Enfermedades SALUD

4 factores comprobados para reducir el riesgo de Alzheimer

Alzheimer
Compártelo en tus redes

Junto al diagnóstico de cáncer, quizás el diagnóstico más temido que muchas personas llevan en el fondo de sus mentes es la enfermedad de Alzheimer. También puede conocerlo como Demencia de Alzheimer.

¿QUÉ ES LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

El Alzheimer se ha convertido casi en sinónimo de envejecimiento, tanto que las personas pueden olvidar que no es una parte normal del envejecimiento. Además, la demencia no es lo mismo que el Alzheimer. La demencia es un síntoma de la enfermedad de Alzheimer, o puede ser una enfermedad aislada.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad cerebral degenerativa. Además, comienza su batalla en su cerebro 20 años o más, antes de que tenga síntomas significativos. Durante ese tiempo, nuestro cerebro puede compensar el deterioro gradual hasta que el daño se haya vuelto lo suficientemente grave como para que se presenten síntomas como falta de memoria o dificultades de lenguaje.

CÓMO EL ALZHEIMER DESTRUYE EL CEREBRO

Nuestro cerebro transfiere información a través de las neuronas y las ramas de las neuronas con sinapsis utilizadas para conectarlas todas juntas. Los datos son como una chispa de electricidad estática de una neurona a otra neurona. Este proceso es lo que permite nuestra memoria, pensamientos, sensaciones, habilidades, emociones y movimiento. Con la enfermedad de Alzheimer, dos proteínas se unen a las neuronas.

Las placas beta-amiloides se adhieren al exterior de las neuronas. Se cree que causan la muerte celular al evitar que las neuronas puedan comunicarse entre sí en las sinapsis.


La segunda proteína se llama enredos de tau, y se adhiere al interior de las neuronas. Se cree que esencialmente crea la inanición de las neuronas al bloquear la capacidad de los nutrientes y otras moléculas para ingresar.

A medida que las placas de beta-amiloide aumentan a un nivel tan alto, empujan los enredos de tau a extenderse por todo el cerebro. Esto entonces desencadena la microglia en el cerebro. Las microglias están diseñadas para eliminar toxinas del cuerpo y son los conserjes de las células muertas. Una abundancia de las dos proteínas se considera una toxina, creando inflamación como respuesta de la microglía que intenta disminuir su número. A medida que la microglia se ve abrumada, mueren más células cerebrales y el cerebro comienza a atrofiarse. Al mismo tiempo, el cerebro no puede usar glucosa, que es su fuente de energía primaria, lo que aumenta el daño.

Esta disminución continúa a medida que las placas y los enredos se extienden para incluir las diversas funciones del cerebro. Puede afectar la personalidad de la persona, crear confusión, pérdida notable de memoria, incluido el tiempo y el lugar, la depresión y, finalmente, en las etapas finales, las funciones corporales semiautomatizadas comienzan a fallar.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden ser similares al deterioro mental por envejecimiento normal, excepto que en un grado mucho mayor. No es inusual que alguien olvide dónde colocaron algo. La diferencia es que una persona promedio podrá volver sobre sus pasos ese día y encontrar el artículo perdido. Un paciente con Alzheimer no tendrá ningún recuerdo de su día. Estos son algunos de los otros síntomas de la enfermedad de Alzheimer:

1 – UNA DECLINACIÓN SIGNIFICATIVA EN LA MEMORIA.

Una persona con Alzheimer tendrá dificultades para recordar nueva información, fechas, eventos o necesitará una repetición constante de otra información que normalmente era capaz de manejar. Puede encontrar que se escriban notas. O pueden necesitar amigos y familiares para recordarles cosas cotidianas normales.

2 – UNA APTITUD DISMINUIDA PARA RESOLVER PROBLEMAS

La resolución de problemas, el trabajo dentro de un plan o la capacidad de trabajar con números disminuyen. De repente tienen problemas para pagar facturas, hacer cálculos matemáticos simples, contar dinero o descubrir cómo duplicar una receta.

3 – EL TIEMPO Y EL LUGAR SON CONFUNDENTES.

Comienzan a perder la noción de las estaciones, fechas o cuánto tiempo ha pasado. Por ejemplo, pueden salir a caminar y no darse cuenta de cuánto tiempo ha pasado. Tampoco recordarán por qué están donde están. De hecho, es posible que ni siquiera reconozcan dónde están y se pierdan por completo.



4 – LA VISTA Y LA CONCIENCIA ESPACIAL DISMINUYEN.

Pueden tener dificultades para leer, identificar colores y juzgar la profundidad o la distancia.

5 – LA COMUNICACIÓN Y EL VOCABULARIO SE CONVIERTEN EN DIFÍCIL.

Es posible que no puedan encontrar las palabras correctas a menudo o sustituir otras frases para representar un elemento cotidiano. Pueden comenzar una conversación y luego olvidar lo que estaban diciendo o dejar de hablar como si no recordaran que estaban hablando.

