Donde muere la tecnología: basureros globales

Nos encanta la tecnología. Morimos por estar siempre a la última, tanto como nuestra economía pueda permitirse. Disfrutamos sacando despacio ese gadget nuevo de su caja impecable, despegando las láminas de plástico protector con el trato exquisito, reverencial, que guardamos solo para nuestros objetos más preciados. Admiramos su brillo, su tacto, sus curvas, y mostramos nuestro nuevo y reluciente dispositivo a todo aquel que se nos ponga por delante. Con cierta desgana pretendida, con falsa modestia, como si gracias a ese smartphone nuevo fuéramos más guapos, más listos, como si no lleváramos meses ahorrando para comprarlo.

Epidemia mundial de basura electrónica

Los consumidores de EEUU generan un estimado de 3,14 millones de toneladas anuales de residuos electrónicos, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Aproximadamente el 40 por ciento de esta basura va al reciclado, 50.000 camiones al año.