Hígado graso: síntomas, causas y remedios naturales

Por defecto, es común que todos tengan una cierta cantidad de grasa en el hígado. Sin embargo, cuando ésta supera del 5 al 10% de su peso total, entonces se puede considerar un caso de esteatosis hepática.

Entenderemos los síntomas, causas, diagnósticos y remedios naturales que se pueden utilizar en el tratamiento del hígado graso.

Síntomas del hígado graso

Por lo general, el exceso de grasa en el hígado no causa síntomas asociados directamente. Sin embargo, puede presentar cansancio e incluso agrandamiento de la zona del hígado, para ser percibido en el exterior.

Eso es porque cuando hay exceso de grasa en el hígado, puede inflamarse y hincharse mucho, causando dolor abdominal y molestias.

Cuando se produce la inflamación, la persona también tiende a perder peso debido a la falta de apetito.

Diagnóstico

Un médico general podrá detectar esta condición con un simple examen clínico, pero puede hacer una ecografía para ver el grado de afectación (el hígado aparece blanco en el examen).

Otra forma de diagnosticar el hígado graso es la electrografía y la biopsia hepática, pero esta última prueba es muy invasiva, aunque muy precisa, está indicada solo en casos específicos.

Los análisis de sangre no son de gran valor porque no pueden diagnosticar de manera confiable. Las transaminasas pueden mostrar resultados normales en personas con hígado graso.

¿Qué causa el hígado graso?

Como el hígado es el órgano encargado de procesar todos los alimentos y líquidos que ingerimos, la grasa en el hígado es muy común en personas que sufren de alcoholismo o incluso en aquellas que beben demasiado (normalmente).

La grasa se almacena a medida que el hígado se vuelve incapaz de procesar lo que se ingiere, comenzando a almacenar células grasas y perjudicando su procesamiento.

Aunque el alcoholismo y el consumo excesivo de alcohol son las causas más obvias del hígado graso o la esteatosis hepática, existen varios otros factores que también pueden causar esta afección (que en etapas avanzadas tiende a ser fatal para la salud).

Además del alcoholismo ya mencionado, entre las causas más comunes del hígado graso (o incluso “hígado graso”) se encuentran la diabetes, los efectos secundarios de algunos medicamentos como los esteroides, la aspirina, la tetraciclina, la hiperglucemia y especialmente la obesidad.

Las causas más comunes y los factores de riesgo del hígado graso son:

  • Hepatitis C
  • Diabetes tipo 2
  • Dislipidemia (colesterol y triglicéridos)
  • Alcoholismo
  • Síndrome metabólico
  • Obesidad
  • Nutrición inadecuada (alta ingesta de azúcar, dulces, frituras, alimentos procesados)
  • Estilo de vida sedentario
  • Aumento de la circunferencia abdominal (lo que provoca grasa visceral)
  • Sindrome de Ovario poliquístico
  • Hipotiroidismo
  • Apnea del sueño
  • Consumo de fármacos (generalmente desaconsejados) como aspirinas o incluso esteroides en el caso de deportistas e incluso suplementos que parecen inofensivos.

¿Es grave la grasa del hígado?

Sí, puede ser grave si no se trata porque, como explica hepato.com, los depósitos de grasa en el hígado empiezan provocando una inflamación que progresa a fibrosis, y puede evolucionar a cirrosis o cáncer de hígado, que son enfermedades muy graves.

También es grave porque la evolución es silenciosa y cuando aparecen los síntomas ya puede ser tarde. Por eso, antes de pensar siquiera en tratarlo, lo ideal es evitarlo.

La grasa del hígado también es grave, ya que es muy común. Se estima que el 25% de la población mundial tiene algún grado de depósitos de grasa en el hígado. La tasa de mortalidad ronda el 40%.

Cómo deshacerse de la grasa del hígado

Todavía no existen fármacos específicos para el tratamiento del hígado graso. Lo que sí puedes hacer con cierta eficacia es adelgazar, reducir o eliminar el consumo de alcohol y empezar a llevar una vida más sana, que incluya una dieta baja en calorías y equilibrada, y actividad física frecuente.

También es necesario tratar la comorbilidad si se tiene, por ejemplo, diabetes, resistencia a la insulina, entre otros factores que, como hemos visto, favorecen la acumulación de grasa en el hígado.

Hay muchos tés y remedios naturales que pueden ayudar, pero solos no harán milagros.

Con esfuerzo y persistencia es posible cambiar el panorama antes de que empeore. La grasa del hígado es curable, lo que es más difícil de tratar son las complicaciones derivadas de ella.

Cómo tratar la grasa del hígado

No existen exactamente tratamientos, cirugías o medicamentos que puedan eliminar la grasa del hígado. Como hemos visto, un cambio de estilo de vida es fundamental para revertir la situación.

Si se deja que se acumule más, la grasa en el hígado puede provocar cirrosis o cáncer, y cuando el hígado está gravemente comprometido como resultado de estas enfermedades, el trasplante de hígado es una cirugía compleja.

La alimentación es muy importante para reducir o eliminar la grasa del hígado. Además de reducir el consumo de alcohol, es fundamental eliminar los alimentos grasos, las calorías vacías, las carnes procesadas e invertir en alimentos frescos, saludables y cocinados en casa en lugar de alimentos listos para comer del supermercado.

Además, hay alimentos que son específicamente buenos para el hígado ya que ayudan a limpiarlo.

Por ejemplo:

Cebolla y ajo

El ajo y la cebolla son ricos en alicina, una sustancia importante que facilita el trabajo del hígado, ayuda en la digestión y en la eliminación de toxinas.

Manzana

Como desintoxicante natural, la manzana conseguirá eliminar las impurezas del organismo y ayudar al hígado en sus procesos naturales.

Palta

El aguacate es oro verde para el hígado, pues la fruta aporta más de 20 minerales, nutrientes y vitaminas, además de ser rica en grasas monoinsaturadas, las llamadas “grasas buenas”, que actúan en el organismo para reducir las llamadas “colesterol malo” y aumentando el “colesterol bueno”.

Jugo para la grasa del higado

De hecho, esta es una buena opción!

Cualquier persona que necesite eliminar grasa en el hígado no puede tomar bebidas alcohólicas, ¡pero eso no significa que vaya a tener la boca seca! Apuesta por zumos verdes elaborados con ingredientes desintoxicantes con poderes antioxidantes o por aguas saborizadas con las mismas funciones.

También puedes apostar por caipirinhas fit (sin alcohol) o cócteles sin alcohol.

Por ejemplo, utiliza en tu zumo para eliminar la grasa del hígado, ingredientes como:

  • limón
  • pepino
  • Col verde
  • jengibre
  • basura
  • granada
  • Espinacas
  • piña

Remedios naturales para el higado graso

Existe una enorme gama de plantas cuyo uso popular se muestra eficaz en el tratamiento de enfermedades o trastornos hepáticos, entre ellos la grasa del hígado.

Pero, como vimos anteriormente, los remedios naturales por sí solos no hacen milagros.

Aquí hay algunos remedios naturales que se pueden usar para reducir la grasa del hígado:

Tés para la grasa del hígado

El té de lechuga y carqueja será excelente para el mantenimiento del metabolismo y la circulación, favoreciendo que el hígado ejerza sus funciones sin dificultades.

La prevención es la mejor medicina.

Aunque el hígado graso o grasa en el hígado no presenta síntomas directos, con el tiempo la condición puede empeorar, y como ya se mencionó, puede presentar inflamación, dolor en la región y progresar a enfermedades graves.

Por eso, si tienes alguno de los hábitos de riesgo (como el alcoholismo) es importante que visites constantemente al médico para que te examine y sepa si el hígado graso puede ser tu caso, e incluso para otras enfermedades derivadas de este hábito.

Por GreenMe. Artículo en portugués

Recibir Notificaciones OK No gracias