Argentina Eco-Noticias

El cambio climático, ¿oportunidad para ampliar la agricultura en Argentina?

El cambio climático es un problema de gran escala que amenaza a todo el planeta, pero en la Argentina podría generar cambios favorables para la agricultura.

Los especialistas concluyen, según las últimas proyecciones climáticas, que en algunas zonas del país se podrían dar condiciones climáticas aptas para la producción de cultivos.

A través de los “Mapas de riesgo de déficit y excesos hídricos en los cultivos según escenarios de cambio climático”, el gobierno proyectó hasta 2039 la cantidad de agua que estará disponible para los cultivos de soja, maíz, trigo, girasol y algodón.

“El cambio climático tiene dos caras para la producción de nuestro país: nos va a traer problemas pero también oportunidades”, comentó Luis Urriza, subsecretario de Agricultura.“Cuando hablamos del calentamiento global todos pensamos en un aumento en la frecuencia e intensidad de los fenómenos extremos. Pero las proyecciones en los mapas muestran muchos matices, que por ejemplo dan oportunidades de ser productivas a zonas tradicionalmente secas, a partir de un aumento del régimen de lluvias”: Carlos Gentile.

“En la mayor parte de la pampa húmeda, que es una llanura fértil de gran extensión como existen pocas en el mundo, esperamos más lluvias, en cantidad y en intensidad. Va a haber inundaciones, pero si sabemos manejar el agua podemos ser más productivos”, comentó.


Se estima que el cambio climático pueda traer algunas consecuencias positivas a futuro según comenta Miguel Ángel Taboada, director del estatal Instituto de Suelos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), un referente dentro de América Latina.

“El impacto negativo está muy a la vista pero hay también que tener en cuenta que la mayor cantidad de lluvias en verano que se viene registrando en la zona central de la Argentina ha permitido llevar la agricultura hacia el oeste, a zonas que no eran consideradas productivas”, comentó Taboada.

“Digamos que el cambio climático no necesariamente nos perjudicó. El resultado es más bien balanceado”, evaluó.

En los nuevos mapas de riesgo agrícola se contemplan dos escenarios diferentes: uno es el de estabilización del nivel de emisión de gases de efecto invernadero (llamado a nivel internacional, de RCP 4,5) y otro de aumento (RCP 8,5).

Se espera un mayor o menor nivel de lluvias, de acuerdo a las zonas del país y a las épocas del año. Esta nueva información servirá para que los productores puedan planificar mejor sus fechas de siembra, la duración de los ciclos de cada cultivo e incluso la elección de las semillas.

Transgénicos

Cuando el estudio habla de oportunidades para ampliar la superficie cultivable por los cambios en el clima, menciona que así será para los principales cultivos: soja, maíz y algodón de origen transgénico.

Desde el año 1996, en la Argentina se cultiva con semilla transgénica soja, maíz y algodón con la particularidad de ser resistentes a herbicidas o a sequías.



Actualmente, dentro del gobierno se discute la liberación del trigo transgénico, que ya fue aprobado por las autoridades ambiental y sanitaria, pero que enfrenta incógnitas desde el punto de vista comercial, ya que no es legal por ahora en ninguna parte del mundo.

Los grandes productores

El estudio entonces, será aprovechado por los grandes productores de comodities dedicados a exportar que podrán acomodarse al nuevo escenario climático, mientras que los pequeños productores, quienes garantizan la soberanía alimentaria de todos, nuevamente quedarán fuera del sistema y perjudicados por el clima y la falta de asistencia.

Los pequeños productores

Las autoridades y especialistas consultados, incluido el subsecretario de Agricultura, coincidieron en que son los agricultores familiares los menos preparados para lidiar con las consecuencias del cambio climático y a los que el Estado debería darles herramientas, cosa que hasta ahora no se ha hecho, por su determinante función en la seguridad alimentaria interna.

Es la actividad agrícola a escala industrial, la que mejor estaría preparada para enfrentar los desafíos del cambio climático.

“La productividad de la agricultura argentina creció ininterrumpidamente a través de los años, gracias a la tecnología y al mejoramiento genético. En la medida en que se sigan experimentando buenas prácticas de manejo, esa tendencia va a continuar y se le va a ganar al cambio climático”, concluyó Alejandro Maggi, especialista en manejo y conservación de suelos de la Universidad de Buenos Aires .

Conclusión

Podrán aprovecharse las nuevas condiciones climáticas en otras superficies del país, pero de ello se beneficiaran sólo los grandes productores, que son quienes cuentan con posibilidades para adaptarse a los cambios. Además lo harán utilizando cultivos transgénicos, como lo vienen haciendo hasta ahora, junto a un paquete tecnológico altamente contaminante.

El estudio menciona también el mejor aprovechamiento del agua en las zonas lluviosas, probablemente alterando las cuencas hidrológicas para beneficio de los privados.

La agricultura familiar, que se ocupa de generar diversidad de cultivos y garantizar la soberanía alimentaria del país, no sólo no contará con la posibilidad de adaptarse, sino que seguramente se seguirá viendo desplazada por la agricultura industrial.

Ecoportal.net

Con información de:

http://www.ipsnoticias.net/

Compártelo en tus redes
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!