Algas marinas serían una gran fuente de alimentos

La agricultura genera alrededor de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, y la producción de carne roja es especialmente dañina para el medio ambiente y la salud de las personas. Entre las alternativas sugeridas están los insectos, que no solo son nutritivos sino que son mucho más fáciles de criar. Otra opción sostenible: las algas.

“La agricultura proporciona la columna vertebral del actual sistema global de producción de alimentos; sin embargo, su potencial para satisfacer las demandas nutricionales del mundo para 2050 es limitado”, explica Charles H. Greene, científico de la Universidad de Washington. "Las microalgas marinas pueden ayudar a llenar la brecha nutricional proyectada y, al mismo tiempo, mejorar la sostenibilidad ambiental general y la salud de los océanos".

Greene y su colega Celina M. Scott-Buechler de la Universidad de Stanford argumentan en un artículo que invertir en la acuicultura de algas podría ayudar a satisfacer nuestras necesidades nutricionales y al mismo tiempo reducir la huella ecológica de la producción de alimentos.

“Como un gran grupo polifilético con muchas especies no estudiadas, las microalgas ofrecen una fuente potencialmente sustancial, en su mayoría sin explotar, de nutrición de alta calidad”, escriben los científicos. "Con muchas especies que poseen contenidos de proteínas que superan el 40% de su masa seca, las microalgas suelen proporcionar una mejor fuente de proteínas nutricionales y aminoácidos esenciales que las plantas terrestres".

Algas nutritivas

Al igual que los mariscos, las algas proporcionan una gran cantidad de micronutrientes vitales, incluidas vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y varios minerales que pueden ser difíciles de obtener de otras fuentes de alimentos.

“Al igual que la soya, las proteínas en polvo derivadas de microalgas se pueden incorporar a las cadenas de suministro para producir sustitutos de carne y lácteos, así como pastas y productos horneados”, observan Greene y Scott-Buechler.

Es importante destacar que una industria acuícola basada en microalgas marinas no requeriría tierras cultivables ni agua dulce; ni contaminaría las fuentes de agua y los ecosistemas marinos a través de la escorrentía de fertilizantes.

Resistencia al cambio

Es probable que las industrias tradicionales se resistan a tal cambio, advierten los científicos.

“Los vientos en contra financieros que enfrenta una nueva industria acuícola basada en microalgas marinas serán difíciles porque debe desafiar a las industrias establecidas por la participación de mercado antes de que sus tecnologías estén completamente maduras y pueda lograr todos los beneficios de la escala”, argumentan.

“Las inversiones financieras y los incentivos de mercado proporcionados por los gobiernos estatales y federales pueden ayudar a reducir esta prima verde hasta que el campo de juego esté nivelado. El papel futuro de las soluciones basadas en algas para lograr la seguridad alimentaria mundial y la sostenibilidad ambiental dependerá de las acciones que tomen los gobiernos hoy”, sugieren Greene y Scott-Buechler.

Por Sustainability Times. Artículo en inglés