5 aceites esenciales para estados depresivos

Afortunadamente, síntomas como fatiga, tristeza, estado de ánimo deprimido, baja autoestima y pérdida de apetito pueden reducirse con el uso de ciertos aceites esenciales.

Usar aceites esenciales para tratar la depresión es una de las opciones más seguras y naturales que se pueden utilizar.
En este artículo compartiremos cuáles aceites esenciales son mejores para tratar la depresión y sus síntomas. Además, conocer sus beneficios y cómo aprovecharlos mejor.

La depresión es una enfermedad con muchos síntomas

La depresión, uno de los trastornos mentales más comunes en la sociedad moderna, puede tener causas físicas, psicológicas e incluso ambientales. Sus síntomas son psicológicos y somáticos, por lo que su tratamiento combina tratamientos farmacológicos y psicológicos.

La duración del tratamiento varía según la gravedad de la depresión, el estado individual del paciente y su desarrollo. En estos tratamientos los aceites esenciales se convierten en buenos compañeros porque son extractos naturales eficaces, seguros y económicos.

Tener a disposición algunos de los aceites esenciales adecuados, puede contribuir al tratamiento de esta enfermedad y aliviar muchos de sus síntomas.

El uso de aceites esenciales para tratar la depresión no es nada nuevo. Esto es más común de lo que pensamos. Recientemente, el Comité Médico Hospitalario del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (EE.UU.) anunció una lista completa de hospitales y centros médicos que utilizan este extracto de hierbas para tratar el estrés y la ansiedad, el insomnio y el dolor.

¿Cómo actúan los aceites esenciales contra la depresión?

El olor es un poderoso conector entre los aceites esenciales y el olfato. A su vez, el sentido olfativo une el aroma con las emociones. Cuando son inhalados los químicos de estos aceites estimulan el sistema límbico, ubicado en las áreas del cerebro relacionadas con las emociones. El aroma de estos extractos concentrados es captado por receptores de estos nervios y enviado al sistema límbico.

El sistema límbico participa en estados de ánimo como el dolor, el placer y la memoria. Por tanto, la exposición a él puede ayudar a aliviar los trastornos depresivos.

Los aceites esenciales se utilizan para diversos fines médicos y de salud y, como tienen un impacto real en las áreas del cerebro que controlan las emociones, son un buen complemento en la lucha contra la depresión.

Los mejores aceites esenciales para la depresión

Usar aceites esenciales es la forma más natural de tratar la depresión. Estos extractos de hierbas transforman eficazmente los sentimientos de depresión en estados más optimistas, reduciendo el estrés y la ansiedad.

La bergamota reduce la ansiedad, la lavanda calma, la manzanilla relaja, el ylang-ylang mejora el estado de ánimo y la hierba de San Juan reduce la depresión.

Puede usar estos aceites esenciales por vía tópica, diluirlos en un aceite portador o difundirlos en el aire con un difusor.

Cómo utilizar los aceites esenciales:

A continuación se muestran algunos ejemplos de las formas más populares de utilizar aceites esenciales para la depresión:

  • Se pueden agregar unas gotas de aceite esencial a un difusor e inhalar.
  • Puedes inhalar suavemente el aceite esencial directamente de la botella o puedes usar un tubo inhalador.
  • También puedes poner unas gotas de aceite esencial en una bolita de algodón e inhalarlo.
  • El aceite esencial se puede utilizar en un masaje de aromaterapia mezclándolo con otros aceites de masaje.
  • Los aceites esenciales se pueden untar para hacer que el ambiente sea relajante y antidepresivo.
  • Puede mezclar un poco de aceite esencial con leche o miel y agregar la mezcla al agua de baño para disfrutar de un relajante baño de aromaterapia.
  • Se pueden llevar unas gotas en una ánfora colgada del cuello.
  • Es posible agregar un par de gotas a la almohada para inhalar durante la noche.
  • Puede combinar de 2 a 4 aceites esenciales, por ejemplo, lavanda, bergamota e incienso, para aliviar algunos estados de depresión, según los síntomas.

Aceite de bergamota

Bergamia cítrica

El aroma cítrico del aceite de bergamota es un antidepresivo eficaz. Sus propiedades estimulantes y calmantes crean una sensación de bienestar en el paciente, por lo que es ideal para tratar la ansiedad.

La ansiedad es un trastorno diferente a la depresión, pero es una reacción emocional que a menudo acompaña a la depresión. La eficacia de esta hierba para reducir la ansiedad quedó claramente demostrada en un estudio realizado en Tailandia en 2011, que demostró que la bergamota reducía la ansiedad en roedores. El aceite de bergamota se puede inhalar directamente de la botella o mediante un vaporizador.

También se recomienda frotar unas gotas en las piernas o abdomen. Recuerda mezclarlo con un aceite portador para evitar posibles alergias.

Aceite de lavanda

Lavanda angustifolia, Lavandula officinalis

El suave aroma floral del aceite de lavanda tiene propiedades antidepresivas que también pueden ayudarte a relajarte, creando una sensación de paz y tranquilidad que te ayuda a dormir mejor por la noche. El aceite de lavanda mejora el estado de ánimo y se utiliza para combatir la depresión.

Un estudio publicado en la Revista Internacional de Psiquiatría en Práctica Clínica encontró que el aceite de lavanda puede ayudar a reducir la ansiedad y la depresión. Además, está claro que el uso de este aceite en el tratamiento de ambas enfermedades no provoca ningún efecto secundario.

La mejor forma de utilizar este aceite: Se puede diluir en un aceite portador y frotar detrás de las orejas. Puedes añadir unas gotas a un vaporizador o a un recipiente con agua hirviendo e inhalar el aroma.

Si pones dos o tres gotas en la base de tu almohada, su fragancia permanecerá contigo durante toda la noche y mejorará tu sueño. Agrega cinco o seis gotas de aceite de lavanda mezclado con un aceite portador al agua de tu baño.

Para aumentar la eficacia, la lavanda se puede combinar con otros aceites esenciales como el de romero, bergamota, albahaca, jazmín, rosa e incluso la hierba de San Juan.

Aceite de manzanilla romana

Anthemis nobilis, Chamaemelum nobile.

La manzanilla es una de las mejores hierbas para controlar el estrés y relajarse. Su extracto se utiliza para tratar la ansiedad y la depresión.

El alto contenido en flavonoides de este aceite esencial estimula la liberación de dopamina, noradrenalina y serotonina, proporcionando un efecto calmante que resulta útil en la lucha contra la ansiedad y la depresión.

La manzanilla mejora las emociones. Se recomienda la inhalación como remedio natural para la ansiedad y la depresión general.

Otros usos: Agregar unas gotas de aceite de manzanilla diluidas con un aceite portador al agua de tu baño mejorará tu estado de ánimo y te ayudará a relajarte. Si aplicas unas gotas de aceite portador en tus muñecas o cuello, su aroma te ayudará a calmarte. Agrega unas gotas a un difusor eléctrico o de mano y el aroma te ayudará a dormir mejor.

Aceite de ylang ylang

Cananga odorata var. genuina

El aceite de ylang-ylang tiene un agradable y aromático aroma floral. Tiene excelentes propiedades en el tratamiento de la depresión: reduce la ansiedad, tiene un efecto calmante y reduce las emociones negativas asociadas a esta enfermedad.
El ylang-ylang tiene un suave efecto sedante y es útil en casos de hiperventilación, taquicardia y ataques de pánico.

Puedes controlarlo al inhalar, obtendrás resultados rápidos y eficaces. Como aceite corporal, primero hay que mezclarlo con otro aceite portador, como el de jojoba o el de almendras.

Añade unas cinco gotas al agua del baño diluidas con un aceite portador y disfruta del efecto relajante.

Aceite de naranja

Citrus sinensis

La naranja contiene vitaminas A, B y C por lo que su aceite esencial ayuda a reducir la ansiedad. Su aroma cítrico, refrescante y dulce alivia sentimientos como la tristeza o la depresión. El aceite de naranja dulce equilibra las emociones, tiene un efecto relajante, alivia la tensión y reduce el estrés.

Se puede utilizar de muchas formas diferentes, pero sin duda el mejor momento para utilizarlo es por la noche: Vierte una gota en un litro de agua caliente. Acércate al recipiente y cúbrete la cabeza con una toalla para que el vapor penetre por todo tu cuerpo.

Lo único que necesitas añadir al difusor es una gota de aceite con una pequeña cantidad de agua caliente. Agrega dos gotas de este aceite esencial diluidas en un aceite portador al agua de tu baño. Su esencia penetrará a través del olfato y de la piel.

Existen muchos otros aceites esenciales que cumplen funciones similares para distintos estados depresivos como el de Melisa, Pomelo, Jazmin, Incienso, Sándalo, Neroli y Lemon Grass.

Advertencias de uso sobre los aceites esenciales

La concentración de aceites esenciales es alta por lo que se debe tener precaución al utilizarlos. Lo mejor es realizar una prueba de parche antes de su primera aplicación local.
Cuando se aplica sobre la piel, siempre se debe diluir con un aceite portador. En el baño también será necesario diluirlos.
No deben aplicarse en ojos ni mucosas.
No deben tomarse por vía oral.
Las mujeres embarazadas, madres lactantes y niños deben tener especial precaución y consultar a un especialista antes de su uso.
No se recomienda su uso masivo.
Deben almacenarse en un lugar seco, fresco y oscuro.
Manténgase alejado de los niños.

Ecoportal.net

Con información de: https://misaceititos.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias