Puente Romano del Priorato Cihuri Rioja
Puente Romano del Priorato Cihuri Rioja
ECO-NOTICIAS Internacionales

Puentes sostenibles romanos, ganan popularidad rápidamente

La ingeniería sostenible está creciendo rápidamente en popularidad, no solo por su impacto limitado en el medio ambiente, sino también por el nuevo esteticismo que ha creado. Los diseños de estas estructuras reflejan las actitudes cambiantes del período moderno, donde la gente espera que los edificios, puentes y espacios sirvan más que su propósito singular.

Los diseños sostenibles son cada vez más frecuentes en la ingeniería de puentes, en particular, donde la brecha entre la naturaleza y el paisaje urbano debe cruzarse e integrarse.

Sin embargo, donde los puentes a menudo pueden promover un mayor tráfico y contaminantes, al tiempo que contribuyen al aumento de desechos en el sector de la construcción, otros pueden crearse para promover la biodiversidad, limitar las necesidades de mantenimiento y promover estilos de vida más saludables.

Pero, ¿cómo pueden los diseños de puentes sostenibles inspirar el futuro de la ingeniería?

Al pensar en diseños innovadores de puentes sostenibles, es posible que se sorprenda al descubrir que los mejores ejemplos son los de los antiguos romanos, que eran maestros de la ingeniería. Si bien es probable que el cambio climático no estuviera a la vanguardia de las mentes de los ingenieros romanos, su trabajo es inspirador para sus contrapartes modernas para comprender cómo producir estructuras que resistan la prueba del tiempo.

La longevidad es clave para la sostenibilidad, simplemente porque limita el reemplazo y el mantenimiento. Ponte Sant’Angelo es un buen ejemplo de ello. Terminado en 134 d.C., el puente todavía está muy en uso hoy en día por los peatones. Si bien es menos probable que las estructuras modernas estén hechas de piedra, enfatiza la necesidad de durabilidad.

Hoy en día, los soportes estructurales de acero se pueden recubrir con material plástico reciclado para evitar la oxidación y la erosión, y para evitar la necesidad de repintar continuamente, lo que ahorra dinero y aumenta la vida útil del puente.

Si bien la longevidad es importante para la sostenibilidad, también es importante saber qué hacer con las estructuras que sobreviven a su propósito. Este fue el problema planteado con el antiguo ramal del Ferrocarril Central de Nueva York en el lado oeste de Manhattan cuando cerró en 1980.

Muchos cabilderos hicieron campaña para demoler el puente High Line para producir más espacio de construcción. Esto puede considerarse insostenible. En la Unión Europea, por ejemplo, el 75%  de todos los residuos de construcción y demolición van a parar a vertederos.

El puente de gran altura es sostenible porque ha reinventado su propósito al evitar que su material se desperdicie. En 2019, el rascacielos reabrió como una pasarela peatonal sobre las calles de Manhattan. No solo ha creado una forma más accesible y respetuosa con el medio ambiente de navegar por la ciudad, sino que ha añadido nuevos espacios verdes al paisaje dominado por la ciudad, mejorando así la calidad del aire.

La sostenibilidad también se trata de comprender que el planeta pertenece a más especies que solo a los humanos y, en este sentido, se puede crear un puente sostenible para el uso y la seguridad de la vida silvestre. Esta es la idea detrás de los pasos elevados para la vida silvestre, puentes que conectan reservas naturales que están divididas por autopistas y carreteras. Suelen utilizar fauna autóctona para mezclar el cruce.

Puentes entre naturaleza y civilización

El objetivo de estos puentes es evitar colisiones de vehículos y vida silvestre, en particular de especies en peligro de extinción, extendiendo el paisaje natural sobre carreteras. De hecho, los investigadores creen que estos puentes pueden reducir las colisiones de vida silvestre entre un 85% y un 95% .

Un buen ejemplo de esto es el cruce de vida silvestre en el Parque Nacional Banff en Canadá. Según Parks Canada, la vida silvestre ha utilizado el puente más de 150.000 veces.

Al considerar la sostenibilidad en la construcción de puentes, el reciclaje está al frente de la conversación. Sin embargo, las propiedades mecánicas del plástico reciclado limitan la medida en que este material sostenible se puede utilizar para la construcción de puentes.

Sin embargo, si bien es posible que no pueda hacer el puente Forth con plástico, este tipo de estructura ecológica es ideal para tramos pequeños con alturas bajas. También se utilizan más pilares de soporte.

El puente reciclado más largo del mundo tiene solo 30 metros de largo, pero puede soportar hasta 44 toneladas. Pero la innovación del plástico reciclado y su fuerza solo continuará y progresará. Cuando reconocemos que estos puentes se podrán hacer a partir de nuestros productos de desecho, las ventajas de estos cruces se harán evidentes.

La sostenibilidad será el foco del sector de la construcción en la próxima generación. Los primeros conceptos de diseños de puentes sostenibles inspirarán el éxito continuo de la construcción natural y de bajo desperdicio que beneficia tanto al público como al medio ambiente.

Quizás algún día todos los puentes sean monumentos de sostenibilidad.

Este artículo fue contribuido a Sustainability Times por Carlos Arias, gerente de desarrollo internacional de Structural Steel Fabricators, un constructor de acero líder en puentes y estructuras complejas. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Sustainability Times

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario