Acuerdo de la UE para tratar envases

Los países de la Unión Europea acordaron días atrás una posición común para mantener negociaciones finales para tratar envases con el Parlamento Europeo de caras a la nueva Regulación de Envases y Residuos de Envases, cuyo objetivo es reducir gradualmente su cantidad en los productos cotidianos.

Este enfoque, acordado por los ministros europeos de medio ambiente en una reunión en Bruselas, comprende el “ciclo de vida completo del embalaje” y establece requisitos para garantizar que “el embalaje sea seguro y respetuoso con el medio ambiente, exigiendo que todos los embalajes sean reciclables y que se minimice el contenido de sustancias extrañas“, dijo el Consejo de la UE en un comunicado.

La posición apoyada por los Estados miembros se refiere a tratar envases y gestionarlos después de que se convierten en residuos para que sean recogidos, clasificados y reciclados según los “más altos estándares“, con regulaciones que exigen que los países sean “lo suficientemente flexibles para mantener los sistemas existentes funcionando bien“.

En 2021, cada europeo generará 190 kg de residuos de envases. Y esta cifra aumentará casi un 20% de aquí a 2030 si la situación no cambia (…). Esta regulación es importante en el camino hacia una economía circular y una Europa climáticamente neutra”, afirmó Teresa Ribera, responsable de la Fundación Española para la Transición Ecológica, en un comunicado en nombre de la Presidencia española del Consejo de la UE.

El objetivo de que los Estados miembros y el Parlamento Europeo puedan llegar a un acuerdo antes de las elecciones del Parlamento Europeo del junio 2024 sobre la modernización definitiva del documento, lleno de aspectos técnicos, que ha despertado un gran interés por parte de los grupos de presión (lobbies) porque afecta muchos sectores y empresas, desde la comida rápida hasta el plástico, el papel, la madera y el reciclaje, han causado especial preocupación en Italia y Finlandia.

El comisario de Medio Ambiente, Virginijus Sinkevicius, dijo que la Comisión Europea, cuya propuesta inicial era más ambiciosa que las posiciones defendidas por el Consejo y el Parlamento de la UE, había pedido que se encontrara un “equilibrio” para poner dar cierre a un “expediente complicado“. “Nadie debería aceptar que los residuos y los envases estén creciendo más rápido que el PIB”, después de establecer un nuevo “récord” de crecimiento del 6% el año pasado.

Tratar envases desde el diseño

El Consejo dijo que la propuesta aplica tratar envases de todo tipo, independientemente de los materiales utilizados, y a todos los residuos de envases, independientemente de su origen (industrial, manufacturero, minorista o doméstico).

El contenido del texto sobre las “orientaciones generales” para tratar envases de las capitales mantiene “la mayoría de los requisitos de sostenibilidad para todos los tipos de envases actualmente en el mercado y los principales objetivos propuestos por la Comisión“, al tiempo que refuerza los requisitos para las sustancias “preocupantes“.

Los países piden a la Comisión que emita un informe “antes de 2026” para determinar si los envases contienen sustancias preocupantes que podrían “afectar negativamente a la reutilización o el reciclaje de materiales” o “afectar a la seguridad química“.

Los Estados miembros también acordaron que los envases se considerarán reciclables “si se utilizan como material reciclable y cuando los residuos de envases puedan recogerse, clasificarse y reciclarse a gran escala“: las condiciones se aplicarán a partir de 2035.

Por ejemplo, entre las muchas secciones de la norma, el Consejo establece que “las bolsitas de té y las etiquetas de las frutas y verduras deben ser biodegradables“, dando a los estados miembros la opción de exigir que otros tipos de envases, como las cápsulas de café o bolsas de plástico livianas, también sean biodegradables.

También apoyan restricciones para tratar envases determinados, como los plásticos de un solo uso para frutas y verduras, alimentos y bebidas, especias y salsas en restoranes y en pequeños productos cosméticos y de higiene que se ofrecen en los alojamientos, aunque se permiten algunas excepciones.

tratar envases

Menos embalaje

Los países también quieren establecer objetivos para que los envases contengan una cantidad mínima de plástico reciclado para 2030 y 2040, con una revisión intermedia por parte del Director Comunitario en 2034.

Además, los fabricantes e importadores deberán reducir los envases “innecesarios” en un 5% para 2030 en comparación con 2018, en un 10% para 2035 y en un 15% para 2040, y la Comisión implementará auditorías cada 8 años.

Reutilizar

Los países han adoptado el enfoque de la Comisión de definir “los envases reutilizables introduciendo un número mínimo de usos o rotaciones durante su uso, con un número mínimo de rotaciones más bajo que en el caso del cartón debido a las diferentes propiedades de este material“.

También propone objetivos para 2030 y 2040 con diferentes escalas para grandes electrodomésticos, envases para alimentos y comida para llevar, bebidas alcohólicas y no alcohólicas (excepto vino), envases para transporte (excluidos los envases utilizados para mercancías peligrosas o equipos grandes y envases flexibles en contacto directo con productos alimentarios) y envases agrupados.

El cartón está exento de estos requisitos, dependiendo de la ubicación del país.

Botellas y latas

El enfoque de los países también pretende garantizar la recogida selectiva de “al menos el 90% de las botellas de plástico de un solo uso y los envases metálicos de bebidas al año” de aquí a 2029, al tiempo que introduce un sistema de devolución en depósitos.

Los Veintisiete también quieren endurecer las normas sobre etiquetado de envases. La organización ecologista Zero Waste Europe supone una “mejora” de la postura apoyada por el Parlamento Europeo.

Ecoportal.net

Con información de: https://efeverde.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias