Artico Eco-Noticias

La falta de nieve en el Ártico amenaza a las focas anilladas

foca, hielo, nieve, cambio climático

Se pronostica que la población de focas anilladas se reducirá entre 50 y 99% hacia finales de siglo de continuar las adversas condiciones climáticas que atentan contra la formación de nieve en el Ártico.

Si bien las focas anilladas (Phoca hispida) no están categorizadas como especies en peligro de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la supervivencia de este mamífero comienza a preocupar a la comunidad científica.

Al haber menos nieve, estos mamíferos se están viendo obligados a parir en la superficie del hielo, lo que aumenta la mortalidad de las crías al nacer.

Las focas cavan refugios –con accesos directos también desde el agua, que se encuentra bajo la superficie– como estrategia para aislarse del frío extremo y para proteger a sus crías de los depredadores hasta el momento del destete.

“Fue sorprendente ver que en el futuro habrá poca nieve disponible para la construcción de madrigueras”, dice Jody Reimer, autor principal del estudio publicado en la revista Ecological Applications y candidato a PhD en la Universidad de Alberta.

foca, hielo, nieve, cambio climático

Los científicos están alarmados por las proyecciones de los modelos matemáticos sobre la continuidad de esta especie sobre la tierra.

“Cuando incluimos las estimaciones demográficas publicadas anteriormente en nuestro modelo, este predijo que la población disminuiría drásticamente, lo que no concuerda con el hecho de que aún existan focas anilladas en esa área”, precisa Reimer.

El estudio pronostica un descenso general de la población de focas, pero la reducción mayor se dará en los ejemplares juveniles. Menos crías llegarán a su adolescencia. Según los expertos, cada generación se irá reduciendo y afectará en especial a los juveniles que ya no alcanzarán la larga esperanza de vida de 43 años de los adultos.

Las consecuencias del cambio climático

Por su dependencia al hielo marino y la nieve, estas focas se convierten en buenos indicadores del cambio climático. Son muy abundantes y tienen una gran distribución geográfica y, por lo tanto, están expuestas a una gran variedad de impactos del cambio climático.

Dada su sensibilidad a la cobertura de nieve, estos animales proporcionan información sobre la salud de los ecosistemas marinos del Ártico. Los científicos insisten en que es necesario también entender los factores que afectan a la supervivencia de los adultos para evaluar la viabilidad de la población con los cambios del clima del Ártico.

Referencia bibliográfica:

Reimer, Jody, et al. 2019. “Ringed seal demography in a changing climate” Ecological Applications. DOI: 10.1002/eap.1855

Ecoportal.net

Con información de:

https://www.agenciasinc.es/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario