Mariquita y pulgones
Imagen de Melani Marfeld en Pixabay
ECONCIENCIA Vida Consciente

Cómo eliminar las plagas de tus plantas con remedios caseros y naturales

La naturaleza es perfecta y funciona como un engranaje que rara vez falla, e incluso cuando eso sucede, el ecosistema se renueva, recupera, transforma, absolutamente solo. En la plantación agroforestal se busca reproducir un ambiente más cercano al natural, donde plagas y plantas conviven en perfecta armonía y equilibrio.

Pero en el jardín de nuestra casa o en cultivares de macetas, estaremos de acuerdo en que no se puede reproducir el mismo ecosistema de suelo de tierra, peor si son grandes ciudades o con mucho movimiento de vehículos, sufrirán la contaminación del aire y la reducción de insectos que podría acabar, reducir o equilibrar la cantidad de estas plagas.

Así que recuerde, los insectos como las mariquitas, comen hongos vegetales, son excelentes soldados en esta guerra. No los ahuyente ni los saque de macetas o jardines.

Otros escarabajos, algunos tipos de avispas y aves también son excelentes en este equilibrio natural.

Tipos de plagas

Las plagas más comunes son:

PULGONES (negro, marrón, gris claro y verde): se colocan en las hojas, brotes y tallos.

Mejores eliminadores: mariquitas y humo de cuerda.

Es importante eliminar estos insectos de la planta podando las hojas infestadas o limpiando el tallo. Se puede raspar ligeramente con un cuchillo pequeño o con un algodón mezclado con agua y alcohol, en la misma proporción.

COCHONILHA  (insectos diminutos, generalmente de color marrón o amarillo): se colocan en hojas y grietas, chupan la savia, atraen más hongos porque liberan una sustancia gelatinosa. Parece que las hojas tienen una cera esparcida por la superficie.

Reaccionan mejor a la aplicación de aceite mineral, porque tienen una cáscara dura que evita la penetración del producto en solución en agua. El aceite les impide respirar y mueren. La mariquita también es un depredador natural.

MOSCAS BLANCAS  – (insectos blancos) – esparcidas por miles por la planta, cuando se tocan, vuelan.

Difícil de eliminar. La mejor forma de luchar es utilizar otras plantas insecticidas, como la ruda y el clavo.

SLESMES Y CARACOLES: hojas y, a veces, raíces.

Cuando los encuentre, retírelos de su jardín o maceta. Los escarabajos y las aves son sus depredadores naturales.

ORUGAS: devoran las hojas, especialmente las yemas. Pero son parte del equilibrio natural, así que deje que las aves cumplan su papel de depredadores naturales.

ÁCAROS: parece que la planta se ha oxidado. Puede ser un ácaro, parece una pequeña araña de color rojizo. Le gustan las flores, las hojas y los capullos.

NEZARA VIRIDULA o MARIA FEDIDA – Ataca hojas, flores y frutos.
Deben eliminarse manualmente, no suelen infestar en grandes cantidades.

HORMIGAS – las cortadoras de hojas son las que más daño causan, necesitan hojas para alimentar a los hongos presentes en los hormigueros, pero estos son alimento para hormigas.

Esparcir café molido alrededor de las plantas sirve para ahuyentar a las hormigas del jardín. También se indican las semillas de sésamo. Una vez más, las aves y otros animales pueden hacer una contención natural.

Remedios caseros para eliminar las plagas del jardín

Sin embargo, aparte de los depredadores naturales, si se sale de control, existen excelentes soluciones naturales que puede hacer en casa.

Para ayudarte en esta misión, hemos separado algunas recetas de remedios caseros y naturales que se pueden utilizar para protegerte de estas molestas plagas.

Humo de cuerda

El más fantástico. El ingrediente activo proviene de la nicotina contenida en el humo, que funciona como un insecticida perfecto que asusta a los insectos.

Si el producto se manipula correctamente, no presenta ningún riesgo para la salud humana y las plantas mantienen intactas sus características para después de la exposición a la acción del tiempo. Por lo general, en 24 horas pierden su efectividad, por lo que es necesario volver a aplicar el producto.

Muy indicado para combatir los pulgones . Si se usa en el suelo, puede evitar babosas, caracoles y orugas, pero tenga cuidado de no dañar a otros animales , como las lombrices de tierra , por ejemplo.

El humo se puede encontrar en forma de polvo o solución lista para rociar en las tiendas agrícolas.

Pero puedes hacerlo en casa.

Método 1 : ideal para el control de pulgones, cochinillas y grillos. Los agricultores enseñaron que basta con dejar fumar un poco de cuerda (aproximadamente 200g, en 1 litro de agua), esperar 24 horas y luego, tamizar, diluir con otro litro de agua y rociar esta solución diariamente sobre las plantas y el suelo. .

Método 2  – control de orugas y pulgones

Este método es adecuado para plantas frutales y hortalizas.

Ingredientes:

100 g de humo de cuerda (en trozos)

1 litro de alcohol y

100 g de jabón.

Preparación: mezclar todos los ingredientes y dejar disfrutar durante 2 días.

Aplicación: para pulverizar plantas utilizar 1 taza del producto en 15 litros de agua. 

Semillas de pez assa

Vernonia polyanthes Less, de la familia Asteraceae, más conocida como fish-bake. La semilla de esta planta es un excelente insecticida por su componente, el dilapiol.

Receta:

Por cada 300g de semilla, mezclar en 1 litro de agua y esperar una semana, dejando en lugar cerrado, agitando ligeramente cada dos días.

Luego, rocíe esta solución sobre las plantas y el suelo.

Cenizas con agua

La quema de la madera genera una ceniza con un alto contenido en potasio (K) junto con otros minerales que, además de fertilizantes, sirven como repelente de plagas, como insectos, pulgones y cochinillas.

Cómo hacerlo: utilizar 500g de ceniza por cada 2,5 litros de agua.

Deje reposar la mezcla durante 1 día.

Una vez listo, cuele y rocíe o riegue la planta.

Para colar, use una bolsa de arpillera o un colador.

Ajo y cebolla

Según un inserto elaborado por el Ministerio de Agricultura, disponible en el sitio web del Gobierno Federal, el ajo ( Allium sativum ) y la cebolla ( Allium cepa ) pueden servir como un potente insecticida debido a su composición, que contiene sustancias como el azufre, que se pueden utilizar en el manejo de plagas y enfermedades foliares.

Estas sustancias se pueden extraer en extractos que se preparan fácilmente en casa.

Método 1

Ingredientes:

  • 3 cebollas picadas (350 g);
  • 5 dientes de ajo (20 g);
  • 5 litros de agua;

Método de preparación: preparación del almíbar. Tritura el ajo y la cebolla y agrega en un recipiente lleno de 5 litros de agua, mezcla bien, usa guantes si te vas a mover con las manos.

Luego cuele con un paño limpio y simplemente rocíe sobre las plantas. Debe usarse el mismo día o perderá su efectividad. Si es así, ajuste las medidas y haga porciones más pequeñas.

Método 2 : especial para pulgones, barrenadores, ácaros y conchas

En este método, solo se usa ajo.

Ingredientes:

  • 1 diente de ajo
  • 2 litros de agua

Preparación: triturar los ajos en una batidora junto con el agua.

Rocíe las plantas atacadas.

Método 3: ideal para controlar insectos, barrenadores, ácaros, cochinillas, pulgones, orugas y vacas.

Espere 36 horas para que desaparezca el olor si la solución se aplica a plantas comestibles, antes de consumirlas.

Ingredientes:

  • 1 kg de ajo
  • 5 litros de agua
  • 100 g de jabón neutro
  • 20 cucharadas de café de aceite mineral

Cómo preparar:  triturar finamente los dientes de ajo, dejar reposar 24 horas en 20 cucharadas de aceite mineral en un bol.

En otro bol disuelve 100 gramos de jabón picado en 5 litros de agua, preferiblemente caliente.

Después de disolver el jabón, mezcle la solución de ajo. Cuele la mezcla.

Para aplicar, diluir la mezcla en 20 partes de agua (1 litro de almíbar + 20 de agua) y aplicar.

Aceite de neem (neen)

Según Embrapa, “la planta de nim ( Azadirachta indica Juss.) ha mostrado una marcada actividad insecticida para varias especies de plagas. La mayoría de los resultados sobre el uso de neem para el control de plagas se obtuvieron con productos preparados moliendo o extrayendo aceite de las semillas”.

También de acuerdo con el estudio de Embrapa, la química del neem fue ampliamente estudiada en los años 70 y 80, y la azadiractina es el principal compuesto de esta planta con acción sobre insectos, pero no el único, siendo las semillas y frutos su principal componente fuente principal, además de la corteza y las hojas.

El neem actúa sobre los insectos como repelente y anti- alimento, interfiere con las hormonas reguladoras del crecimiento, la metamorfosis y la reproducción.

El árbol de neem se conoce popularmente como árbol pararrayos. Recomendado para el control de insectos como cochinillas, pulgones y orugas.

Formas de uso:

Polvo de hojas: las hojas de neem se recogen junto con los tallos y se colocan a la sombra para que se sequen.

Después de seco y quebradizo, se separa de los tallos y se utiliza solo las hojas, con la ayuda de un molino o triturador, hasta obtener el polvo que se debe mezclar con agua, a razón de 100g por litro de agua.

Al mezclar el polvo en el agua, revuelva bien para homogeneizar la mezcla y luego déjelo reposar durante 24 horas.

Se recomienda no llenar el recipiente hasta el borde, ya que, con la hidratación, el volumen aumentará y puede desbordar.

Después de este período, cuele el extracto con un paño hasta que se eliminen todos los residuos, o las boquillas de pulverización pueden obstruirse.

El mejor momento para usarlo es al final del día.

Polvo de semillas: puedes  triturar las semillas y mezclar el polvo en agua (100 g cada 1 litro), dejar actuar 24 horas, colar y utilizar.

Aceite de semilla de neem : se utiliza en una dosis de 0,5% (0,5 litros en 100 litros de agua) rociado sobre el follaje y los frutos.

Azufre

El azufre fue uno de los primeros insecticidas utilizados por el hombre para controlar plagas y enfermedades. De baja toxicidad, si se usa con el cuidado adecuado, no presenta riesgos.

Sirve para controlar las más variadas especies de ácaros, plagas, insectos y suele ser selectivo frente a enemigos naturales.

Modo de empleo: utilizar un cuadrado de azufre por cada litro de agua, mezclar bien y pulverizar sobre las plantas.

En este caso, si son plantas comestibles, no serán aptas para el consumo.

Jabón

El jabón en barra tiene un efecto insecticida y, cuando se agrega a otros insecticidas naturales, puede  mejorar sus efectos.

El jabón solo también puede servir como insecticida con efecto sobre pulgones y orugas.

Cómo hacer: use 20 g de jabón en barra por cada 2 litros de agua

Preparación: poner el jabón en agua hirviendo hasta que se disuelva. Espere a que se enfríe y rocíe las plantas infectadas. Esta solución también puede servir como prevención, pero solo debe usarse esporádicamente.

Plantas insecticidas

Hay muchas plantas que sirven como insecticidas naturales que ahuyentan a muchas variedades de insectos.

En el caso de los jardines en el suelo, vale la pena invertir en plantas que atraigan, ya sea para refugio o reproducción, insectos que se alimentan de plagas.

Algunas plantas son conocidas por esta acción repelente de insectos, como el romero, la menta, el tomillo, la salvia y el sésamo.

Para ser utilizado en forma de extracto, los campeones son caléndula y ortiga.

Flores de caléndula

Las flores de caléndula se utilizan para jardines de tierra. Si se plantan principalmente entre verduras, pueden atraer y ahuyentar plagas al mismo tiempo.

Como insecticidas, en forma de extracto, se pueden mezclar con agua, en la proporción de 500g por cada 1 litro de agua. Déjelo reposar durante 76 horas y luego rocíe esta mezcla sobre las plantas.

Ortiga

La ortiga es un potente insecticida contra los pulgones y ayuda a la planta a aumentar la resistencia.

Se debe hacer un extracto con ortiga fresca, para rociar sobre las plantas.

Ingredientes: 

100 g de ortiga fresca

 3 litros de agua.

Preparación: poner la ortiga en el agua durante dos días o dejarla disfrutar durante quince días.

Aplicación: la primera forma de preparación es de aplicación inmediata sobre las plantas atacadas. Para una segunda aplicación, diluya el extracto en una parte de la solución concentrada a 10 partes de agua.

Citronela

El aceite de citronela es un excelente repelente natural. El extracto de hoja también puede servir como insecticida.

Modo de elaboración: macerar 200g de hojas de citronela secas y estriadas en 1L de alcohol al 70% de concentración durante 10 días en un frasco tapado y oscuro.

Cada dos días, revuelva la mezcla.

Luego, pase el líquido por un filtro de papel o un paño limpio y colóquelo en un recipiente hermético.

Pulverizar el extracto sobre las plantas. Se utiliza para combatir pulgones y hongos.

Por Juliane Isler. Artículo en portugués

Acerca del Autor

Juliane Isler

Abogada, especialista en gestión ambiental, derecho laboral, derecho de la mujer y desigualdades de género. Escritor de contenido.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Juliane Isler

Abogada, especialista en gestión ambiental, derecho laboral, derecho de la mujer y desigualdades de...