upcycling, ropa recilcada, moda, consumo, reciclado
Reciclaje TEMAS

Qué es el upcycling y por qué es tan importante en tiempos de crisis ambiental

El planeta está en crisis, ya no hay forma de sostener el nivel de consumo actual y es necesario revisar nuestros hábitos. Una de las claves reside en el reciclado, y es allí donde entra el concepto de upcycling.

El upcycling y la moda

El sistema al que nos dirigimos se basa en las tres R: reducir (la compra de productos nuevos), reutilizar y reciclar. Es muy importante el primer punto, ya que solo usamos el 20% de la ropa que tenemos controlada en el armario“, comentan algunos diseñadores de moda.

El upcycling estaría dentro de la categoría “reutilizar“, que propone alargar la vida útil de un producto a través de modificaciones para mejorarlo, y además comprar ropa de segunda mano.

Se estima que cada año se desechan 50 millones de toneladas de ropa, y la mayor parte no se biodegrada en los vertedores. Además los materiales sintéticos como el poliéster o el nylon también pueden filtrar sustancias químicas en la tierra, y si se incineran, pueden volverse cancerígenos.

Tan solo en España se generan unas 405.000 toneladas anuales de residuos textiles, incluyendo ropa de vestir y del hogar. Si reutilizásemos estas prendas en lugar de abandonarlas o crear nuevas, ahorraríamos muchos litros de agua y CO2“, señalan los diseñadores.

Además del problema de los residuos que se generan, se suma como problema ambiental, el uso del agua en la industria de la moda. La fabricación de una única camiseta estándar implica el gasto de 2.700 litros de agua, por ello el upcycling se presenta como solución.

Pero esta tendencia no es nueva, allá por los años 90, algunos diseñadores ya lo habían intentado poner en práctica, pero es hoy, cuando ya el planeta ha llegado al límite que se empiezan a tomar en serio esta forma de crear colecciones de moda a partir de la reutilización de prendas y tejidos.

El reciclaje hoy, es la opción más lógica para las marcas de ropa. Este nuevo modelo de (re)producción emplea materiales como la poliamida reciclada, que se obtiene a partir de desechos como antiguas redes de pesca, moquetas o retales. 

upcycling, ropa recilcada, moda, consumo, reciclado

El upcycling es un recurso creativo sostenible que aporta más valor a los elementos desechados; esta acción transforma la “basura” en productos potencialmente comercializables: puede hacerse cambiando y agregando un toque personal al diseño, mejorando la calidad del material o arreglando un objeto en desuso”, afirman los diseñadores.


El upcycling también utiliza residuos pre-consumo que se originan en las mismas fábricas, como los restos de telas que sobran del corte o prendas que resultan con fallas.

El crimen de la moda fast fashion

Las empresas de moda rápida o fast fashion son grandes contribuyentes a estos problemas, ya que su propósito principal es producir ropa barata en grandes cantidades y la mayoría con condiciones de trabajo irregulares. 

Incitan al consumo desmedido, comprar-usar-tirar, y muchas veces las prendas se utilizan una sola vez.

Repensando la moda

¿Qué pasará con esta remera, bolso o zapatillas cuando termine de usarla? A corto plazo, debemos cambiar la forma en la que compramos, porque solo compraremos cosas con un valor legítimo y un uso final factible.
 
Si queremos vivir una vida sostenible, necesitamos opciones de ropa de moda lenta y el upcycling es una solución posible, ya que pone en práctica un modelo de economía circular, donde los recursos se utilizan durante el mayor tiempo posible, obteniendo más valor mientras están en uso, para luego restaurarlos y reutilizarlos cuando los dejemos de usar. 

Upcycling en cuarentena by UpcyclingU+1

upcycling, ropa recilcada, moda, consumo, reciclado

Dadas las circunstancias actuales de cuarentena, la fundadora de la marca UpcyclingU+1, Agustina dos Santos Claro, responde algunas preguntas sobre cómo poner en práctica esta técnica creativa desde casa: 

  • ¿Qué tipo de materiales se pueden utilizar para darle vida a nuevas prendas?

Las posibilidades para darle vida a una prenda son infinitas, y en muchos casos no se necesita más que una tijera, hilo, aguja y creatividad.

Hay una diversidad de materiales que se pueden usar y muchos los podemos encontrar en nuestras casas: canutillos, mostacillas, lentejuelas y tachas, cintas diversas, pintura para telas o anilinas, encajes, puntillas, etc.  ¡Ahora es un buen momento para usarlas!

Para las que no se dan mucha maña con las manualidades, ¿alguna idea para que puedan practicar el upcycling de manera sencilla?

El upcycling tiene un sin fin de posibilidades y técnicas, la clave es investigar y ver cual les interesa probar o con cual se sienten más cómodos para arrancar.

Mi propuesta para estos días las voy a diferenciar en dos categorías: una donde se interviene la prenda con distintas técnicas, pero no se altera la forma de esta y otra donde ya se usa tijera y mucha imaginación para cambiar completamente la prenda.

  • Se pueden intervenir las prendas:
  1. Pintando, si tienen pintura para tela, es algo sencillo y divertido. Además, es una actividad en la que pueden participar los más chiquitos.
  2. Aplicando tachas, vienen de muchas formas algunas se pegan con calor, otras se cosen, etc.
  3. Bordando con hilos o con canutillos, mostacillas y lentejuelas.
  4. Tiñendo completamente o con alguna técnica de nudos para lograr algún batik. Pueden utilizar anilinas para teñir o investigar sobre formas sustentables de teñido.
  5. Con parches bordados, algunos se aplican con la plancha otros hay que coserlos, pero es una forma sencilla de darle vida y actitud a cualquier prenda.
  6. Las puntillas, cintas o encajes aplicados en detalles en la prenda, como en los puños o ruedos le pueden dar un toque diferencial a una prenda básica. 
  • Para los que se animan pueden transformar completamente las prendas tan solo cortándolas, por ejemplo:
  1. Un vestido holgado largo, pueden cortarlo y transformarlo en dos piezas, un top y una falda.
  2. Pueden agarrar una camisa de hombre y transformarla en un vestido, una blusa, o inclusive en una falda.
  3. O algo más sencillo para quienes no se animan a algo muy complejo. Pueden agarrar una remera básica de hombre o mujer y probar cortarla. Sacarle las mangas, acortar el largo, etc.

Todas las propuestas enumeradas no son muy complejas, las de transformar completamente la prenda son las más arriesgadas, pero no imposible, se requiere confianza solamente.

Yo les propongo que se animen, prueben, experimenten y pongan en marcha su creatividad.

Ecoportal.net

Con información de:

https://marieclaire.perfil.com/

https://www.vogue.es/

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario