Mesa llena de comida
SALUD

La psicología explica 5 de las causas del trastorno por atracón

Cuando las personas piensan en los trastornos alimentarios, probablemente piensen en la anorexia u otros trastornos alimentarios que las personas desarrollan en un intento por perder peso. Estos no solo son más visibles en la sociedad, sino que se estudian y tratan con frecuencia, lo que los hace más conocidos.

Sin embargo, existen numerosos tipos de trastornos alimentarios y no todos se utilizan para adelgazar. El trastorno por atracón, por ejemplo, a menudo no tiene nada que ver con el peso, pero si es sobre la comida. Muchas personas disfrutan del sabor de los alimentos que ingieren. Pueden usarlo como un mecanismo de afrontamiento para lidiar con experiencias pasadas.

¿QUÉ ES EL TRASTORNO POR ATRACÓN?

El trastorno por atracón es un trastorno alimentario que se caracteriza por comer en exceso, especialmente en un período corto de tiempo e independientemente de los niveles de hambre. Muchas personas con este trastorno alimentario indican que sienten que no tienen control sobre sus hábitos alimenticios.

Por ejemplo, incluso cuando saben que no tienen hambre o quieren dejar de comer, continúan comiendo. Algunos pueden tener una sensación de placer o alivio al comienzo de la comida, o incluso durante todo el proceso. Pero estos pueden ser reemplazados por sentimientos de culpa, disgusto o tristeza después de que termina el episodio de atracones.

Para algunas personas, el trastorno por atracón está asociado con la bulimia, que es un trastorno de la alimentación caracterizado por atracones, seguidos de purga de lo que se comió. Muchas personas con bulimia utilizan las purgas como una forma de perder peso en lugar de centrarse en atracones como un comportamiento. Sin embargo, cada persona es diferente. No todos los que tienen conductas de atracones se purgan, y no todos los que se purgan después de comer en exceso están intentando perder peso.

Aquellos con trastorno por atracón pueden comer hasta el punto de sentirse incómodamente llenos. También pueden comer más rápido en menos tiempo que el promedio. Pueden sentirse disgustados o culpables por su comportamiento alimentario. Además, pueden comer solos o en privado para intentar aliviar esos sentimientos de culpa o disgusto.

Las conductas de atracones, especialmente si no se tratan, pueden provocar muchos problemas de salud. Dado que muchas personas que comen en exceso de esta manera son obesas, pueden experimentar presión arterial alta, diabetes, problemas cardíacos y muchas otras afecciones potencialmente mortales. Además, quienes se involucran en conductas de atracones como parte de la bulimia también pueden experimentar problemas con el sistema gastrointestinal, mala nutrición y otros efectos negativos para la salud asociados con los trastornos alimentarios.

CINCO CAUSAS DE LOS ATRACONES

El tratamiento de este trastorno alimentario requiere una comprensión fundamental de las causas de los comportamientos. Esa información puede ayudar a una persona a comprender mejor el trastorno para buscar un tratamiento eficaz. Puede ser difícil determinar las causas del trastorno por atracón debido a su naturaleza como una condición psicológica que actúa de manera similar a una adicción. Sin embargo, existen factores que pueden contribuir al comportamiento.

1 – GENÉTICA.

Las personas con una mayor sensibilidad a la dopamina pueden tener más probabilidades de desarrollar un trastorno por atracón debido a la dopamina liberada cuando comen. Además, una investigación publicada en CNS Spectrums indica que este trastorno puede heredarse.


2 – HISTORIA FAMILIAR.

Aquellos con antecedentes familiares de trastorno por atracón o adicción pueden tener más probabilidades de desarrollar conductas de atracón. Pueden ver este comportamiento como normalizado, por ejemplo. Como se mencionó, también existe alguna evidencia de que el trastorno por atracón se puede heredar. Como resultado, las personas con antecedentes familiares de este trastorno pueden tener más probabilidades de desarrollarlo ellos mismos.

3 – OTRAS CONDICIONES PSICOLÓGICAS.

Aquellos con otras afecciones, como depresión o ansiedad, pueden usar la comida como un intento de automedicarse. Además, una investigación publicada en Biological Psychiatry indica que las personas con trastornos alimentarios, como los atracones, comúnmente tienen afecciones psicológicas adicionales, que pueden hacer que las personas con afecciones psicológicas sean más propensas a desarrollar conductas de atracones.

4 – TRAUMA EMOCIONAL O PSICOLÓGICO.

Aquellos que experimentan un trauma, ya sea que busquen ayuda profesional o no, a menudo encuentran formas de afrontar sus experiencias por sí mismos. Los comportamientos de atracones pueden ser una forma en que las personas afrontan su trauma, según una investigación publicada en Psychiatry Research . El placer derivado de comer enmascara las emociones negativas que provienen de experiencias traumáticas. Como resultado, el trauma puede ser un factor de riesgo para este trastorno alimentario.

5 – TAMAÑO CORPORAL.

Aproximadamente la mitad de los que buscan tratamiento por atracones son obesos. Este número muestra que la obesidad no siempre es un factor de riesgo para el trastorno. Además, tampoco se puede descartar al examinar las causas potenciales.

Los problemas de peso pueden contribuir a desarrollar conductas de atracones, además de ser el resultado de esas conductas. Este factor de riesgo también puede estar relacionado con la imagen corporal. Es decir, si una persona ha tenido problemas con la imagen corporal debido a un tamaño corporal más grande, es más probable que esa persona se involucre en conductas de atracones.

Si bien estos factores pueden ser factores que contribuyan al trastorno por atracón, el Instituto Nacional de Diabetes y Trastornos Digestivos y Renales afirma que no existe una causa definitivamente conocida del trastorno. Lo más probable es que sea causado por una serie de factores en la vida del individuo, tanto innatos como ambientales, que conducen a conductas alimentarias.

CAMBIAR LA MENTALIDAD PARA SUPERAR LOS ATRACONES

Dado que los comportamientos de atracones son únicos para cada persona, es importante desarrollar un tratamiento igualmente único. Comprender las causas subyacentes del trastorno, cómo se manifiesta y otros factores, contribuye a desarrollar un tratamiento natural eficaz para aliviar los comportamientos y ayudar al individuo a estar más saludable.

1 – TERAPIA.

El asesoramiento, ya sea individualmente, en grupo o en ambos, es una forma eficaz de abordar los comportamientos de atracones. Los entornos terapéuticos brindan la oportunidad de comprender las verdaderas causas de los comportamientos, cómo abordarlos y qué se puede hacer para cambiar los comportamientos no deseados.

Este trastorno alimentario es de naturaleza psicológica. Por lo tanto, la terapia trata el componente psicológico de los comportamientos para que el individuo pueda encontrar alivio. Llegar a la raíz de las conductas de atracones puede ayudar al individuo a aprender la mejor manera de encontrar habilidades de afrontamiento más saludables, resolver el trauma y pasar a prácticas más saludables. Este método es útil porque el individuo trabaja con un profesional capacitado que tiene una comprensión psicológica del trastorno.

2 – PROGRAMAS DE CONTROL DE PESO CONDUCTUALES.

Un programa de pérdida de peso conductual es un enfoque más completo que la dieta. Este tipo de programas reconocen que es necesario abordar los comportamientos para cambiar las opciones de alimentación. Estos programas brindan a las personas las herramientas para tomar decisiones más saludables, incluidos alimentos saludables y tamaños de porciones, así como ejercicio, al mismo tiempo que abordan los problemas que conducen a los patrones de alimentación. Este enfoque multifacético, junto con el apoyo de otros asistentes al programa, puede ser una forma eficaz de eliminar las conductas de atracones.

3 – CAMBIOS EN LA DIETA.

Algunas personas descubren que pueden frenar sus comportamientos haciendo cambios en la dieta, como comer comidas pequeñas con frecuencia a lo largo del día o elegir diferentes tipos de alimentos. Esto les permite sentirse más satisfechos todo el día y reduce la probabilidad de comer en exceso a la hora habitual de comer. Conocer los mejores cambios dietéticos que se pueden hacer depende de las razones por las que un individuo se involucra en conductas de atracones.

4 – CAMBIOS DE PERSPECTIVA.

Para muchas personas, cambiar los comportamientos alimentarios requiere un cambio de perspectiva. Esto es especialmente cierto para aquellos que desarrollan este trastorno alimentario como un mecanismo de afrontamiento de un trauma o alguna otra experiencia. Cambiar su perspectiva proporciona una forma para que las personas vean los alimentos de manera diferente y, en cambio, dependan de métodos no alimentarios para hacer frente a sus experiencias.

Aprender a cambiar de perspectiva a menudo viene con el apoyo y la asistencia de un terapeuta u otro programa diseñado específicamente para ayudar a las personas con este trastorno.

5 – SOPORTE.

Muchos comedores compulsivos tienden a comer en privado. Puede ser porque se sienten culpables por comer o porque quieren evitar que otros sepan cuánto comen. Sin embargo, la curación de este trastorno requiere un fuerte sistema de apoyo. Tener personas en las que apoyarse durante estos cambios puede ayudar a garantizar la responsabilidad. Además, los seres queridos pueden ayudar a las personas a resistir la tentación de comer en exceso mediante la distracción, la conversación u otros métodos.

Aunque las conductas de atracones pueden ser graves y provocar problemas de salud, el trastorno puede tratarse. Muchas personas que comen en exceso de esta manera saben que es perjudicial para su salud. Es posible que incluso quieran detenerse. Sin embargo, es el trastorno y sus percepciones de la alimentación lo que les impide hacerlo por sí mismos. Es por eso que buscar ayuda es fundamental para el éxito.

REFLEXIONES FINALES SOBRE CÓMO AFRONTAR LOS ATRACONES

Es necesario comprender las causas del trastorno para desarrollar un plan de tratamiento eficaz. Al comprender por qué una persona se atraganta con la comida, se pueden desarrollar las intervenciones adecuadas para ayudar a desarrollar mecanismos de afrontamiento más saludables y comportamientos más saludables.

Dado que cada persona experimenta el trastorno de manera diferente, incluidas las causas, un tratamiento exitoso será igualmente único. Aunque las causas varían, no hay duda de que hay una psicología detrás de ellas. Por lo tanto, los pacientes también deben recibir asesoramiento en el tratamiento.

Una vez que una persona recibe ayuda y el tratamiento adecuado, puede progresar hasta convertirse en la persona sana y feliz que merece ser. Y esa es la única solución duradera para vencer los atracones.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario