Tetrick.

Carne cultivada, una alternativa ¿vegetariana?

La carne cultivada es una alternativa más sostenible para el medio ambiente, ya que no implica el sacrificio de animales. Sin embargo, la adopción de esta opción por parte de los vegetarianos dependerá de sus razones personales para seguir una dieta libre de carne.

Algunos vegetarianos podrían estar dispuestos a incluir la carne cultivada en su alimentación debido a su menor impacto ambiental, mientras que otros podrían mantenerse firmes en su decisión de evitar cualquier tipo de carne animal. “Tenemos una variedad de puntos de vista”, dice Richard McIlwain, director ejecutivo de la Sociedad Vegetariana del Reino Unido.

Según una encuesta, algunos vegetarianos están emocionados con la idea de la carne cultivada en laboratorio, utilizando células. Sin embargo, aproximadamente la mitad de ellos preferiría evitar consumirla. La carne cultivada en laboratorio está cada vez más aceptada por el público en general. Casi dos tercios de los ciudadanos estadounidenses están dispuestos a probar este tipo de carne innovadora.

¿Carne cultivada kosher?

Cuando se trata de seguir una dieta kosher o halal, las personas a menudo se enfrentan a cierta ambigüedad. Este año, las autoridades islámicas de Indonesia han llegado a la conclusión de que la carne cultivada no cumple con los requisitos para ser considerada halal.

Sin embargo, hay otros líderes musulmanes que están dispuestos a considerar la posibilidad de otorgar una certificación halal si se garantiza que las líneas celulares utilizadas en el proceso de cultivo cumplen con los estándares islámicos. Una innovadora empresa israelí especializada en el cultivo de células está actualmente en proceso de obtener la aprobación del mercado para su carne, la cual cuenta con certificado kosher.

Cuando los productos lleguen a los anaqueles de los supermercados, dice Chen, “realmente llevarán el sello y el sello que usted espera en un trozo de carne”: una pequeña etiqueta redonda que certifica la inspección del USDA. Además, es importante destacar que las etiquetas de estos productos también incluirán el término "cultivado en células" para diferenciar claramente la carne de origen animal de los productos convencionales.

Sin sellos

Asimismo, es importante mencionar que no contarán con el sello oficial "vegetariano", ya que su producción implica el uso de células animales en un entorno controlado. La Sociedad Vegetariana sostiene que la carne cultivada en laboratorio no puede considerarse vegetariana o vegana debido a que se obtiene a partir de células de origen animal.

Desde su perspectiva, el objetivo del vegetarianismo y el veganismo es evitar cualquier tipo de explotación animal, incluso en la producción de alimentos. Por lo tanto, consideran que la carne cultivada en laboratorio no cumple con estos principios éticos y no califica como una opción válida para los vegetarianos o veganos.

Sin embargo, la organización considerará crear una nueva etiqueta para certificarlo como "libre de crueldad" o "libre de matanza", dice McIlwain.

“Creo que va a necesitar su propio criterio”, añade. “Pero estamos muy entusiasmados con [la carne cultivada en células] desde una perspectiva social”.

Con información de scientificamerican.com