Drones que lanzan pesticidas en comunidades rurales, envenenan a residentes y dañan cultivos

Drones lanzan pesticidas y causan intoxicados, cosechas destruidas y animales muertos: habitantes de comunidades del área rural de Pernambuco denuncian que esas fueron las consecuencias de la fumigaciones áreas en zonas de pastoreo de la empresa Agropecuária Mata Sul. 

Es la segunda vez que la fumigación aérea de pesticidas habría llegado a comunidades rurales de Jaqueira, municipio a unos 150 kilómetros de Recife. 

La región vive un conflicto por la tierra entre las comunidades rurales y Mata Sul desde 2018, incluidos informes de amenazas de muerte e intento de asesinato. 

Según vecinos, a principios de septiembre de este año, los drones que rociaban pesticidas en el potrero vecino también habrían sobrevolado y rociado pesticidas en sitios y fuentes de agua. 

Los residentes reportan dolor de cabeza, náuseas e irritación de la piel, síntomas comunes de intoxicación aguda por pesticidas. Dicen que las fumigaciones también afectaron los cultivos y el ganado de los pobladores, que son la principal fuente de ingresos de las comunidades.

Estaba limpiando la tierra para sembrar vegetales. El dron pasó arrojando veneno sobre el sitio. Pasó por encima de la fuente de agua. [El veneno] cayó sobre mí. Se mojó los hombros. Cuando llegué a casa, ya me sentía mal: con dolor de cabeza, debilidad en el cuerpo. Fui al hospital al día siguiente y me puse el goteo. Sentí náuseas, falta de apetito y un dolor de cabeza muy fuerte”, describió Manoel*, uno de los agricultores afectados por las fumigaciones con pesticida.

El sitio donde trabajaba Manoel está en una zona de tierras bajas, rodeada de pastizales. Hay pequeñas plantaciones de plátano, tomate, calabaza, pepino, cilantro y cebollín y una fuente de agua que abastece a las comunidades de la región. Asegura que los cultivos se han visto afectados por los drones que lanzan pesticidas y se teme que la fuente de agua se haya contaminado.

Los vecinos afectados de tres comunidades presentaron denuncias policiales ante la policía civil local y una representación del Ministerio Público de Pernambuco denunciando los síntomas presentados tras la aplicación de pesticidas y los daños causados ​​a cultivos y ganado.

Contactada por el informe, la Policía Civil de Pernambuco afirmó que la Comisaría de Jaqueira está investigando el caso y que “se están tomando todas las medidas necesarias para esclarecer el hecho”.

Contactado por el informe, el Ministerio Público no respondió hasta la publicación del artículo.

Cuestionada sobre las medidas que tomó para proteger a las comunidades y cultivos aledaños y las sustancias utilizadas, Mata Sul afirmó que “Teniendo en cuenta que hay una investigación policial en curso sobre este caso, la empresa, para no interferir en las investigaciones, no puede responder preguntas sobre el tema. y que “siempre actuó en estricta legalidad y siguiendo todas las determinaciones respecto a la aplicación de cualquier insumo, no habiendo causado daño alguno ni al medio ambiente ni a los animales ni al ser humano”.   

En total, la fumigación con pesticidas afectó a tres comunidades rurales, según los habitantes: Barro Branco, Engenho Fervedouro y Várzea Velha. Los tres tienen su historia ligada a los ingenios y plantaciones de caña de azúcar. Están dentro de los terrenos de una antigua fábrica, Frei Caneca, que cerró sus puertas a principios de la década de 2000. Sus habitantes trabajaban allí o son descendientes de ex trabajadores. Con el cierre, la mayoría pasó a trabajar en la agricultura familiar, cultivando pequeños cultivos y criando animales.

Según los entrevistados, los conflictos por la propiedad de los terrenos de la planta comenzaron en 2013 y se intensificaron a partir de 2018 ( Negocio Inmobiliario) para la crianza de ganado. 

Drones que lanzan pesticidas, afectan plátanos

Luciano, de 45 años, ha vivido toda su vida en una de las comunidades afectadas. Le dijo al informe que el dron voló en círculos varias veces sobre su plantación de banano. En una de esas vueltas, el líquido rociado cayó sobre él, quien se encontraba trabajando en su plantación de yuca. En los días siguientes tuvo irritación en la piel. 

