Los animales que ya no podrás tener en casa, según la nueva Ley de Derechos de los animales

La nueva Ley de derechos de los animales representará un cambio importante en la situación legal de los animales domésticos, con nuevas responsabilidades para los cuidadores y el establecimiento de multas y condenas por infringir la ley.

El texto legal se encuentra en trámite parlamentario, aún pueden introducirse modificaciones, pero ya se pueden esbozar las ideas básicas que entrarán en vigor a mediados del año que viene (2023). La normativa está siendo impulsada por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, encabezado por la ministra de Podemos Ione Belarra.

El por qué de la nueva ley de bienestar animal

El objetivo de la ley es proteger mejor a los animales domésticos, que son fundamentalmente perros, gatos, hurones y determinadas especies de peces y pájaros, y a los silvestres que se encuentren en cautiverio. Las altas cifras de abandono y los casos frecuentes de animales maltratados o hallados en muy malas condiciones hacía necesaria esta ley, según sus promotores.

En España, uno de cada tres hogares convive al menos un animal de compañía, pero se calcula que más de 6 millones de animales están fuera del control oficial, al no estar identificados legalmente, lo que supone un riesgo para la salud pública.

Por otra parte, era necesario adaptar las normativas a la nueva consideración de los animales como “seres dotados de sensibilidad” cuyos derechos deben protegerse específicamente, de acuerdo al artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y al Código Civil español.

La nueva ley considera que los animales no son meros objetos, sino que son seres vivos que merecen el reconocimiento y protección de su “dignidad” como “seres diferentes a una cosa”, por lo que es necesario regular “nuestro comportamiento hacia ellos como seres vivos dentro de nuestro entorno de convivencia”.

El texto legal regulará todo lo relacionado con los animales domésticos y por tanto no afectará a los animales de producción, para la investigación científica o para el espectáculo taurino, que están reglamentados por otras normativas.

Los cambios que trae esta nueva Ley de Derechos de los animales

La Ley de protección, derechos y bienestar de los animales establece que los propietarios deberán superar un curso de formación específico para el animal que cuiden. Los dueño tienen el derecho a disfrutar responsablemente de su compañía y el deber de protegerlos. Para ello, deben mantenerlos integrados en el núcleo familiar, siempre que sea posible.

Además deben evitar los riesgos y molestias a otras personas, y no podrán reproducirlos (solo pueden hacerlo los criadores registrados) ni sacrificarlos sin justificación veterinaria. En el caso de los gatos, es obligatoria la esterilización antes de los seis meses de edad.

Los animales no podrán estar de forma habitual en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos, patios, vehículos y similares. Además, los cuidadones no podrán dejar a su animal sin supervisión durante más de tres días y, en el caso caso de los perros, no más de 24 horas.

Por otra parte, las tiendas de animales no podrán vender gatos, perros ni hurones, a menos que procedan de un criador registrado, que será responsable de colocar un chip en el animal desde su nacimiento y de incribirlo en el Registro de Animales de Compañía.

Curso de capacitación para los dueños de perros

Además del curso de formación, tanto los cuidadores como los perros que superen cierto peso y edad (esto se fijará en un reglamento posterior) deberán superar un test para valorar su “aptitud para desenvolverse en el ámbito social”. Si no lo supera, el perro será considerado potencialmente peligroso (PPP), sujeto a ciertas normas para evitar riesgos.

La formación, que seguramente podrá hacerse por internet o a través de centros veterinanos, también deberá ser realizada por las personas que ya tienen perros. Estos dispondrán de dos años para acreditar que han realizado y superado el curso.

También será obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros, que incluirá en su cobertura a las personas responsables del animal, siendo suficientemente amplia para poder sufragar los posibles gastos derivados.

Penas más duras por maltrato animal, desde multas hasta la cárcel

Si no se comunica la pérdida o robo de una mascota en un plazo de 48 horas, se considerará abandono, castigado con 50.000 euros de multa. Si el abandono pone en peligro la vida del animal, puede significar una pena de 1 a 6 meses de cárcel y de uno a tres meses de trabajos en beneficio de la comunidad.

La ley conlleva nua reforma del Código Penal que endurece las sanciones por maltrato animal, con penas de hasta 24 meses de cárcel si el animal muere, y 36 meses si concurre algún agravante.

Otras infracciones leves de la ley tendrán multa de hasta 10.000 euros, las graves, de hasta 50.000 euros y las muy graves alcanzarán los 200.000 euros.

Cuáles son las mascotas que se prohibirán

La ley ordena la creación de un listado positivo de animales de compañía que pueden convivir en los hogares particulares. Estos animales deberán estar registrados y con las vacunas al día. Los Perros, gatos y hurones ya se encuentran en la categpría de animales domésticos por la ley. Con el informe favorable del Comité Científico y Técnico para la Protección y Derechos de los Animales se podrán incluir otras especies.

El listado final de especies permitidas se aprobará posteriorme en un plazo máximo de 48 meses a partir de la entrada en vigor de la ley. En este listado estarán incluidos los animales domésticos (caballos, burros, etc.), las aves de cetrería y los peces de acuario, siempre que no estén en la lista de especies invasoras.

Esta indefinición temporal ha hecho pensar que podrían estar finalmente prohibidas especies como los canarios, los hámsteres, las cobayas, los loros, las tortugas, etc.

Desde luego, continuarán estando prohibidas las incluidas desde 2013 en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, que incluyen los mapaches, cotorras argentinas, agapornis, cerdos vietnamitas, tortuga peninsular, erizos o coatíes, entre otros muchos animales.

Además de estas especies invasoras, tampoco se pueden mantener en el hogar animales silvestres sacados de su hábitat natural, especies protegidas, animales peligrosos o animales que sean vectores de agentes patógenos.

Por otra parte, los animales de producción (de granja) como los cerdos y las vacas podrán registrarse como animales de compañía.

Las personas que posean animales silvestres que no están prohibidos por otras normas, podrán continuar teniéndolos hasta que se apruebe el listado. Si finalmente no fuera permitido, deberá entregarlo a un centro zoológico o de recuperación autorizado.

La entrada en vigor de la Ley de Derechos de los animales

La Ley de protección, derechos y bienestar de los animales previsiblemente se aprobará en el Congreso en las próximas semanas y entrará en vigor seis meses después, es decir, a mediados de 2023.

Ecoportal.net

Fuente