Salvar el planeta Tierra
Imagen de Tumisu en Pixabay
ECONCIENCIA Vida Consciente

Estas cosas que estás haciendo para salvar el planeta, en realidad son terribles

¿Conoces el dicho “el camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones?” Se aplica en gran medida a las cosas que hacemos para contribuir con el cuidado del planeta. Muchas de esas elecciones aparentemente sostenibles que estás haciendo pueden no ser tan ecológicas como parecen.

Esto se debe a que los artículos de marketing generan mucho dinero como productos ecológicos, independientemente de si realmente lo son o no. Hans Hoogervost es el jefe de una organización internacional de estándares de contabilidad, que realiza un seguimiento de cómo operan las empresas que cotizan en bolsa de manera sostenible y advirtió que las corporaciones priorizan las ganancias sobre el planeta.

Sin embargo, con tanta información errónea circulando, es difícil entender qué productos o servicios son realmente buenos para el planeta.

Bolsas reutilizables de algodón

Esa bolsa de algodón reutilizable está contaminando el aire y el agua mucho más que una bolsa de plástico.

En este momento hay una guerra contra el plástico y esto da la imágen de que es el demonio. PEI fue la primera provincia en Canadá en anunciar una prohibición de las bolsas de plástico y Newfoundland y Labrador anunciaron recientemente que seguirá su ejemplo. Pero la prisa por comprar bolsas de algodón para reemplazar esas bolsas de plástico al por menor podría ser un error.

Las bolsas de algodón reutilizables parecen una buena sustitución y lo son, si se las reutiliza de manera constante durante al menos 11.5 años. Según un estudio danés, menos tiempo de uso que eso no compensará el hecho de que fabricar este tipo de bolsas crea 606 veces más contaminación del agua que fabricar una bolsa de plástico.

Todd Myers, quien es el director ambiental del Centro de Políticas de Washington, alenta a las personas a no “ignorar los impactos mucho más dañinos, pero menos obvios de las bolsas de algodón”. Un estudio del gobierno del Reino Unido remarca el hecho de que las bolsas de algodón y lona tienen la mayor huella de carbono porque requieren más recursos para producir y distribuir.

Sí, todos hemos visto esas imágenes y videos de playas que alguna vez fueron completamente limpios y ahora están llenas de basura plástica y vida marina que sufren las consecuencias de los artículos de plástico desechados, pero en términos de contaminación del aire y el agua, las bolsas de algodón son peores. A menos que se sigan reutilizando durante más de una década, lo que termina sucediendo con mucha frecuencia es que muchas de esas bolsas de lona se usan por menos de ese tiempo y terminan en vertederos.

Una mejor opción es usar bolsas de papel madera para artículos más livianos (y reutilizarlas y reciclarlas después), o reutilizar esas bolsas de plástico notablemente fuertes y deshacerse de esta idea de que solo se pueden usar una vez, durante un corto período de tiempo.


Maquillaje y toallitas para bebé biodegradables y lavables.

Elegir un producto etiquetado como “biodegradable” parece una obviedad para el planeta, pero resulta que las toallitas se encuentran entre los peores delincuentes cuando se trata de hacerse pasar por algo que no son.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Ryerson publicó un informe este mes después de probar 101 productos de un solo uso (23 de ellos fueron descritos como “lavables” por el fabricante) y descubrieron que ninguna de las toallitas podía “desmoronarse o dispersarse”. de forma segura a través de la prueba del sistema de las cloacas, que puede afectar negativamente la plomería de los hogares, la infraestructura de alcantarillado municipal y, en consecuencia, el medio ambiente.

La conclusión de este estudio fue que debemos reemplazarlas por una toallita de tela reutilizable o por nuestras manos.

Aplastar latas de cervezas y gaseosas.

La gran mayoría de las latas de bebidas están hechas de aluminio. La buena noticia es que son completamente reciclables y pueden continuar siendo reutilizados una cantidad infinita de veces.

Para las latas de bebidas, mantenerlas reciclables significa resistir el impulso de aplastarlas. Es contradictorio porque comprimirlos significa que ocupan menos espacio, por lo que puede haber más espacio en su contenedor de reciclaje, lo que parece algo bueno. Pero la mayoría de las instalaciones de clasificación municipales utilizan un proceso automatizado que clasifica los artículos por forma y tamaño, lo que significa que una lata triturada podría arrojarse a la sección incorrecta porque se identifica erróneamente como papel.

Es realmente importante seguir reutilizando latas de aluminio porque cuanto más tiempo se reutilicen, mayor será el desplazamiento de su gran huella de carbono. La extracción del metal crea subproductos tóxicos que contaminan el suelo y el agua y el proceso de refinación para convertirlo en una lata utiliza mucha electricidad, interrumpe las vías fluviales naturales y puede destruir los bosques.

Compartir el viaje en auto

Como su nombre lo indica, compartir el viaje es compartir el viaje y eso parece una mejor alternativa a un solo pasajero en un taxi o en su propio vehículo. Pero la investigación sugiere que lo que están haciendo los servicios de transporte como Uber y Lyft no es necesariamente mejor para el planeta. Sin embargo, es un tema de gran debate, porque ambas compañías protegen sus datos, por lo que ha sido difícil obtener una lectura precisa de lo que está sucediendo, pero hay un caso en contra de Uber y Lyft porque su rápido crecimiento los ha visto cada vez más utilizados como una alternativa al transporte público, en lugar de una alternativa a los taxis, el alquiler de automóviles y la propiedad de vehículos.

Con eso en mente, el culpable del aumento de las emisiones son los llamados kilómetros de punto muerto, que se crean cuando un conductor de Uber o Lyft está deambulando sin pasajeros. En la ciudad de Nueva York, ese viaje “sin salida” representa la mitad de la distancia cubierta por los servicios de movilidad bajo demanda como Uber y Lyft desde 2013. Eso equivale a más emisiones por más distancia recorrida y más atascos de tráfico que a su vez también resultan en más emisiones.

Ambas compañías se cotizaron públicamente en el último mes, lo que probablemente las obligará a ser más transparentes. Sin embargo, varios inversores conocidos han declarado que no están invirtiendo en estas empresas por razones medioambientales.

Las propias empresas reconocen que podrían estar incorporando prácticas más sustentables. Lyft ha dicho que gastó millones en compensaciones de carbono el año pasado, y se ha convertido en la mayor entidad de intercambio de bicicletas en los Estados Unidos después de comprar su mayor rival. Mientras tanto, el director ejecutivo de Uber prometió $ 10 millones de dólares para estudiar el impacto de la compañía en la congestión y el tráfico. Aunque Uber no va por la ruta de compensación de carbono, está ofreciendo incentivos a los conductores para que cambien a vehículos híbridos o eléctricos, lo que según la compañía, contribuiría en gran medida a mejorar su impacto ambiental.

Ese impacto es el foco de mucho debate. El estudio más completo de este tipo analizó 22 mercados de los EE. UU. Y aunque no puede decir que los servicios de transporte de pasajeros sean la única razón para esto, los datos muestran que la llegada de este tipo de compañías resultó en una disminución en la cantidad de pasajeros en autobús. alrededor del 12.7 por ciento después de los primeros ocho años.

Un estudio reciente de la Universidad de Toronto señala que el efecto Uber depende de dónde vivas, específicamente que la aplicación de transporte reduce la cantidad de pasajeros en tránsito en ciudades más pequeñas y aumenta la cantidad de pasajeros en ciudades grandes (puede aumentarlo en aproximadamente un 5 por ciento en dos años) .

Un enfoque responsable de los servicios de viajes compartidos es probablemente una forma sensata de manejar esto. Siempre que sea posible, elija la opción de compartir el viaje (si está disponible donde esté) para tratar de obtener la mayor cantidad de pasajeros en el vehículo. Y no haga que el conductor espere, creando más emisiones y desperdiciando el tiempo de todos (esa también es una regla general para la vida). Finalmente, haga de Uber y Lyft una última opción si el transporte público está disponible en lugar de su conveniente acceso.

Escrito por Anne Gaviola. Artículo en inglés.

Traducción al español: Gaia Vercelli

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario