Enfermedades SALUD

Metales pesados en su cuerpo: Cómo eliminar las toxinas

como eliminar metales pesados del cuerpo
Compártelo en tus redes

Plomo, mercurio, cadmio y arsénico: estos son los cuatro metales pesados ​​más preocupantes cuando hablamos de salud humana.

Esto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varios estudios. En 2003, los investigadores señalaron que, aunque ahora sabemos que la exposición a estos metales puede ser peligrosa, “la exposición a los metales pesados ​​continúa e incluso está aumentando en algunas partes del mundo”.

Aquí hay unos ejemplos:

El cadmio

Se usa en baterías recargables y también está presente en emisiones (humos, polvo), humo de cigarrillos, plásticos y alimentos (granos, cereales, verduras de hoja). Los estudios han indicado recientemente que los efectos del cadmio en la salud pueden ocurrir a niveles de exposición más bajos de lo que se creía anteriormente. Los problemas relacionados incluyen efectos óseos, fracturas, daño renal, síntomas gastrointestinales, dolores de cabeza, problemas respiratorios, cánceres de pulmón y otros, hipertensión, bajo peso al nacer y problemas cardíacos.

El mercurio

Se encuentra principalmente en peces y en amalgamas dentales. Los grupos con alto consumo de pescado con alto contenido de mercurio (tiburón, pez espada, atún y pescado extraído de aguas contaminadas, como lucio, lucioperca y lubina) pueden estar en riesgo. Los problemas relacionados incluyen daño neurológico y defectos de desarrollo, y tumores potencialmente cancerosos. Para los fetos y los niños, la exposición puede afectar el pensamiento cognitivo, la memoria, la atención, el lenguaje y las habilidades motoras finas y espaciales.


El plomo

Está presente en el aire y en los alimentos, principalmente en el agua, el suelo, las astillas de pintura y el polvo contaminados con plomo, y en los alimentos que contienen plomo del suelo o el agua. Los investigadores señalan que durante el siglo pasado, las emisiones de plomo han causado una contaminación considerable, principalmente debido a las emisiones de plomo de la gasolina. Los niños son particularmente susceptibles. El plomo en la gasolina ha disminuido en las últimas décadas, pero todavía está presente en algunas pinturas a base de plomo y en algunos envases de alimentos. Los problemas relacionados incluyen fatiga, pérdida de apetito, problemas gastrointestinales, insomnio, daño nervioso, aumento de la presión arterial, discapacidad auditiva y visual, problemas reproductivos, retrasos en el desarrollo y cáncer, así como daño cerebral y problemas de comportamiento en los niños.

El arsénico

Está presente en los alimentos, el agua potable y el humo del cigarrillo, así como en chips de computadora, aditivos para piensos (para aves y cerdos), conservantes para madera (aunque esto se está eliminando) y en algunos pesticidas. Los problemas de salud relacionados incluyen cáncer de piel, cáncer de pulmón, otros tipos de cáncer, lesiones cutáneas, cambios en la pigmentación, defectos congénitos, arritmias cardíacas, supresión inmune, desequilibrio hormonal y sensibilidad y debilidad muscular.

Según un estudio de 2013, los metales pesados ​​se introducen en nuestros alimentos desde “fuentes naturales como el suelo, el aire y el agua, y mediante el riego de aguas residuales, la eliminación de residuos sólidos, la minería, la fundición, las aplicaciones de lodos, el escape de vehículos, los fertilizantes, los fungicidas y las actividades industriales. “. Un estudio anterior agrega que el problema surge debido al mayor uso de fertilizantes y otros productos químicos para satisfacer las mayores demandas de producción de alimentos para el consumo humano “.

Los metales pesados ​​también se abren paso en el aire durante la combustión, extracción y procesamiento, y llegan a las aguas superficiales a través de la escorrentía y las liberaciones del almacenamiento y el transporte. Se abren paso en nuestros suelos a través del agua subterránea, pesticidas y fertilizantes.

Además de causar problemas de salud, la exposición a metales pesados ​​también puede agotar algunos nutrientes esenciales en el cuerpo, lo que puede agotar el sistema inmunológico y provocar otros problemas como la desnutrición e incluso el cáncer.

Podemos proteger nuestra salud primero, reduciendo nuestra exposición, y segundo, tomando medidas para eliminar los metales pesados ​​que se introducen en nuestro interior.

Cómo reducir la exposición

Varios cambios simples en el estilo de vida pueden protegernos de la exposición a metales pesados ​​peligrosos. Estos incluyen lo siguiente:



  • Evite aquellas cosas que contienen metales pesados, como pescado con alto contenido de mercurio, madera tratada, carnes convencionales y áreas contaminadas.
  • Deja de fumar. Los cigarrillos son una fuente de metales pesados, por lo que evitar fumar y mantenerse alejado de las áreas de fumar puede reducir la exposición.
  • Prueba de agua potable. Busque cadmio y otros metales pesados, y considere instalar un filtro que los capture.
  • Busque carnes orgánicas alimentadas con pasto. Los metales pesados ​​a menudo se encuentran en la alimentación animal, por lo que buscar opciones saludables alimentadas con pasto puede ayudar a garantizar que no esté expuesto.
  • Evite los utensilios de cocina antiadherentes, que pueden filtrar metales tóxicos en sus comidas. Use utensilios de cocina de cerámica, o pruebe utensilios de cocina de hierro fundido.
  • Prueba tu casa para detectar plomo. Si lo encuentra, busque empresas acreditadas que lo ayuden a eliminarlo.
  • Tenga cuidado al comprar muebles. Busque artículos fabricados localmente en lugar de artículos baratos que puedan contener madera tratada. Si puede, deje algunas piezas nuevas afuera o en el garaje por unos días para que se ventilen antes de llevarlas a su hogar.
  • Considera los análisis de sangre. Pregúntele a su médico acerca de hacerse un análisis de sangre para detectar metales pesados ​​en su sistema.

Cómo eliminar las toxinas

Una vez que las toxinas están en su cuerpo, su hígado y sus riñones trabajan para eliminarlas. Puede darles una mano con los siguientes consejos:

  1. Beber abundante agua. Sus riñones lo necesitan para mover los desechos a través de su sistema.
  2. Obtenga muchos antioxidantes. Las frutas y verduras ricas en antioxidantes pueden ayudar a proteger sus células del daño que pueden causar los metales pesados. La vitamina C y E son antioxidantes especialmente potentes para proteger contra el daño oxidativo de los metales pesados.
  3. Obtenga suficiente fibra. La fibra ayuda a mover los alimentos a través de su sistema, reduciendo el riesgo de que absorba los metales pesados.
  4. Obtenga suficiente glutatión. Es un antioxidante que ayuda a proteger contra la toxicidad de metales pesados. Un estudio de 2004 mostró que el glutatión (GSH) protegía el hígado cuando se exponía a cosas como el mercurio y el cromo. Buenas fuentes de este nutriente incluyen frutas y verduras frescas (no cocidas), particularmente espárragos, brócoli, aguacate, calabaza y espinacas. También puede probar suplementos de N-Acetil Cisteína (NAC) y ácido alfa lipoico.
  5. Prueba el selenio. Necesitamos este mineral de todos modos, y los estudios han demostrado que puede ayudar a reducir los efectos de los metales pesados ​​tóxicos. Un estudio de 2008, por ejemplo, encontró que la suplementación con selenio eliminó significativamente la toxicidad de la exposición a metales tóxicos.
  6. Coma más chucrut y otros alimentos ricos en probióticos. Estas bacterias promotoras de la salud ayudan a atrapar y metabolizar metales pesados ​​de una manera que les impide dañar el cuerpo. Un estudio de 2014, por ejemplo, encontró que el yogur que contiene probióticos protegía a los niños y las mujeres embarazadas contra la exposición a metales pesados, específicamente, mercurio y arsénico.
  7. Considera los suplementos de Chlorella. Los estudios han demostrado que estos pueden ayudar al cuerpo a eliminar toxinas, y también tiene una prometedora actividad de bloqueo del cáncer. Otra buena opción es la pectina cítrica modificada, que en estudios ha demostrado que ayuda a aumentar la excreción de metales pesados.
  8. Obtenga suficientes grasas saludables. Estos ayudan al cuerpo a procesar y excretar metales pesados ​​tóxicos. Sin suficiente grasa, los metales pueden quedarse y acumularse en los tejidos. Considere también un suplemento de aceite de pescado de calidad, ya que puede proporcionar ácidos grasos omega-3 saludables sin el contenido de mercurio de algunos pescados.
  9. Cuida tu hígado. Es el centro principal de eliminación de desechos en su cuerpo. Coma más alimentos que apoyen su función, como ajo y cebolla, remolacha y alcachofas.
  10. Obtenga suficientes minerales saludables. Minerales como el zinc, hierro, calcio y selenio ayudan a bloquear la absorción de metales tóxicos como el plomo y el cadmio. Asegúrese de obtener suficientes minerales saludables en su dieta diaria. Buenas fuentes incluyen huevos, hongos, vísceras, mariscos, granos integrales y productos lácteos.

Por Colleen M. Story , artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico