Brasil presentó un programa para combatir la tala ilegal en la Amazonía

El programa para combatir la tala ilegal recibirá 730 millones de reales (146 millones de dólares), financiados por la Fundación Amazonia, incluidas donaciones de varios países y otros mecanismos gubernamentales.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, presenta un nuevo programa para luchar contra la deforestación del Amazonas. Proporcionará apoyo financiero a los municipios implicados en la protección del bioma.

"El problema de la deforestación no es del gobierno, es de todo el estado de Brasil" y combatirlo "es nuestra responsabilidad", afirmó Lula en un acto al que asistieron decenas de alcaldes de municipios amazónicos. "Es responsabilidad de todos".

La tala ilegal tiene un impacto devastador en el medio ambiente, las comunidades locales y la economía.

Récord: En 2021, la deforestación ilegal en la Amazonía alcanzó su punto más alto en 15 años, con un total de 13.235 kilómetros cuadrados de bosque perdidos.

Causas: Las principales causas de la tala ilegal son la expansión de la ganadería, la agricultura y la minería ilegal.

Impacto: La tala ilegal tiene un impacto devastador en el medio ambiente, incluyendo la pérdida de biodiversidad, la emisión de gases de efecto invernadero y la degradación del suelo.

La tala ilegal destruye el hábitat de millones de animales y plantas, lo que lleva a la extinción de especies. Los árboles absorben dióxido de carbono de la atmósfera. La tala ilegal libera este carbono a la atmósfera, lo que contribuye al cambio climático. Puede provocar la erosión del suelo, la pérdida de nutrientes y la desertificación. Los bosques desempeñan un papel importante en la regulación del ciclo del agua. Puede provocar cambios en los patrones de lluvia y la disponibilidad de agua. Los bosques talados son más propensos a los incendios forestales, que pueden causar aún más daños al medio ambiente.

Combatir la tala para cuidar los pulmones del planeta

combatir la tala

A continuación, algunas estadísticas específicas sobre la tala ilegal en Brasil:

  • 2021: 13.235 kilómetros cuadrados de bosque deforestados ilegalmente en la Amazonía.
  • 2020: 10.851 kilómetros cuadrados de bosque deforestados ilegalmente en la Amazonía.
  • 2012: 4.571 kilómetros cuadrados de bosque deforestados ilegalmente en la Amazonía (menor deforestación registrada).
  • 1997-2013: 248 mil kilómetros cuadrados de bosque perdidos en total.
  • 2015: Aumento del 169% en la deforestación ilegal en comparación con 2014.

Es importante recordar que estas estadísticas solo representan una parte del problema. Por ello es clave combatir la tala ilegal, se trata de una actividad compleja y difícil de cuantificar, por lo que las cifras reales podrían ser mucho mayores.

Según el presidente, "para cuidar y combatir la tala de la mayor reserva forestal del mundo, que está bajo la protección de Brasil", es necesario "mejorar la situación financiera de los municipios, que necesitan ayuda para poder cuidarla y ser socios en la protección del Amazonas"

Lula reiteró que cualquier esfuerzo para proteger el medio ambiente debe tener en cuenta el aspecto social, especialmente en regiones como la Amazonía, donde viven cerca de 25 millones de personas. “Debemos proteger la selva, reconociendo que aquí es donde viven los pueblos indígenas, pescadores y agricultores, que necesitan condiciones de vida y de trabajo dignas”, enfatizó.

El programa para combatir la tala recibirá 730 millones de reales (146 millones de dólares), financiados por la Fundación Amazonia, incluidas donaciones de varios países y otros mecanismos gubernamentales. También incluye que el gobierno federal done equipos y capacite a personal en un esfuerzo por prevenir la deforestación y los incendios forestales, todo ello como parte del compromiso de Brasil de alcanzar los niveles de tala en el Amazonas en 2030.

El nuevo plan consolida otras acciones que Brasil ha tomado desde que Lula regresó al poder el 1 de enero de 2023 y comenzó a reactivar los programas ambientales abandonados bajo el gobierno de su predecesor, Jair Bolsonaro (2019-2022), de extrema derecha.

El nuevo programa para combatir la tala ilegal fue anunciado luego de una reunión de funcionarios gubernamentales responsables de la política ambiental con miembros del Comité Económico y Social Europeo, un organismo dentro de la Comisión Europea.

La delegación europea presente en la ceremonia llegó a Brasil para discutir una amplia agenda que incluye la cooperación con el país en la lucha contra el cambio climático.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.canal26.com/ https://economiasustentable.com/