Cómo cultivar maní en casa

Cultivar maní (Arachis hipogaea) es posible, tanto en el jardín o en macetas para disfrutar de unos deliciosos frutos secos una vez finalizado el verano.

En este artículo, te mostraremos cómo plantar y cultivar maní (cacahuate) de manera orgánica, veremos cómo sembrarlos, cosecharlos y cómo cuidarlos. El maní orgánico requiere un cuidado natural pero es una tarea fácil.

Aquí un resumen:

Familia: Legumbres.
Plantación: Finales de invierno o principios de primavera.
Cosecha: finales de verano – principios de otoño.
Ciclo de crecimiento: 90 a 150 días.

Cómo sembrar semillas de maní

Las semillas de maní se siembran a principios de primavera. Deberás conseguir obviamente semillas de maní con su cáscara y crudos, sin tostar.

Pela su cáscara, pero deja su piel rosada y siembra los cacahuetes en una maceta o cama con tierra fina mezclada con un poco de arena.

La germinación es rápida y se produce en 10 días en un lugar cálido y seco, preferiblemente a una temperatura de 25 a 30°C.

Cubre las semillas con una capa de tierra hasta una profundidad de 1 a 2 cm y riega abundantemente, pero no formes charcos. Posteriormente, cuando las semillas germinen, tendrás que limitar los riegos y sólo regar cuando la capa superior de tierra esté seca. Mantén siempre el lecho húmedo y a la sombra hasta que las plantas comiencen a germinar.

Cuando germinen se pueden colocar en una maceta más grande con tierra ligera y arenosa, más o menos rica en materia orgánica. Una vez establecidas las plantas, se pueden colocar en un lugar soleado en el suelo del jardín o en un contenedor grande.

Cultivar maní en la tierra directamente

Una vez pasado todo peligro de heladas, podrás empezar a plantar de nuevo. El maní no es una planta exigente en cuanto a nutrientes, pero sí a estructura, así que el suelo debe ser ligero, suelto y trabajado en profundidad.

Elige el lugar más soleado del jardín y planta las plantas a 30 cm de distancia, teniendo cuidado de no tapar las hojas, es decir respetando el nivel de donde nacieron.

La tierra siempre debe estar suelta y con buen drenaje para que los cacahuetes puedan crecer fácilmente bajo tierra y sin excesos de agua que los pueda pudrir.

Consejo para cultivar maní: en zonas con veranos frescos, cultiva maní en macetas. También se pueden cultivar a cubierta “fuera de temporada”.

Quite las malas hierbas de las plantas de maní como tarea de mantenimiento.

Los cacahuetes crecen muy bien a temperaturas de 10 a 40°C, pero no toleran temperaturas inferiores a 0°C.

cultivar maní

Cultivar maní en macetas

Las semillas deben colocarse en macetas u otros recipientes llenos de tierra arenosa o tierra con arena agregada. Si utilizas tierra pura, no riegues demasiado porque la tierra se compactará y puede asfixiar las raíces de la planta.

El tamaño de la maceta debe ser el adecuado, cultiva a razón de 3 plantas por volumen de 1 litro. Esta es la mejor densidad para que las plantas crezcan cómodas y obtener una buena cosecha. Más plantas significan más hojas, pero serán más pequeñas, por lo que desperdicias algunas semillas.

Una buena gestión del riego es importante; demasiada agua hará que los maní mueran o crezcan muy poco.

La maceta debe colocarse en un lugar lo más luminoso posible, ya que son plantas que aman el sol, aunque las plantas más grandes tolerarán una sombra moderada. Cubra las flores de maní con tierra para estimularlas a dar frutos.

La floración se produce un mes después del trasplante.
El ciclo vegetativo dura de 90 a 150 días.

Las flores deben estar enterradas en el suelo para que se produzcan los frutos, pero es una tarea que la planta hace sola.
Mucha gente piensa que el maní crece en la parte aérea de la planta, pero no, el maní crece bajo tierra.

A medida que la planta sigue creciendo y comience a florecer, las flores que aparezcan se irán enterrando solas, puedes cubrir las flores con un poco de tierra, pero lo mejor es que el ciclo se realice naturalmente.

Las plantas de maní florecerán durante todo el verano. Así, cuantas más flores se entierren, mayor será la cosecha.

Cosecha de maní

La recolección se realiza a finales de verano y principios de otoño, cuando las hojas estén casi completamente amarillas o secas. Los cacahuetes estarán bajo tierra.

Mueve la tierra con una horquilla de jardín, teniendo cuidado de no dañar las plantas de maní. Afloja la tierra y intenta sacar la planta entera con sus cacahuetes.

Esto puede ser un poco difícil dependiendo de cuántas plantas cultives, ¡pero vale la pena!

Después de cosechar el maní, conviene secarlo al aire libre durante unos días. La mejor forma de secar el maní es dejarlo al sol durante una semana. Habrá que resguardarlo de las lluvias y si es una zona de rocío matinal fuerte.

En esos días, intenta darles la vuelta por todos lados para que la luz del sol les dé a todos los frutos por igual y se sequen uniformemente. Deben estar muy secos para poder almacenarlos sin contaminación por hongos.

También puedes tostarlos si estás en una zona húmeda para asegurar su conservación.

Recuerda guardar unas semillas crudas para sembrar la próxima temporada.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.ecojardinmagico.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias