Mariscos
Imagen de rolypolys en Pixabay
Contaminación Microplásticos

Mariscos contienen muchos microplásticos, según un nuevo estudio

El plástico no es una fuente de nutrición para nosotros, sin embargo, cada semana cada uno de nosotros ingiere partículas de polímero del peso de una tarjeta de crédito, es decir, 5 gramos de microplásticos, según el Fondo Mundial para la Naturaleza.

Ese hallazgo proviene de un estudio realizado el año pasado para el grupo ambientalista por investigadores de la Universidad de Newcastle en Australia, quienes descubrieron que cada uno de nosotros consumimos unas 2.000 pequeñas piezas de plástico cada semana, o 21 gramos al mes y 250 gramos al año.

La contaminación por microplásticos, la mayoría de los cuales es invisible a simple vista, ha alcanzado proporciones endémicas y pequeñas partículas de polímero de los desechos plásticos han penetrado en la cadena alimentaria de los océanos del planeta. Según un nuevo estudio, para el cual los científicos examinaron cinco tipos populares de mariscos (ostras, gambas, calamares, cangrejos y sardinas) que habían comprado en los mercados de alimentos de Australia, cada artículo contenía partículas microplásticas en diversos grados.

Nuevos estudio sobre microplásticos en mariscos

Específicamente, investigadores de la Universidad de Exeter en el Reino Unido y la Universidad de Queensland en Australia analizaron mariscos crudos (cinco cangrejos azules silvestres, 10 langostinos tigre de cultivo, 10 ostras de cultivo, 10 calamares silvestres y 10 sardinas silvestres) con un nuevo desarrollo. Método que les ayudó a identificar y medir cinco tipos de plástico diferentes al mismo tiempo.

Encontraron niveles de plástico de 0,04 miligramos por gramo de tejido en el calamar, 0,07 mg en las gambas, 0,1 mg en las ostras, 0,3 mg en los cangrejos y 2,9 mg en las sardinas.

“Considerando una porción promedio, un consumidor de mariscos podría estar expuesto a aproximadamente 0,7 miligramos de plástico al ingerir una porción promedio de ostras o calamares, y hasta 30 mg de plástico al comer sardinas, respectivamente”, observa Francisca Ribeiro, autora principal del estudio que investiga la exposición dietética a los plásticos en la Universidad de Queensland.

“A modo de comparación, 30 mg es el peso medio de un grano de arroz”, explica. “Nuestros hallazgos muestran que la cantidad de plásticos presentes varía mucho entre especies y difiere entre individuos de la misma especie. De las especies de mariscos analizadas, las sardinas tenían el mayor contenido de plástico, lo que fue un resultado sorprendente”.

Las partículas de plástico que terminan en el tejido de las criaturas marinas que consumimos provienen en gran parte de envases de plástico y textiles sintéticos: poliestireno, polietileno, cloruro de polivinilo, polipropileno y metacrilato de polimetilo. En otras palabras, a medida que los desechos plásticos se desintegran en los océanos, continúan contaminando al ingresar a los organismos marinos y alojarse en sus tejidos.

Eso sucede porque una gran cantidad de criaturas, grandes y pequeñas, desde plancton hasta ballenas, ingieren sin saberlo microplásticos con consecuencias potencialmente nefastas para su salud y la de su ecosistema.


Tampoco son solo los mariscos los que nos amenazan. Estudios anteriores han encontrado que los microplásticos han contaminado incluso el agua embotellada y la sal de mesa . Un grupo de científicos que realizó pruebas con 17 tipos de sal disponibles comercialmente en ocho países, por ejemplo, encontró una gran contaminación plástica en las sales que la gente usa en sus cocinas.

“De las 72 partículas extraídas, el 41,6% eran polímeros plásticos, el 23,6% eran pigmentos, el 5,50% eran carbono amorfo y el 29,1% permanecieron sin identificar”, escriben en un estudio. “El tamaño de partícula (media ± DE) fue de 515 ± 171 μm. Los polímeros plásticos más comunes fueron polipropileno (40,0%) y polietileno (33,3%). Los fragmentos fueron la forma principal de MP (63,8%) seguidos de filamentos (25,6%) y películas (10,6%) “.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario