Internacionales

Vuelta al campo

Desde hace unos años, la migración invertida de la ciudad al campo está en continuo crecimiento. Aunque el éxodo hacia las ciudades todavía es constante, la salida de personas de las áreas urbanas a las rurales es cada vez más frecuente.

Por Sara Mosleh Moreno

La crisis económica, querer vivir en contacto con la naturaleza o distintos motivos políticos como el anticapitalismo o el ecologismo, son solo algunos de las motivos que hacen que, cada año, familias enteras cambien su vida en las grandes urbes por un terreno de tierra en el que vivir y cultivar sus propios alimentos.

No es sorprendente este nuevo fenómeno si se tiene en cuenta que hasta hace menos de  dos siglos la mayoría de las personas vivían conectadas a la naturaleza. Fue con la Revolución Industrial cuando se produjo el éxodo masivo de campesinos a las ciudades, y con ello, el desarraigo de millones de personas que abandonaron un entorno natural por ciudades contaminadas y abarrotadas, donde las jornadas laborales podían superar las 14 horas diarias.

Mientras que antes vivir en el campo significaba estar aislado, ahora, gracias a la revolución de las comunicaciones, la vida en estas áreas rurales es igual o incluso más rica que en las ciudades. Las desventajas que podía tener vivir fuera de las ciudades, han acabado con la llegada de Internet y la descentralización muchas actividades del sector servicios, que ahora se pueden realizar desde la pantalla de un ordenador.

Por eso, ahora muchas personas deciden volver a sus raíces, al medio rural, donde pueden llevar una vida libre del estrés, del ritmo de vida salvaje o de las agresiones ambientales que imponen las megaurbes. Así, personas de todo el mundo se han unido y han creado las llamadas comunidades intencionales, grupos de personas donde el trabajo en equipo y la cohesión social adquieren gran importancia. Una de estas nuevas formas de vida son las eco aldeas, comunidades sostenibles comprometidas a vivir de una manera ecológica, económica, cultural y espiritualmente sana.

La alimentación ecológica, el contacto con la naturaleza o la interacción con los vecinos han hecho de este tipo de comunidades florezcan y se conviertan en lugares donde el bienestar y la felicidad están presentes todos los días.

Ecoportal.net

CCS

http://ccs.org.es/

Estos artículos también podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Busca en EcoPortal

Te invito

TU APOYO ES IMPORTANTE!!!

Posts más compartidos