Contaminación Contaminantes

Qué es y para qué sirve el control de contaminantes atmosféricos

Control de contaminantes atmosféricos
Compártelo en tus redes

La necesidad de controlar la contaminación del aire fue reconocida ya en las primeras ciudades. En el Mediterráneo en la época de Cristo, se desarrollaron leyes para colocar fuentes objetables de olor y humo en la dirección del viento o fuera de las murallas de la ciudad. La adopción de combustibles fósiles en el siglo XIII en Inglaterra se centró especialmente en el efecto del humo de carbón en la salud, con varios intentos de regulación con respecto al tipo de combustible, la altura de las chimeneas y el tiempo de uso. Dada la complejidad del problema de la contaminación del aire, no es sorprendente que estos primeros intentos de control de contaminantes atmosféricos hayan tenido un éxito limitado.

El siglo XIX se caracterizó por un creciente interés en la salud pública urbana. Esto se desarrolló en un contexto de continua industrialización, que vio las cláusulas de reducción de humo incorporadas al creciente cuerpo de legislación sanitaria en Europa y América del Norte. Sin embargo, la falta tanto de tecnología como de voluntad política condenó estos primeros esfuerzos al fracaso, excepto en las situaciones más descaradamente destructivas (por ejemplo, entornos industriales como los que se encuentran alrededor de Alkali Works en Inglaterra).

Potencialmente, los contaminantes atmosféricos se pueden encontrar en el aire en cualquier lugar, al aire libre y en interiores. Cada día es mayor la vigilancia de los órganos competentes sobre la situación de la atmosfera en núcleos urbanos, donde tráfico y calderas de calefacción son los principales responsables de la sobrecarga de contaminantes (CO, SO2, NOx , etc.) y supone un riesgo para la salud de los ciudadanos.

Los contaminantes del aire se pueden dividir en tres grupos:

  • Contaminantes de la calidad del aire
  •  Tóxicos atmosféricos
  •  Contaminantes biológicos

Criterios para contaminantes de calidad del aire

Se trata de los contaminantes del aire que han sido regulados y se utilizan como indicadores de la calidad del aire. Las regulaciones o estándares se basan en criterios relacionados con la salud y / o los efectos ambientales. Una característica clave de estos contaminantes atmosféricos es que generalmente se distribuyen ampliamente en el ambiente.

  •     Monóxido de carbono
  •     Dióxido de nitrógeno
  •     Ozono
  •     Partículas
  •     Dióxido de azufre

Tóxicos atmosféricos

Los tóxicos atmosféricos a veces se denominan “contaminantes atmosféricos peligrosos”. El programa Living Cities-Air Toxics define los tóxicos atmosféricos como ‘contaminantes gaseosos, en forma de aerosol o partículas que están presentes en el aire en bajas concentraciones con características tales como toxicidad o persistencia para ser un peligro para la vida humana, vegetal o animal’.

Las fuentes de sustancias tóxicas del aire incluyen las emisiones de los vehículos de motor, la combustión de combustibles sólidos, las emisiones industriales y los materiales como pinturas y adhesivos en edificios nuevos.

Los tóxicos atmosféricos tienen el potencial de causar daños graves a la salud humana y / o al medio ambiente. Existen 5 tóxicos del aire prioritarios:

  • Benceno
  • Tolueno
  • Xilenos
  • Formaldehído
  • Hidrocarburos poliaromáticos

Contaminantes biológicos

Los ‘contaminantes biológicos’ son otra clase de contaminantes. Surgen de fuentes tales como la contaminación microbiológica, por ejemplo, mohos, la piel de animales y humanos y los restos de comida. Los contaminantes biológicos pueden ser transportados por el aire y pueden tener un impacto significativo sobre todo en la calidad del aire interior.

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico