Tejedoras Mayas proponen ley de propiedad intelectual colectiva

El Movimiento Nacional de Tejedoras Mayas ha presentado al Congreso de Guatemala un proyecto de ley que busca reconocer la propiedad intelectual colectiva de los pueblos indígenas. Las Tejedoras quieren normas que protejan sus creaciones textiles, fruto de su labor y de siglos de filosofía maya. Para eso, proponen ampliar la ley de propiedad intelectual para reconocer la propiedad intelectual colectiva de los pueblos indígenas.

Siete razones para contratar electricidad verde

Cada vez más iniciativas ofrecen a los consumidores la posibilidad de contratar electricidad de origen 100% renovable.
En este artículo, varios clientes sugieren desde su propia experiencia siete razones para darse de baja de las compañías eléctricas convencionales y formar parte de un modelo que propone mucho más que comercializar energía verde.

La huerta de la cuadra

Nació en diciembre de 2014,  y fue  transformadora en el barrio. Su sola presencia produjo cambios, creando y fortaleciendo redes entre los vecinos, los caminantes y amigos. El cantero del limonero dejó de ser un tacho de basura y las plantas que están debajo también están retribuyendo con belleza los cuidados que ahora tienen.

Las casas de tierra: una solución del pasado para el futuro

El proyecto “Tienes tierra, tienes casa” aúna urbanización y naturaleza y lleva un año y medio en marcha. Está dedicado a construir casas de tierra, baratas y ecológicas, y a enseñar a otras personas a fabricarse sus propios hogares, usando básicamente tierra y cal. En la base de la idea: la creencia en que se puede trabajar, construir y vivir de otra manera, en armonía con la naturaleza y en concordancia con las necesidades energéticas y económicas de la sociedad actual.

Utopías, realidades, fidelidad y resiliencia

L’Olivera o cómo aprender a construir un proyecto cooperativo en el mundo rural desde el año 1974. A veces pensamos en L’Olivera como en un autobús. Desde el año 1974 somos un grupo que ensayamos una experiencia cooperativa en el mundo rural, en Vallbona de les Monges, en la Cataluña interior de secano. Lo del autobús es porque somos un grupo de gente diversa, que sube y baja, en movimiento, que intentamos poner en juego nuestras capacidades y discapacidades al servicio de un proyecto común, basado en la elaboración de productos propios como diferentes tipos de vinos y aceites. El nombre de L’Olivera (el olivo) se lo pusimos porque es un árbol de nuestra tierra, de crecimiento lento, que acaba enraizando profundo y puede llegar a ser centenario.