También dijo que perdió plantas de yuca, ñame, naranja y plátano y que sus ovejas se enfermaron después de la fumigación. Las medicinas para el tratamiento de las ovejas cuestan más de doscientos reales.

Traté de replantar los árboles de yuca, pero ya no es posible. Ahora sólo el próximo año, cuando llueva. ¿Y el dinero para empezar todo de nuevo?"

André, de 32 años y nacido en una de las comunidades afectadas, dijo que dos cerdos y una oveja murieron a los pocos días de que el dron sobrevolara y arrojara pesticidas en su finca, al lado del potrero. Estimó su pérdida financiera en R$ 1.300. Además, los familiares que viven en el sitio tenían náuseas y dolores de cabeza.

Los residentes filmaron la fumigación con drones en otro sitio. 

El dron pasó varias veces sobre la plantación de banano. Con tres días ya estaba todo volado, muriendo. La renta que tenía era la finca y se acabó”, dijo Mateus, habitante de una de las comunidades afectadas desde hace 35 años.

Incluso en sitios vecinos sobre los que no pasaron los drones, hay informes de resultados de fumigación. Según los vecinos, el viento desvió el líquido rociado de su objetivo y lo llevó a las zonas aledañas. Este fenómeno se conoce como deriva y puede llegar a los hogares, fuentes de agua, ganado y cultivos. Así lo relata Fábio, que vive en una de las comunidades desde hace más de 30 años. Dice que el dron llegó a unos 15 metros de su plantación de banano, junto al potrero y el más afectado por las fumigaciones de plaguicidas. Sus árboles de naranja, cacao y acerola también se vieron afectados.

El informe visitó su sitio unas tres semanas después de la fumigación y observó que los troncos y las hojas de los bananos estaban secos. Bastaba con arrancar las hojas con las manos para derribar todo el plátano. Según los agricultores entrevistados, fue la fumigación con pesticidas lo que dejó así a los bananeros.

Fátima, residente en la región desde hace más de 30 años, también sintió y temió los efectos de la deriva. Vive en una casa con vista al potrero, separada únicamente por un camino de terracería. Según ella, cuando vio volar el dron y sintió el “olor triste, que parece apoderarse de nuestros cuerpos”, le pidió a su nieto de cuatro años que se refugiara detrás de la casa. Ella recordó cuando ella y su nieto sufrieron náuseas y dolor de cabeza después de que un helicóptero voló sobre el pasto vecino rociando pesticidas cerca de su casa hace dos años.

drones, pesticidas, plaguicidas, intoxicaciones, comunidades, plátanos, campesinos
(Crédito: Publicidad Comunidades Fervedouro y Barro Branco)

Fumigación con drones ilegal

La fumigación con drones de sitios vecinos, ganado y fuentes de agua es ilegal. Una ordenanza del Ministerio de Agricultura, publicada en septiembre de 2021, prohíbe la fumigación aérea de plaguicidas a menos de 20 metros de pueblos, ciudades, pueblos, colonias, viviendas aisladas, grupos de animales y fuentes de agua para abastecer a la población. 

Sin embargo, como sugiere el caso de Jaqueira, incluso si se respeta la distancia mínima de 20 metros, aún existen riesgos para la salud y el medio ambiente. Especialistas en pesticidas creen que la distancia establecida no es suficiente. 

Esa distancia de 20 metros es insuficiente. La fumigación de plaguicidas, principalmente desde aeronaves, debe seguir unas pautas para que la deriva técnica sea la menor posible. Sin embargo, muchas de las condiciones necesarias para garantizar una mayor precisión no se pueden controlar, como la humedad del aire, la temperatura ambiente, la dirección del viento", explicó Karen Friedrich, servidora pública de Fiocruz y Unirio e integrante del Grupo de Trabajo de Salud y Medio Ambiente del Colectivo Brasileño. Asociación de Salud. 

Hemos visto, especialmente en la última década, un alto número de casos de intoxicación, incluidos niños, debido a la fumigación de pesticidas. Mientras otros países avanzan en medidas más restrictivas, en Brasil las reglas se relajan para permitir el uso de cada vez más venenos”. 

Además, no hay suficientes estudios sobre la seguridad de este nuevo método de aplicación y la supervisión es inadecuada. 

No es un caso aislado

Como recordó Fátima, esta no es la primera vez que las comunidades se ven afectadas por la fumigación con pesticidas en terrenos arrendados por Mata Sul. 

En abril de 2020, un helicóptero roció pesticidas en el potrero de Mata Sul y muy cerca de las casas y plantaciones de los pobladores. Según denuncias de los pobladores ante la policía civil y el Ministerio Público de Pernambuco, la fumigación con pesticidas provocó daños en las plantaciones y al menos 13 pobladores, incluidos niños, presentaron síntomas típicos de intoxicación, como molestias respiratorias, dolores de cabeza, irritación en las piel y ojos. 

El informe obtuvo videos grabados por los residentes que muestran un helicóptero fumigando en un área cercana a las casas y plantaciones de la comunidad.

(Crédito: Publicidad Comunidades Fervedouro y Barro Branco)

En cuanto a la fumigación con helicóptero, Mata Sul afirmó que “fue solo una prueba con agua”, “realizada lanzando chorros de agua sobre césped sembrado con papel hidrosensible, con el objetivo de verificar la eficacia y el rango de aplicación, así como la cantidad de gotas lanzadas”, añadiendo que “ni siquiera hubo aplicación de ningún producto químico por parte del helicóptero”. Mata Sul también afirmó que “no hubo evidencia de daños causados”.

En uno de los juicios que discute la propiedad del terreno de la planta, la justicia determinó que la empresa se abstenga "de utilizar aeronaves para esparcir herbicidas en áreas cercanas a cultivos". 

En mayo de 2020, la 31ª Fiscalía de Defensa de la Ciudadanía del Ministerio Público de Pernambuco, conocida como Fiscalía Agraria, emitió una recomendación para que Mata Sul adopte las medidas preventivas necesarias establecidas en la legislación para evitar daños a los seres humanos y la sanidad animal y el medio ambiente.

Siguiendo la recomendación de la Fiscalía Agraria, el Ministerio Público de Maraial, encargado de investigar la denuncia, decidió archivarla alegando que había “una investigación de otro órgano ministerial”. 

Asociaciones comunitarias apelaron la decisión de archivo, afirmando que corresponde al Ministerio Público de Maraial investigar la conducta denunciada y que la actuación del Ministerio Público Agrario “no reemplaza ni contradice la atribución del Ministerio Público de Maraial”. enfocándose en la “prevención de desarrollos más graves de conflictos agrarios y apoyar a los demás Ministerios Públicos”. 

El Ministerio Público de Pernambuco no devolvió contacto para el informe hasta la publicación del artículo. 

Para los residentes, ambos casos son episodios del conflicto por la tierra que se intensificó con la llegada de Mata Sul. Además de las tres comunidades afectadas por la fumigación con drones, otras comunidades también se encuentran dentro de los terrenos de la planta. Según la Comisión Pastoral de la Tierra, que hace el seguimiento de las comunidades, en los terrenos de la antigua planta viven unas 1.200 familias. Están buscando el reconocimiento de su derecho a permanecer en la tierra donde han vivido y trabajado durante décadas. 

Además de fumigar con pesticidas, los vecinos ya denunciaron tentativas de asesinato, amenazas de muerte y destrucción de plantaciones, entre otros actos de violencia e intimidación atribuidos a Mata Sul. 

La empresa y sus empleados también denuncian actos de violencia por parte de los vecinos de la comunidad. El informe obtuvo copias de más de 40 informes policiales registrados por residentes de la comunidad, representantes de la empresa y empleados entre 2018 y 2022.  

Mata Sul dijo que respeta “a quienes están debidamente legitimados para estar allí y que tienen el título adecuado para ese fin. Sin embargo, sólo busca su derecho a través de la justicia, la cual otorgó varias medidas a su favor para reintegrarla en posesión de las áreas arrendadas por ella”. También afirmó que "desconoce tales ataques, incluida su veracidad, siendo la propia empresa y sus empleados víctimas de la agresión".

En este escenario, los vecinos viven entre la tensión del presente y las incertidumbres del futuro. 

Si perdemos nuestras plantaciones y nuestro hogar, ¿adónde iremos?”, pregunta André. 

* El informe cambió los nombres de los entrevistados a nombres ficticios.

Este informe es parte del proyecto Por Trás do Alimento, una asociación entre Agência Pública y Repórter Brasil para investigar el uso de pesticidas. 

Ecoportal.net

Fuente