¿Puede la ONU detener la extinción de especies?

¿Cómo queremos detener de una vez la extinción masiva de especies animales y vegetales? Se discute en la Conferencia mundial sobre la Biodiversidad, del 7 al 19 de diciembre en Montreal. La magnitud de la crisis es alarmante: hasta un millón de especies se enfrentan a la extinción. Salva la Selva está siguiendo la conferencia in situ y lo discutirá con su Secretaria Ejecutiva Mrema.

"La extinción de especies va más allá de iconos de la vida silvestre como los orangutanes y los osos polares. Se trata de que la red de la vida sufre brechas cada vez más grandes, hasta que se termine por romper y ecosistemas enteros colapsen", dice Marianne Klute, presidenta de Salva la Selva, en la antesala de la Conferencia de la ONU COP15.

"Con especial claridad se observa este riesgo en las selvas tropicales y los bosques de turba, focos de biodiversidad que también desempeñan un papel crucial en el sistema climático. Por lo tanto, la protección de las especies, la protección de la selva tropical y la protección del clima son inseparables. Si no logramos esta triple protección, estamos destruyendo nuestros propios medios de vida, porque la naturaleza nos proporciona alimentos, agua y aire limpio. Nos proporciona medicamentos y materiales de construcción. Los bosques son lugares espirituales y el hogar de miles de millones de personas. Por tanto, la conferencia de la ONU está condenada al éxito".

Delegaciones gubernamentales de casi 200 países acudirán a Montreal para la COP 15; unos 50 países envian a sus ministros. Un total de 10.000 personas participan en la conferencia.

En el centro de la COP15 se encuentra un futuro acuerdo marco para la conservación de las especies y la naturaleza, denominado "Marco Global de Biodiversidad Post-2020". El plan de la ONU para proteger un total del 30% de la superficie de la Tierra para 2030 ha suscitado fuertes críticas. Las organizaciones de derechos humanos y los ecologistas están alarmados. El plan "30 por 30" podría convertirse en el mayor acaparamiento de tierras de la historia, que además no serviría para proteger las especies.

En una petición, Salva la Selva y más de una docena de organizaciones de África y Asia exigen que la ONU, el canciller Olaf Scholz y los Estados miembros de la ONU salvaguarden los derechos de los pueblos indígenas en lugar de fijarse en ese "30 por 30". Porque la naturaleza se encuentra en mejor estado de conservación allí donde existen pueblos indígenas.

"Poner el 30% de la tierra bajo protección suena tentadoramente simple pero constituye un grave riesgo. La teoría que subyace es que la naturaleza sólo puede protegerse si se mantiene fuera a las personas. En la práctica significa: expulsando a la población local", explica Marianne Klute.

Las casi 65.000 firmas recogidas hasta este momento con la petición se entregarán a la Secretaria Ejecutiva del Convenio sobre la Diversidad Biológica y Especialista Principal en Especies de las Naciones Unidas, Elizabeth Maruma Mrema, en Montreal el 8 de diciembre (jueves).

Ecoportal.net

Fuente