Ataúd de compostaje
ECONCIENCIA Vida Consciente

Cómo funciona el ataúd de compostaje sostenible “Loop Living Cocoon”

Bob Hendrikx creó el Loop Living Cocoon, un ataúd biodegradable hecho de micelio de hongos, como parte de su sueño de vivir y morir de manera sostenible.

Al crecer en Eindhoven, la Ciudad de la Luz de los Países Bajos, Bob Hendrikx siempre apreció las grandes ideas. Cuando era niño, estuvo inmerso en la historia de los hermanos Phillips, quienes en 1891 compraron un almacén en la ciudad y comenzaron a fabricar lámparas de filamento de carbono. 

“Lo que hicieron fue tan único y especial que se extendió por todo el mundo”, dijo Hendrikx en una llamada. 

El inventor de 26 años lanzó recientemente el Loop Living Cocoon , un ataúd biodegradable. Lo hace a partir de la parte vegetativa de un hongo. Empieza blanca y tenue, en algún lugar entre la telaraña y el algodón de azúcar. Pero se va transforma en algo que se parece más a la espuma de poliestireno, o incluso al cuero , una vez que se seca y se trata. Hendrikx puede hacer crecer uno de sus capullos en solo siete días. Cuesta 1.500 € (aproximadamente 1.800 dólares) y está disponible en toda Europa. 

Todo el ataúd es un organismo

Una vez que está en el suelo, el ataúd se biodegrada en 30 a 45 días. Deja atrás una rica comunidad de microorganismos, que se deleitan con el cuerpo. La descomposición en un ataúd tradicional puede llevar 20 años. Si bien la investigación aún está en curso, Hendrikx estima que los usuarios de Loop Living Cocoon se descompondrán en solo dos o tres años. En lugar de dejar partes de latón o madera desperdiciados, los hongos limpian el suelo, ya que también tienen hambre de aceites, metales y plásticos. 

Las semillas de esta idea se plantaron el otoño pasado, cuando Hendrikx presentó su “casa viva”, básicamente un Tamagotchi orgánico gigante, en la Dutch Design Week 2019. El prototipo de tamaño real también estaba hecho de micelio. 

Una mujer se acercó a Hendrikx y en broma le preguntó si el mismo material podría proporcionar hogares (temporales) para los muertos. Estaba seguro de que podía, y rápidamente desarrolló prototipos para lo que se convertiría en el Loop Living Cocoon. En unos meses enterró a su primer cliente. 

El ataúd ecológico es parte de la filosofía más amplia de diseño sostenible de Hendrikx. “Realmente se trata de seres vivos”, dijo. “Me imagino este mundo donde cada objeto que uso está vivo”. En el futuro ideal de Hendrikx, se despierta en una casa viva, “donde el musgo sale de las fachadas, donde mi camiseta está [viva] como mi piel”. 

Para hacer esto realidad, tuvo que cambiar su propio pensamiento: “Ya no miro a los materiales, miro a los organismos”, dijo Hendrikx, que se formó en arquitectura. A través de concursos de diseño, instalaciones de arte y ventas, también espera cambiar las perspectivas de otras personas.

Hendrikx no está seguro de lo que traerá en 2021. Pero tiene muchas ideas entre las que elegir. 

“Tengo una lista”, dijo. “Se llama ‘Los grandes sueños de Bob’ y cada semana le agrego cosas nuevas”. Quiere comprar parcelas vacías en ciudades de todo el mundo y convertirlas en bosques. Se ha planteado fabricar pelotas de playa gigantes (estamos hablando de 50 metros o 164 pies de diámetro) e inflarlas en los centros urbanos, solo para generar confusión y entusiasmo. En este momento, está centrado en la idea de hormigón biológico “tierno”. 

No importa lo que me depare el futuro, “tengo que nutrir a mi niño interior”, dijo Hendrikx. “Siempre quiero ser ese niño”.

Por Eleanor Cummins. Artículo en inglés.

Acerca del Autor

Gaia Vercelli

Estudiante de economía, involucrada en proyectos de sostenibilidad en el área de la moda, participó en voluntariados sociales y ambientales.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Gaia Vercelli

Estudiante de economía, involucrada en proyectos de sostenibilidad en el área de la moda, participó...