6 – MENOS HIGIENE

Se olvidan de bañarse, cepillarse y usar hilo dental u otros hábitos de cuidado personal.

7 – RECHAZO DE ACTIVIDADES SOCIALES.

A medida que se vuelven más conscientes de sus deficiencias, comienzan a retirarse de sus familiares y amigos. Ya no pueden seguir conversaciones, programas de televisión y hacer sus pasatiempos.

8 – LA PERSONALIDAD COMIENZA A CAMBIAR.

A medida que su mundo se vuelve más aterrador, se vuelven demasiado hostiles, enojados y confundidos.

¿CUÁLES SON CUATRO MANERAS DE BAJAR SU RIESGO DE DESARROLLAR LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER?

Un estudio publicado recientemente en “Alzheimer y demencia: el diario de la Asociación de Alzheimer” brinda esperanza para la mejora potencial de las funciones cerebrales y una disminución de los síntomas de Alzheimer dentro de los 18 meses de seguir un plan específico. Este plan implica dieta, ejercicio y ejercicios cognitivos.

El estudio fue organizado y escrito por el Dr. Robert Issacson, fundador de la Clínica de Prevención de Alzheimer en NewYork-Presbyterian y el Centro Médico Weill Cornell. Él y su equipo de investigación llevaron a cabo un estudio pidiendo a sus clientes que fueran voluntarios. Tenían 154 pacientes entre las edades de 25-86 voluntarios.

Estos pacientes no eran sintomáticos pero tenían antecedentes de Alzheimer en su familia. Y ya mostraron una disminución de la función cognitiva en pruebas específicas, pero no ningún síntoma clínico de demencia o Alzheimer. Treinta y cinco de los voluntarios mostraron las etapas iniciales del Alzheimer o el deterioro cognitivo leve. MCI significa que muestran fuertes signos de dificultades cognitivas que no han alcanzado un nivel de deterioro diario.

Todos los voluntarios se sometieron a una batería de preguntas de salud familiar, pruebas médicas y cognitivas para determinar una imagen saludable total y determinar si mostraban un deterioro cognitivo inclinado hacia el Alzheimer. Aquellos que mostraron deterioro cognitivo, en algún grado, se sometieron a evaluaciones adicionales.

Los investigadores dieron a cada uno de los miembros una lista personalizada y especializada de 21 actividades a seguir. Se hizo hincapié en la nutrición y la actividad física, sin embargo, esa parte del plan fue diseñada específicamente para cada individuo. Algunos de los detalles en la lista que el grupo monitoreó fue:

  • Dormir
  • Consumo de alcohol
  • Consumo de lácteos
  • Vitaminas y minerales
  • Escuchando música
  • Meditación
  • Aprendiendo algo nuevo
  • Estrés
  • Atención médica general

LOS RESULTADOS DEL ESTUDIO

Los resultados fueron impresionantes. Los individuos diagnosticados con deterioro cognitivo leve que siguieron al menos 12 de las 21 actividades demostraron una mejora en la memoria y las habilidades de pensamiento 18 meses después.

Para aquellos con DCL que no siguieron al menos el 60% o 12 de las 21 actividades, no mostraron mejoría y disminuyeron en la memoria y el pensamiento.

Las personas que tenían una predisposición familiar a la enfermedad de Alzheimer pero que no mostraban ningún síntoma también tuvieron una marcada mejoría, independientemente de si tenían un 60% o menos de la lista.

El campo de la medicina ya ha estado haciendo estudios para intentar determinar el papel que los nutrientes o la dieta y el ejercicio pueden desempeñar en el Alzheimer, pero este es el primer estudio que personaliza la dieta y el ejercicio según las necesidades o dificultades de salud del paciente. Los otros dos factores que este estudio calificó como críticos para el retraso del Alzheimer son dormir y aprender algo nuevo.

LOS CUATRO FACTORES DETERMINANTES SON:

  • La dieta o alimentación
  • El ejercicio físico
  • Dormir bien
  • Aprender algo nuevo

Este estudio puede no ser una cura, pero apunta a un método para disminuir el deterioro cognitivo durante esos más de 20 años antes de la aparición aguda de los síntomas.

PENSAMIENTOS FINALES: LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD DE ALZHEIMER ES IMPERATIVA

Los investigadores aún buscan una cura para la enfermedad de Alzheimer. Por lo tanto, cada paso que los médicos y científicos puedan tomar para disminuir su gravedad o retrasar su aparición es una bendición para los pacientes y sus familias.

Los neurólogos explican las cuatro formas de reducir el riesgo de Alzheimer, y todo se reduce a una dieta adecuada, un plan de ejercicios, dormir y mantener el cerebro aprendiendo algo nuevo. La combinación de eso con medicamentos potencialmente nuevos y un análisis de sangre temprano y preciso puede dar esperanza a los millones en los próximos 30 años de limitar la devastación que puede causar el Alzheimer.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico