Medio ambiente contaminación
Imagen de Free-Photos en Pixabay
ECO-NOTICIAS Internacionales

Vivir en un medio ambiente saludable es un ‘Derecho Humano’

Vivir en un ambiente saludable no es un privilegio; es un derecho humano. Esto significa que todos en la Tierra tienen derecho a vivir una vida sana en un medio ambiente limpio y sostenible.

Esto es de acuerdo con el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, cuyos miembros han votado abrumadoramente a favor de una resolución de que tener un medio ambiente limpio, saludable y sostenible es un derecho humano.

La decisión de reconocer como un derecho humano tener acceso a un medio ambiente limpio, saludable y sostenible se trata de “proteger a las personas y al planeta: el aire que respiramos, el agua que bebemos, los alimentos que comemos. También se trata de proteger los sistemas naturales, que son condiciones previas básicas para la vida y el sustento de todas las personas, dondequiera que vivan”, dijo Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Lamentablemente, sin embargo, miles de millones de personas en todo el mundo, especialmente las que viven en ciudades repletas de países en desarrollo, viven en entornos que están lejos de ser limpios y saludables. 

La contaminación del aire por sí sola mata a aproximadamente 7 millones de personas en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud.

“Al casi toda la población mundial (99%) respira aire que excede los límites de las pautas de la OMS que contienen altos niveles de contaminantes, y los países de ingresos bajos y medianos sufren las exposiciones más altas”, explica la OMS.

Medio ambiente saludable, un derecho humano

Garantizar que el recién declarado derecho de las personas a un medio ambiente saludable no quede solo en palabras en el papel, requerirá una acción concertada. Debemos dejar de contaminar el medio ambiente y limpiar la contaminación lo mejor que podamos.

“Ahora se requieren acciones audaces para garantizar que esta resolución sobre el derecho a un medio ambiente saludable sirva como trampolín para impulsar políticas económicas, sociales y ambientales transformadoras que protejan a las personas y la naturaleza”, dijo Bachelet.

Sin embargo, a menudo las causas ambientales pasan a un segundo plano frente a las consideraciones económicas. Peor aún: los activistas ambientales que destacan los delitos contra el medio ambiente son cada vez más los que reciben represalias.

Según los informes, el año pasado 227 activistas ambientales fueron asesinados en todo el mundo, según Global Witness, un grupo de derechos. 

Casi un tercio de los asesinatos estuvieron relacionados con la explotación de recursos como la tala, la minería, la agroindustria a gran escala, las represas hidroeléctricas y otros proyectos de infraestructura.

“Esta [cifra impactante] es otro recordatorio de que luchar contra la crisis climática conlleva una carga insoportablemente pesada para algunos, que arriesgan sus vidas para salvar los bosques, ríos y biosferas que son esenciales para contrarrestar el calentamiento global insostenible. Esto debe terminar”, dijo Chris Madden, activista de Global Witness.

Por Daniel T. Cross. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Daniel T Cross

Daniel T Cross, es un escritor y editor experimentado que ha trabajado para varios periódicos y revistas prominentes en todo el mundo, incluidos The Christian Science Monitor, The Washington Post, The National Post, The Guardian, The Jerusalem Report, The South China Morning Post, The Bangkok Post y The Sydney Morning Herald. Como periodista, ha cubierto numerosos temas ambientales en profundidad.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Daniel T Cross

Daniel T Cross, es un escritor y editor experimentado que ha trabajado para varios periódicos y...