vikingos
ECO-NOTICIAS Noruega

La historia vikinga se está pudriendo por el Cambio Climático

El cambio climático ya está pudriendo los sitios arqueológicos en el Ártico, y la hitoria vikinga, con sus asentamientos de la época están en alto riesgo.

Uno de los sitios arqueológicos incluidos en el estudio se encuentra en Kangeq, en el archipiélago, fuera de Nuuk, en el oeste de Groenlandia. Crédito: Museo Nacional Jørgen Hollesen de Dinamarca.

A lo largo de los fiordos de Groenlandia hay restos de puestos nórdicos de la época vikinga que florecieron durante menos de 500 años antes de que fueran abandonados misteriosamente. Y ahora esta cultura perdida está experimentando una segunda desaparición, provocada por el cambio climático.

De todos los sitios arqueológicos en Groenlandia, los asentamientos nórdicos corren el mayor riesgo de pudrirse a medida que el Ártico se calienta, según una nueva investigación publicada el jueves en Scientific Reports. El estudio estima que hasta el 70 por ciento de la materia orgánica en estos sitios podría descomponerse en 2100.

Lo que se puede perder es un registro único de material notablemente conservado: pelo, tejidos, huesos humanos y animales, maderas, pieles, cueros. A medida que el suelo se calienta y aumenta el número de días sin heladas, los microbios atacan estos compuestos orgánicos frágiles, dejando solo la podredumbre.

Los cambios ya están ocurriendo cerca de la ciudad de Nuuk, la capital de Groenlandia, dice el autor principal del estudio, Jørgen Hollesen, investigador principal del Museo Nacional de Dinamarca. “Aquí tenemos algunos sitios donde sabemos que encontraron muchos artefactos, muchos huesos, hace 40 años, pero hoy en día no nos queda mucho”, dice. “Hubo huesos en algún momento, pero ahora es solo esta papilla de grano fino”.

“Claramente es un gran problema, panártico”, dice Anne Jensen, arqueóloga de la Universidad de Alaska Fairbanks, que excavó sitios en la vertiente norte de Alaska. Jensen trabajó con Hollesen en un artículo de revisión publicado el año pasado en Antiquity sobre el daño inminente, pero no participó en el estudio actual. Ella dice que la nueva investigación y trabajos similares podrían ayudar a los arqueólogos a tomar decisiones sombrías sobre qué sitios apresurar y excavar, y cuáles dejar morir.

Los estudiantes y los científicos investigan los materiales encontrados en el sitio noruego Iffiartarfik (izquierda). Uno de los hallazgos fue este punto de hueso tallado a mano (derecha). Crédito: Roberto Fortuna Museo Nacional de Dinamarca.

Pérdida arqueológica

A medida que el Ártico se calienta, los sitios arqueológicos enfrentan múltiples amenazas. La erosión costera y el aumento del nivel del mar pueden inundar las ruinas. El espesamiento de la vegetación puede ocultar trazas superficiales de sitios arqueológicos, y las raíces pueden penetrar y remover las capas arqueológicas. Finalmente, los microbios en suelos más cálidos pueden volverse más activos, devorando material orgánico que ha permanecido preservado por mucho tiempo.


La nueva investigación se centra en ese riesgo final. Hollesen y sus colegas establecieron estaciones meteorológicas automáticas en cinco sitios arqueológicos en la región de Nuuk, reuniendo datos durante dos años. También tomaron decenas de muestras orgánicas de suelo y tierra de siete sitios que se extendían a lo largo de una línea de 120 kilómetros (75 millas) desde el mar hacia el este hacia la capa de hielo interior. Estos sitios no se limitaban a los asentamientos nórdicos, que existían entre aproximadamente el 985 y el 1345 A.D. también incluyeron sitios de la cultura Saqqaq (2500 aC a 800 aC), la cultura Dorset (300 aC a 600 d. C.) y la cultura Thule (1300 d. C. a tiempos modernos).

Los investigadores sometieron estas muestras a una variedad de análisis, desde la porosidad hasta la capacidad de conducir el calor. También probaron la rapidez con que el material orgánico en los suelos decae bajo diferentes condiciones de humedad y temperatura. Luego introdujeron esa información en un modelo de computadora que normalmente se usa para predecir los cambios en el suelo provocados por el derretimiento del permafrost.

Los resultados mostraron que si las temperaturas suben 2.5 grados Celsius o 5 grados C, estos sitios podrían perder entre el 30 por ciento y el 70 por ciento de sus materiales orgánicos. Los sitios de la era de los vikingos nórdicos se encontraban en el extremo superior de la escala porque se encuentran en el interior, donde los suelos están secos, dice Hollesen. El suelo más seco le da a los microbios acceso a más oxígeno, haciéndolos más activos. Los investigadores estiman que el 35 por ciento de los materiales orgánicos en los sitios de Viking podrían desaparecer en tan solo 30 años.

Priorización

Esa pérdida será un duro golpe para la investigación sobre los vikingos, dice Douglas Bolender, un arqueólogo de la Universidad de Massachusetts en Boston que estudia la colonización de la época vikinga en el Atlántico Norte y no participó en la nueva investigación. Bolender explica que Groenlandia es único en el mundo vikingo por preservar el cabello, los textiles, los huesos de animales y otros materiales frágiles. Algunos de estos materiales abren ventanas sobre aspectos de la sociedad que de otra manera serían invisibles, dice. Los textiles, por ejemplo, son uno de los pocos artefactos perdurables del trabajo de las mujeres.

“Cuando perdemos ciertos tipos de materiales, y especialmente los orgánicos, en realidad borramos la experiencia de ciertos tipos de personas”, agrega Bolender. Técnicas de vanguardia como el análisis de ADN antiguo también pueden revelar una gran cantidad de información sobre cómo se movían y se entremezclaban las personas. Ahora es una carrera contra el tiempo para llevar esas herramientas a los productos orgánicos de Groenlandia, dice.

Sin embargo, Hollesen señala que sería imposible excavar los más de 180.000 sitios arqueológicos conocidos en Groenlandia antes de que se produzcan los daños. Los sitios rusos, canadienses y de Alaska están sufriendo pérdidas similares, dice, e incluso si los arqueólogos pudieran salvarlo todo, no habría suficiente espacio en los museos del mundo para preservarlo.

Hollesen y su equipo ahora están trabajando para combinar su nueva información sobre el suelo con datos sobre la erosión costera y el daño a la vegetación para producir una evaluación de riesgo integral para Groenlandia, de modo que los arqueólogos puedan comenzar a establecer prioridades. Pero entre los arqueólogos del Ártico, ya hay un sentimiento de luto.

“Esta es la herencia cultural de la gente”, dice Jensen, “y la están perdiendo”.

Por Stephanie Pappas, artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario