SALUD TEMAS

Melamina: un tóxico a evitar en la vajilla

La melamina es un compuesto sintético que se utiliza a menudo en vajilla y algunos muebles por su practicidad. Es conocida porque los platos resultan livianos, fáciles de lavar, etc.

Pero se desconoce su toxicidad y que se encuentra presente en alimentos para personas y animales. Te mostramos los estudios y el oscuro pasado de este tóxico.

En el siguiente estudio se comparte información sobre este compuesto sintético y su daño en la salud.

Melamina en los alimentos

La melamina es un compuesto químico sintético de fórmula C3H6N6, y se encuentra presente en muchos productos de consumo en forma de resina de colores brillantes y diseños llamativos.

Fórmula química de la melamina

La melamina contiene un alto porcentaje de nitrógeno y se clasifica como un aminoácido (base de las proteínas). Por esta propiedad, la melamina se ha incorporado al gluten de trigo y a los productos lácteos con el fin de aumentar su contenido proteico.

Un caso grave se dio en China en el año 2008 cuando se incorporó esta sustancia de manera ilegal a la leche en polvo para bebés. Las consecuencias fueron insuficiencia renal a cientos de miles de niños y la muerte de decenas de ellos.

El tóxico fue encontrado en la fórmula infantil en concentraciones altísimas como 2.563 mg/kg, que superan ampliamente la ingesta diaria máxima tolerable recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que es de 0,2 mg/kg.

Pese al fatal hecho, la melamina sigue agragándose a alimentos en Europa. sólo se ha reducido la concentración permitida, haciendo distinción entre alimentos para lactantes y para adultos.

La melamina es un disruptor endocrino

La evidencia científica sobre los daños que provoca la melanina a la función renal infantil es contundente.

En 2017 se publicó la revisión de alcance “Melamina, más allá del riñón: un disruptor endocrino y neurotóxico ubicuo?” donde se detalla los efectos tóxicos de la sustancia.

La revisión apunta a la melamina como un disruptor endocrino con capacidad de alterar la fertilidad, el peso corporal y causar daños en el desarrollo neurológico de las personas expuestas.

Evitar productos con melamina

El uso de productos de melamina, como platos y casos, se ha extendido en los comedores escolares porque es un material apto para el lavavajillas, económico y duradero.

Estos productos se fabrican a partir de la condensación de melamina y formaldehído. Estudios realizados en 2005 por Lund y Petersen demuestran que ambos compuestos contaminan los alimentos.

La contaminación de melamina en vajillas de uso diario aumenta a altas temperaturas (como en la preparación de alimentos o microondas) y en contacto con ácidos, como puede ser el limón.

Alternativas

Una opción saludable y práctica para el uso de vajilla infantil son las bandejas, utensillos y vasos de acero inoxidable: son cómodos, livianos, aptos para lavavajillas y no desprenden tóxicos en los alimentos de los niños.

Para las personas adultas, además del acero inoxidable, hay otras opciones de materiales saludables, como el vidrio y la cerámica o barro.

Ecopotal.net

Con información de: https://www.libresdecontaminanteshormonales.org

Acerca del Autor

Eva Cajigas

Téc. en Jardinería de la Universidad de Buenos Aires. Posgrado en Gestión Ambiental de la Universidad Bolivariana de Chile y Posgrado en Dirección de ONG de la Universidad de Girona, España. Agroecóloga. Miembro de la Escuela de Formación Agroecológica de Concordia, Argentina.
Colaboradora estable de Ecoportal.net.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Eva Cajigas

Téc. en Jardinería de la Universidad de Buenos Aires. Posgrado en Gestión Ambiental de la...