Tu perro puede ayudar a relajarte más que tus amigos

Los psicólogos explican por qué tu perro, aunque no pueda hablar, puede reducir tu ansiedad y mejorar tu estado de ánimo mejor que otros humanos.

Si alguna vez has notado que cuando estás bajo presión te sientes más cómodo con tu amado animal que con tu pareja o amigos, este artículo te explica las razones.

Un creciente número de investigaciones muestra que cuando los dueños de perros se enfrentan a situaciones estresantes, sus cuerpos reaccionan de forma menos fisiológica en presencia de animales. El apoyo incondicional que reciben las personas de los perros tiene un impacto psicológico y una base fisiológica.

En los últimos años, muchos estudios han demostrado que estos animales pueden consolar a los humanos, calmar los nervios, escuchar y brindar otras formas valiosas de apoyo, lo que demuestra que a veces no se necesitan palabras.

Evangeline Wheeler, profesora de psicología en la Universidad Towson de Maryland (EE.UU.), afirmó: “Nuestros amigos caninos son muy predecibles y fiables: el amor incondicional que recibimos de los perros nos da una sensación de seguridad. Los perros no juzgan ni critican, simplemente se sientan y te miran con ojos amorosos“.

La sola presencia de tu mascota, tranquila e incondicional, puede ser más relajante cuando estás ansioso o bajo presión, que estar con tus amigos o familiares.

El apoyo de un perro vs el apoyo de un humano

Según la investigación publicada en el Journal of Psychological Medicine, cuando las personas se encontraban en situaciones en las que se les exigía que realicen actividades aritméticas o cuando estaban sometidas a pruebas de “presión fría”, en las que la mano está inmersa en hielo, las que se encontraban con su perro, se veían menos afectadas en su presión arterial y frecuencia cardíaca en comparación a las que estaban con sus familiares o amigos.

Más recientemente, un estudio publicado en la edición de 2023 de la revista Emotions consisitió en pedirles a los participantes que completaran una tarea estresante (sumar números parpadeantes en la pantalla de una computadora) y luego interactuaran con su mascota, luego colorear un libro para colorear o esperaran en silencio durante 10 minutos.

El resultado fue que las personas que interactuaron con sus perros tenían mejor humor y redujeron la ansiedad que aquellas que esperaron o intentaron aliviar el estrés coloreando.

Tu perro te proporciona apoyo social sin juzgarte: sabes que tu perro no te está juzgando por estresarte o por ser un pelele“, dijo la coautora del estudio Hannah Raila, psicóloga y profesora asistente de psicología de la Universidad de UC Santa Cruz; “Si tu perro está ahí sentado moviendo el rabo, podrías contagiarte de emociones positivas“, agregó.

De manera similar, en un estudio publicado en la revista Society & Animals, los investigadores pidieron a 223 personas que realizaran la prueba de estrés social de Trier (TSST), que pide a los participantes hagan una presentación y posteriormente realicen una prueba de aritmética mental no anticipada frente a un panel de personas que no proporcionan retroalimentación o estímulo. Cuando las personas realizaron el TSST en presencia de un compañero canino, mostraron niveles más bajos de estrés medidos por la presión arterial y la frecuencia cardíaca, así como menos ansiedad.

Cuando se trata de cómo los perros pueden brindar a las personas un nivel de felicidad que otros no pueden, “hay una honestidad brutal que puedes tener con tu perro y que no siempre puedes mantener con los demás“, dice Lori Kogan, psicóloga asesora y profesora del departamento de ciencias clínicas de la Universidad Estatal de Colorado (EE. UU.) “Los aceptamos completamente tal como son y ellos hacen lo mismo por nosotros y son coherentes al respecto“.

Beneficios de comunicarse con Fido

La gente suele hablar con sus perros sobre lo que hacen o expresar lo lindo, divertido o travieso que es su cachorro.
Es un sutil recordatorio de lo que es importante. “Cuando hablas con tu perro, sientes que esa es la razón por la que estás ahí: no importa lo que esté pasando en el trabajo o tus finanzas, tu perro todavía está ahí. Te ama y te necesita, y eso te da un sentido de propósito” dice Larry Young experto en neurociencia del vínculo social y profesor de psiquiatría en la Universidad de Emory en Atlanta (EE. UU.)

Las investigaciones han demostrado que hablar con tu perro sobre problemas emocionales puede resultar especialmente útil. En un estudio publicado en una edición de 2018 de la revista Anthrozoös, los investigadores descubrieron que las personas estaban dispuestas a hablar con sus perros sobre emociones difíciles, como depresión, celos, ansiedad, apatía y miedo, en lugar de hablar con su pareja o amigos.

Se desconoce la causa exacta, pero una teoría es que “las mascotas saben escuchar sin juzgar porque no interrumpen ni responden“, afirma Daniel Mills, coautor del estudio, especialista en relaciones entre humanos y animales y profesor de medicina veterinaria del comportamiento en la Universidad de Lincoln (Reino Unido); “un perro no intentará arreglar el problema como hacen algunas personas“.

Expresar emociones, especialmente las negativas, tiene su valor. Las investigaciones han demostrado que cuando las personas verbalizan sus emociones, sus emociones negativas se vuelven menos intensas, tanto subjetiva como neurológicamente, al calmar la respuesta de la amígdala, que es responsable de procesar el miedo, la ansiedad y otras emociones fuertes.

Tu relación con tu perro es un espacio

Tu relación con tu perro es un espacio seguro porque tu perro no te juzgará ni estará en desacuerdo contigo.
Es importante que la gente hable y exprese sus sentimientos para poder abordarlos“, dice Mills; “Al ponerlos en palabras, puedes empezar a entenderlos en lugar de guardarlos en tu cabeza. Expresar [estos sentimientos] te ayudará a dejar atrás el pasado y mirar hacia el futuro. Es tan liberador“.

Otro beneficio potencial: tu perro no va a entablar una conversación sobre tus preocupaciones, lo que podría llevarte a un pensamiento rumiante. Es más probable que logren distraerte.  “Los perros utilizan estrategias de manipulación emocional“, dice Mills; “su deseo de jugar es incompatible con que estés triste o enfadado“. “Al interactuar, ambos sienten una oleada de oxitocina (a menudo llamada ‘hormona del amor’ u ‘hormona del abrazo’), lo que reduce tu respuesta al estrés a corto plazo“, dice Young.

Un estudio de 2022 publicado en la Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública confirma este fenómeno: cuando las personas interactúan con sus perros mientras teletrabajan, se reponen los recursos de autorregulación humanos; al hacer minidescansos, por ejemplo cuando acarician a su cachorro, las personas se relajan y renuevan, lo que no ocurre al interactuar con compañeros de trabajo, familiares o amigos.

Los perros son muy buenos para leernos (oler cuando estamos nerviosos o disgustados) y pueden incluso hacerlo mejor que algunas personas“, dice Kogan, y “como sentimos que los perros nos leen tan bien, nos regulamos para no enfadar al perro, lo que también nos ayuda”. Este es un circuito de retroalimentación positiva.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.nationalgeographic.es/

Recibir Notificaciones OK No gracias