Kombucha: el té que todo lo cura

A través de los años han salido a la luz pública remedios naturales de todas partes del mundo. Con la tecnología del internet, aún más remedios se han dado a conocer de los rincones más remotos de este planeta. Unos de ellos es el té de kombucha. Este té proviene de un hongo oriental en forma de un disco plano. Con un sabor agradable, es para el gusto de todos. Aunque, es recomendado no por su sabor, pero por sus beneficios y apoyo a la salud humana. Tanto es así, que el té de Kombucha es llamado comúnmente como “ el té que todo lo cura”.

El Profesor S. Bazarewski introdujo un reporte en la “Correspondencia para la Asociación de Investigadores Naturistas” en Riga, 1915, en el que afirmaba que entre la población de Latvia de las Provincias Bálticas de Rusia de Livland y Kurland, tenían un remedio casero nombrado “Brinum-Ssene”. Traducido verbalmente, significa “Hongo maravilloso”. La población de Latvia adjudicó a este hongo ‘un poder de curación maravilloso para muchas enfermedades’, de acuerdo con Bazarewski. Algunas personas que fueron cuestionadas por Bazarewski insistían en que ayuda en los dolores de cabeza, pero otros le aseguraron que “este hongo es útil para todas las enfermedades”.

El sabor refrescante de esta bebida de té por lo general es agradable, y su efecto es… muy bueno. El sabor del té fermentado es muy agradable, ya que recuerda el sabor de un vino ligero y burbujeante o una bebida dulce (jugo de pera).

El efecto del té por lo general aparece muy rápido. Sobre todo, trabaja para la limpieza de la sangre y la desintoxicación y se dice… que es excelente para limpiar salpullidos en la piel facial. Además, de acuerdo con las órdenes y evaluaciones del doctor, es muy efectivo para dolores de cabeza constantes, dolor en las extremidades, gota, reumatismo y otros problemas de envejecimiento.

Crear tu propio té de Kombucha es fácil si tienes todos los ingredientes. Si no te gusta el sabor original, puedes crear una infusión de Kombucha y otros tipos de té. También puedes añadirle frutas tales como fresa, naranjas, arándanos o cualquiera que sea tu fruta favorita.

Pasos para hacer té de Kombucha:

Ingredientes:

  • 2 litros de agua filtrada o embotellada
  • 2 cucharadas soperas de té verde o negro (15 ml por cucharada)
  • 100 gramos de azúcar blanca (50 gramos por cada litro de agua)
  • 1 SCOBY (Symbiotic Colony of Bacteria and Yeast)
  • Un poco de kombucha sin sabor o "starter"
  • Un recipiente de vidrio de 2,5 a 3 litros
  • Cuchara y utensilios de madera (evitar metal)
  • Paño de algodón

Preparación:

  1. Preparar el té: Hervir 1 litro de agua. Retirar del fuego, agregar el té y dejar reposar 10-15 minutos. Colar y dejar enfriar a temperatura ambiente.
  2. Agregar el azúcar: Una vez frío el té, agregar el azúcar y mezclar bien hasta que se disuelva completamente.
  3. Añadir el SCOBY y el starter: Colocar el SCOBY en el recipiente de vidrio. Agregar 250 ml de kombucha sin sabor o "starter".
  4. Verter el té preparado: Verter el té endulzado sobre el SCOBY y el starter, llenando el recipiente hasta 3/4 de su capacidad.
  5. Cubrir y fermentar: Cubrir el recipiente con un paño de algodón y asegurar con una goma elástica. Dejar fermentar a temperatura ambiente (entre 20°C y 25°C) durante 7-10 días. El tiempo de fermentación puede variar según el gusto personal.
  6. Embotellar: Pasados los días de fermentación, probar la kombucha. Si tiene el sabor deseado, embotellarla en recipientes de vidrio herméticos. Reservar un poco de kombucha sin sabor para la siguiente tanda como "starter".
  7. Refrigerar y disfrutar: Refrigerar la kombucha embotellada y consumirla fría.

Consejos:

  • Utilizar siempre ingredientes de buena calidad.
  • Lavar bien las manos y los utensilios antes de manipular el SCOBY y la kombucha.
  • No utilizar recipientes metálicos durante el proceso de elaboración.
  • El SCOBY es un ser vivo, por lo que es importante tratarlo con cuidado. No exponerlo a la luz solar directa ni a temperaturas extremas.
  • Si no vas a preparar kombucha con frecuencia, puedes guardar el SCOBY en un recipiente de vidrio con un poco de kombucha sin sabor en la nevera durante varias semanas.
  • Puedes experimentar con diferentes tipos de té, azúcar y sabores para crear tus propias kombuchas personalizadas.

Recursos adicionales: