¿Pones a tu niño pequeño frente al televisor?

¿Poner a tu niño pequeño frente al televisor? Podrías dañar su capacidad para procesar el mundo que los rodea, sugieren nuevos datos.

Los bebés y los niños pequeños se ven afectados por la exposición a la televisión o a los videos pudiendo mostrar un comportamiento sensorial más anormal, como la falta de atención y concentración en actividades, o la búsqueda de una estimulación más intensa en el entorno. Incluso pueden impresionarse ante el sonido fuerte o luces brillantes según datos de investigadores de la Facultad de Medicina de Drexel publicados hoy en la revista JAMA Pediatrics.

Según los investigadores, los niños expuestos a ver más televisión al cumplir dos años tenían más probabilidades de desarrollar conductas atípicas de procesamiento sensorial, como “búsqueda de sensaciones” y “evasión de sensaciones“, así como “bajo registro“: ser menos sensibles o más lentos, responder a estímulos, como que los llamen por su nombre, a los 33 meses.

Las habilidades de procesamiento sensorial reflejan la capacidad del cuerpo para responder de manera efectiva y apropiada a la información y los estímulos que recibe su sistema sensorial, como lo que el niño oye, ve, toca y saborea. El equipo obtuvo datos sobre la visualización de televisión o videos por parte de bebés y niños pequeños de 12, 18 y 24 meses durante el período 2011-2014 de la Encuesta Nacional Infantil, que incluyó a 1.471 niños (el 50 % son niños) en todo el país.

Los resultados del procesamiento sensorial se evaluaron a los 33 meses utilizando el perfil sensorial infantil/niño pequeño (ITSP), un cuestionario completado por padres/cuidadores que proporciona información sobre cómo los niños procesan lo que ven, oyen, huelen, etc.

Las subescalas ITSP examinan los patrones de registro bajo y búsqueda de sensaciones de los niños, como tocar u oler objetos en exceso; sensibilidades sensoriales, como ansiedad excesiva o malestar por la luz y el ruido; y evitación sensorial: intentan activamente controlar su entorno para evitar cosas como cepillarse los dientes.

Los niños se dividieron en grupos “típicos”, “altos” y “bajos” según la frecuencia con la que exhibían diferentes comportamientos sensoriales. Los resultados se consideran “típicos” si están dentro de una desviación estándar de la norma ITSP promedio.

Las medidas de exposición a las pantallas a los 12 meses de edad se basaron en las respuestas de los cuidadores a la pregunta: “¿Su hijo mira televisión y/o video?” (sí/no)” y a los 18 y 24 meses a la pregunta: “¿En promedio, cuántas horas al día vio su hijo televisión y/o video durante los últimos 30 días?

niño pequeño

Los resultados muestran que poner a tu niño pequeño frente al televisor:

  • Después de 12 meses, cualquier exposición a la pantalla en comparación con ninguna exposición a la pantalla se asoció con una probabilidad 105% mayor de exhibir conductas sensoriales “altos” en comparación con las conductas sensoriales “típicas” relacionadas con un registro bajo a los 33 meses.
  • Después de 18 meses, cada hora adicional de uso diario de la pantalla se asoció con un aumento del 23% en la probabilidad de participar en conductas sensoriales “altos” asociadas con una posterior evitación sensorial y un bajo registro.
  • Después de 24 meses, cada hora de exposición diaria a una pantalla se asoció con un aumento del 20% en las probabilidades de búsqueda de sensaciones, sensibilidad sensorial y evitación sensorial después de 33 meses.

Los investigadores tomaron en cuenta la edad, si el niño nació prematuramente, el nivel educativo del cuidador, la raza/etnia y otros factores como la frecuencia con la que el niño jugaba o caminaba con el cuidador.

Estos hallazgos se suman a una lista cada vez mayor de problemas de salud y desarrollo asociados con el momento de las pruebas de detección en bebés y niños pequeños, incluidos retrasos en el lenguaje, trastornos del espectro autista, problemas de conducta, dificultades para dormir, problemas de atención y retrasos en la resolución de problemas.

Esta asociación puede tener implicaciones importantes para el trastorno por déficit de atención/hiperactividad y el autismo“, dijo la autora principal Karen Heffler, M.D., profesora asistente de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Drexel.

Las conductas repetitivas, como las que se observan en los trastornos del espectro autista, están estrechamente relacionadas con el procesamiento sensorial atípico. El trabajo futuro podría determinar si la detección temprana en la vida puede estimular la hiperconectividad sensorial del cerebro que se observa en el trastorno del espectro autista, por ejemplo, aumentando las respuestas del cerebro a la estimulación sensorial“.

El procesamiento sensorial atípico en niños con trastorno del espectro autista (TEA) y TDAH se manifiesta en una variedad de conductas disruptivas. En los niños con TEA, una mayor búsqueda o evitación sensorial, una mayor sensibilidad sensorial y una capacidad de reconocimiento deficiente se asocian con irritabilidad, hiperactividad, dificultad para comer y dormir, y otros problemas sociales. En los niños con TDAH, el procesamiento sensorial atípico se asocia con problemas de función ejecutiva, ansiedad y calidad de vida reducida.

Teniendo en cuenta este vínculo entre el tiempo elevado frente a la pantalla y una lista cada vez mayor de problemas de desarrollo y conducta, puede ser beneficioso para los niños pequeños que presentan estos síntomas someterse a un período de reducción del tiempo frente a la pantalla, junto con prácticas de procesamiento sensorial impartidas por terapeutas ocupacionales“, dijo Heffler.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) no recomienda que los niños menores de 18 a 24 meses pasen tiempo frente a una pantalla. La AAP cree que el video chat en vivo es algo bueno porque la interacción que se lleva a cabo puede ser beneficiosa. La AAP recomienda limitar el uso de medios digitales para niños de 2 a 5 años a no más de 1 hora por día.

La capacitación y la educación de los padres son clave para minimizar, o con suerte incluso evitar, el tiempo que los niños menores de dos años pasan frente a una pantalla“, dijo el autor principal David Bennett, PhD , profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de Drexel.

A pesar de la evidencia, es más probable que muchos niños pequeños vean pantallas. En Estados Unidos, los niños de 2 años o menos pasaron un promedio de 3 horas y 3 minutos al día frente a una pantalla en 2014, frente a 1 hora y 19 minutos al día en 1997, según un estudio de JAMA Pediatrics.

Según un estudio de julio de 2015 publicado en el Journal of Nutrition and Behavior, algunos padres citan la fatiga y la incapacidad de encontrar alternativas asequibles como razones para pasar tiempo frente a la pantalla.

Aunque este artículo se centra únicamente en la visualización de televisión o videos y no en los medios vistos en teléfonos inteligentes o tabletas, proporciona algunas de las primeras pruebas sobre la exposición temprana a medios digitales con un posterior procesamiento sensorial atípico en forma de muchos comportamientos.

Los autores dicen que se necesitan investigaciones futuras para comprender mejor los mecanismos que vinculan el momento oportuno de la detección temprana y el procesamiento sensorial atípico.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.eurekalert.org/

Recibir Notificaciones OK No gracias