¿Cómo te sientes cuando recibes un empujón hacia dietas más saludables?

Puede que no te des cuenta, pero las empresas, los responsables políticos y los gobiernos han utilizado el empujón durante años para incitar al público a tomar decisiones diferentes. Pequeños cambios en nuestro entorno pueden "empujarnos" a adoptar diferentes comportamientos sin restringir las opciones disponibles para nosotros. 

Por ejemplo, imprimir las opciones bajas en calorías en negrita en un menú o mostrar la información calórica podría cambiar lo que elegimos comer. ¿Pero el público apoya esto? ¿Y cómo afectan las sutilezas en el diseño de las intervenciones de "empujón" al apoyo, si es que lo hacen? 

Una investigación dirigida por las Universidades de Göttingen y Bonn se propuso examinar el apoyo público a escenarios de estímulo con diferentes variaciones de diseño, cada uno destinado a promover opciones alimentarias saludables y/o sostenibles. 

Los investigadores demostraron que había dos formas prometedoras de mejorar el apoyo público a las estrategias de empujón: reducir el esfuerzo que las personas deben realizar para evitar la opción de persuación que normalmente querrían seguir; y mejorar la transparencia del nudge. Los resultados fueron publicados en BMC Public Health.

Opciones predeterminadas para el empujón

Se puede incentivar a las personas a tomar una determinada decisión convirtiéndola en la opción predeterminada. Por ejemplo, en lugar de ofrecer mantequilla automáticamente en un restaurante de forma predeterminada, los restaurantes podrían hacer que la mantequilla solo esté disponible por pedido. 

Este tipo de empujón, conocido como “empujón predeterminado”, puede ser eficaz, pero puede resultar impopular en comparación con otras estrategias de empujón. Los investigadores se propusieron analizar la reacción de los consumidores realizando una encuesta en línea en una muestra (N = 451) de adultos alemanes, a quienes se les presentaron cinco escenarios de empujón y se les pidió que calificaran su apoyo para cada uno. 

También se pidió a los participantes en cada escenario que indicaran cuál sería su comportamiento típico (es decir, ¿comerías normalmente mantequilla en un restaurante?), en qué medida percibían que el empujón invadía su libertad de elección y qué tan efectivo creían que era el empujón?. Luego, los participantes respondieron las mismas preguntas para una variación de cada escenario de empujón en el que se cambió un aspecto del diseño, lo que permitió a los investigadores identificar cómo estas variaciones de diseño afectaron el apoyo público.

Los investigadores realizaron una encuesta en línea para analizar el apoyo a cinco escenarios de empujón diferentes. 
Luego, se cambió un aspecto del diseño, lo que permitió a los investigadores identificar cómo estas variaciones de diseño afectaron el apoyo público.

Los investigadores descubrieron que algunos diseños eran más prometedores que otros para mejorar el apoyo público. Por ejemplo, reducir el esfuerzo necesario para optar por no participar en la opción empujada, como presentar platos vegetarianos en las primeras páginas de un menú seguidos de platos de carne, en lugar de ofrecer solo un menú vegetariano en la mesa con un menú con opciones de carne disponibles. A petición: mayor soporte. De manera similar, aumentar la transparencia del empujón en sí, por ejemplo preguntando a los participantes si preferían un carrito de compras en línea 'respetuoso con el clima' precargado en lugar de simplemente ofrecerlo de forma predeterminada, aumentó el apoyo. Con respecto a la predicción del nivel de apoyo, la percepción de que los empujones interferían en la libre elección fue el factor más importante de no aceptación, mientras que la percepción de eficacia fue el factor más destacado de aceptación.

"Comprender el apoyo público -y sus impulsores- es importante para diseñar empujones políticamente viables, éticos y eficaces", dice la primera autora Simone Wahnschafft del grupo de investigación de Sistemas Alimentarios Sostenibles de la Universidad de Göttingen. “Nos sorprendió descubrir que las circunstancias personales de nuestros participantes y si su propio comportamiento se vería afectado por el empujón tenían poco efecto en su apoyo. Descubrimos que la percepción de defender la libre elección y la eficacia eran clave para el apoyo público”. Este estudio abre vías para futuras investigaciones sobre cómo se pueden encontrar "puntos óptimos" para los empujones predeterminados que sean a la vez eficaces y ampliamente respaldados.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.eurekalert.org/