ECO-NOTICIAS Internacionales

La injusticia global de la crisis climática

cambio climático, soberanía alimentaria, crisis global, CO2, emisiones, nutrientes
Compártelo en tus redes

Los países que menos emisiones generan, es decir los menos responsables de la crisis climática, son los que más sufren sus consecuencias.

Según los informes, se ven más afectados en lo que respecta a la inseguridad alimentaria y las deficiencias de nutrientes. Los científicos advierten que se deben tomar acciones de inmediato.

Desde hace años, ambientalistas y científicos vienen advirtiendo que los países más pobres, con una huella de carbono muy baja, son los más afectados por las emisiones de dióxido de carbono de los países desarrollados.

La organización británica de desarrollo Christian Aid pone en evidencia esta brecha a través de un informe:

Huelga de hambre: El Índice de Vulnerabilidad Climática y Alimentaria” dejó en evidencia que los 10 países con mayor inseguridad alimentaria del mundo generan menos de media tonelada de CO2 por persona. Entre todos, generan sólo el 0,08% del total mundial de CO2.


Lo que realmente me sorprendió y conmocionó fue la fuerte correlación negativa entre la pobreza alimentaria y las muy bajas emisiones per cápita”, comentó Katherine Kramer, autora del informe. “Fue mucho más fuerte de lo que esperábamos.

Burundi es el país que se encuentra a la cabeza de la lista. Con sólo 0,027 toneladas tiene las emisiones per cápita más bajas de todos los países. La cifra es tan baja que se suele redondear a cero. En comparación, la media alemana, americana y saudí genera la misma cantidad de CO2 que 359, 583 y 719 burundeses respectivamente.

Como se destaca en el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC)”, una de las principales amenazas para la vida humana como resultado de la crisis climática es la inseguridad alimentaria, especialmente en el sur del mundo, donde la población depende de la agricultura en pequeña escala y es más vulnerable a las sequías, las inundaciones y el clima extremo.

Burundi es un testimonio vivo de la injusticia de la crisis climática“, escribió en el informe Philip Galgallo, Director de Christian Aid para Burundi. “A pesar de no producir casi ninguna emisión de carbono, nos encontramos en la primera línea del cambio climático, sufriendo de temperaturas más altas, cosechas más bajas y lluvias cada vez menos confiables“.

Es una historia similar en el segundo país del mundo con mayor inseguridad alimentaria: la República Democrática del Congo (RDC), que también tiene la segunda huella de carbono más pequeña. Las temperaturas están aumentando rápidamente, lo que implica un mayor riesgo de enfermedades del ganado y de los cultivos, y los patrones de precipitación están cambiando, lo que deja a los agricultores congoleños inseguros sobre cuándo plantar y cuándo cosechar.

Riesgo de deficiencias de nutrientes

Pero el cambio climático no sólo afecta al rendimiento de los cultivos y a la posibilidad de cultivar alimentos. El CO2 también tiene un efecto directo en los nutrientes de los cultivos.

Un estudio reciente en la revista científica Lancet Planetary Health puso a la vista cómo el cambio climático y el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera reducen el contenido de nutrientes de los cultivos de alimentos básicos a nivel mundial, como el arroz, el trigo, el maíz y la soja.



El estudio encontró que en los próximos 30 años la disponibilidad de nutrientes críticos para la salud humana, incluyendo hierro, proteína y zinc, podría reducirse significativamente si continuamos con nuestra tasa actual de emisiones.

Se producirá una reducción de entre 14 y 20 por ciento en la disponibilidad mundial de hierro, zinc y proteínas en nuestra dieta“, dijo el autor del estudio Seth Myers.

Y las implicaciones de esta reducción son muy significativas.

La deficiencia de hierro y zinc hoy en día ya causa la pérdida de alrededor de 60 millones de años de vida al año, por lo que ya son la causa de una gran carga mundial de enfermedades“, dijo Myers a DW. “Como resultado del aumento de los niveles de CO2, cientos de millones de personas caerán en riesgos de muerte por deficiencias de zinc y proteínas y cerca de mil millones de personas que ya tienen esas deficiencias las exacerbarían“.

Estas deficiencias aumentan la mortalidad infantil debido a enfermedades como el paludismo, la neumonía y la diarrea.

Crisis moral

cambio climático, soberanía alimentaria, crisis global, CO2, emisiones, nutrientes

Las personas más afectadas estarán en el sur del mundo, dice Myers, porque quienes corren mayor riesgo de sufrir estas deficiencias nutricionales son las que tienen las dietas menos diversas y consumen menos alimentos de origen animal, como la carne, la leche, los huevos, el queso y el yogur”.

Y eso es un poco irónico, porque son las personas menos responsables de emitir el dióxido de carbono que hace que sus alimentos sean menos nutritivos“, agregó Myers.

Lo describe como una emergencia de salud pública y una crisis moral.

No hay excusa para no actuar con la máxima urgencia cuando son nuestras emisiones del mundo rico las que ponen en peligro a las personas más pobres del planeta“.

Responsabilidad de actuar

Kramer dice que hay una serie de medidas que el mundo desarrollado necesita tomar para abordar la inseguridad alimentaria y ayudar a abordar el cambio climático.

Lo primero y más importante es reducir sus propias emisiones drástica y rápidamente“, dijo. “Podemos retirarnos a nuestras casas, con nuestros ventiladores y aire acondicionado. Tenemos acceso a suministros de agua para ayudarnos a refrescarnos. No nos ha golpeado de la misma manera todavía, pero ya está golpeando al mundo en desarrollo“.

Myers está de acuerdo. “Tenemos que dejar de quemar combustibles fósiles, tenemos que hacer la transición a energías renovables y alejarnos de las emisiones de dióxido de carbono tan rápido como sea posible y tenemos que sentir esa urgencia moral detrás de esa transición“, dijo.

Otro paso importante es conceder apoyo a los países en desarrollo. Kramer dice que esto puede ser financiero o en forma de acceso a la tecnología y la educación, particularmente cuando se trata de sistemas de alerta temprana que permiten a los países ver cuándo se avecina un desastre para que puedan prepararse para él.

Otro paso es ayudar a los países en desarrollo a mejorar su resiliencia y productividad.

A través del Acuerdo de París sobre el Clima, casi todos los países desarrollados del mundo ya se han comprometido a proporcionar recursos para ayudar a los países en desarrollo a combatir los efectos de la crisis climática, pero no existen sanciones para aquellos que no cumplan sus promesas.

Es por eso que Kramer cree que la gente necesita presionar a sus gobiernos para que cumplan con sus promesas.

Si no limpiamos nuestras emisiones y resolvemos la crisis climática como una comunidad global, entonces esos impactos climáticos van a empeorar cada vez más, y millones de vidas están en juego“.

Ecoportal.net

Fuente

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico