Eco-Noticias Noruega

Noruega: primer psiquiátrico libre de medicamentos

Hospital psiquiátrico de Asgard, en la ciudad noruega de Tromso – ABC

Ha sido la presión de los pacientes la que ha llevado al Gobierno a abrir la primera sección de tratamiento psiquiátrico sin medicamentos del mundo

Tras Múrmansk en Rusia, la noruega Tromso es la segunda mayor ciudad de Laponia. Aquí, a 1.650 kilómetros al norte de Oslo, se encuentra el Hospital Psiquiátrico Asgard que ha recibido el encargo del ministerio de Salud de Noruega para tratar pacientes psiquiátricos sin medicamentos: «medikamentfritt behandlingstilbud» (tratamiento libre de fármacos) dice el cartel de una de las salas de este remoto hospital cerca del círculo polar ártico construido en la Guerra Fría.

La presión de los enfermos psiquiátricos noruegos y sus familias de poder decidir si medicarse o no ha surtido efecto en las autoridades sanitarias del país escandinavo y ha abierto un debate global: la medicación voluntaria.

No sorprende el abuso del enfoque farmacológico en las sociedades occidentales cuando los estudios vienen fundamentalmente financiados por la industria farmacéutica para promover el uso de sus medicamentos. Ante la pasividad de los médicos respecto de esta realidad, han sido los pacientes que han presionado al mandato de Oslo de abrir la primera sección de tratamiento psiquiátrico sin medicamentos del mundo.

La unidad sin medicación del hospital psiquiátrico se encuentra en una de las plantas de este edificio: el principio que rige la sala inaugurada este año -seis camas y en fase de prueba- es que los pacientes tienen aquí el derecho a elegir su tratamiento y que el cuidado de los profesionales debe ser organizado en torno a esa elección.

«Debemos tener en cuenta la perspectiva de este paciente de igual manera que la perspectiva del médico», comenta Magnus Hald, jefe de los servicios psiquiátricos en el Hospital Universitario del Norte de Noruega.

«Antes les decíamos a los pacientes lo que era mejor para ellos, pero ahora les preguntamos qué es lo que realmente quieren y ellos pueden decidir», añade Merete Astrup, directora de la unidad sin medicación. Este hospital en Laponia no será el primero, el ministerio de Salud noruego ya ha ordenado a cuatro autoridades sanitarias regionales a implantar tratamientos libres de fármacos en sus instalaciones.

J. P. Jofré para ABC Madrid

Para defendernos de los falsos neurocientíficos y la invasiva industria farmacéutica reenvíalo y envía tu adhesión a:

plataformaicmi@comunicar.e.telefonica.net

Plataforma Internacional contra la Medicalización de la Infancia

Juan Pundik Presidente

Estos artículos también podrían interesarte

Comentarios

Pulsa aquí para hacer un comentario

  • “No sorprende el abuso del enfoque farmacológico en las sociedades occidentales cuando los estudios vienen fundamentalmente financiados por la industria farmacéutica para promover el uso de sus medicamentos. Ante la pasividad de los médicos respecto de esta realidad, han sido los pacientes que han presionado al mandato de Oslo de abrir la primera sección de tratamiento psiquiátrico sin medicamentos del mundo.”
    Este párrafo contiene varias falacias: No hay “abuso” generalizado del uso de medicinas. Los estudios “fundamentales” (?) “para promover el uso de sus medicamentos”.
    Las compañías pagan cientos de millones de dólares por el riguroso proceso requerido para conseguir la aprobación de una medicina para consumo humano. Estas compañías también desarrolan productos para la diabetes, la presión arterial, la prevención de infartos cerebrales, la leucenia, diferentes tipos de cáncer y lo veo que se les critique por “el abuso del enfoque farmacológico”.
    Las únicas enfermedades mentales que se pueden curar conterapias cognocitivas son las fobias, los ataques de pánico, las obsesiones y otras ansiedades y ciertas formas de depression. La esquizofrenia y la bipolaridad son enfermedades productos de cambios genéticos en la función cerebral y requieren medicamentos.
    Por otro lado, la trastorno por deficit de atención y hiperactividad (TDAH) también requiere medicina pero el problema no esta en el medicamento, sino la irresponsabilidad de ciertos médicos que le ponen esa etiqueta a todo el que se distrae facilmente y está intranquilo. En esta parte, sí tienen las compañías la culpabilidad de incentivar a unos tontos útiles a no buscar otras explicaciones para síntomas que pueden tener multiples orígines. Pero, insisto los propagandista médicos no escriben recetas.
    Una persona pueden ser problemas de atención porque está nervioso, los pensamientos corren muy rápido, tiene obsesiones, traumas, enfermedades corporales, inteligencia menor que el promedio, ser autista, etc. Es la obligación del evaluador eliminar todas estas posibilidades antes de recetar una anfetamina. Si no tiene TDAH, los síntomas se empeoran.