Agricultura, campos
imagen: Pixabay
ECO-NOTICIAS Inglaterra

Subsidios agrícolas alejan al Reino Unido del cero neto

El sindicato agrícola NFU quiere un retraso de dos años, pero Green Alliance dice que la medida mantendría las emisiones altas, retrazando el cero neto más allá de 2035

Habrá una “brecha sustancial” en los esfuerzos de la agricultura del Reino Unido para alcanzar el cero neto si los subsidios favorables al medio ambiente posteriores al Brexit se retrasan otros dos años, según un nuevo análisis.

La Unión Nacional de Agricultores (NFU) está instando al gobierno a retrasar los esquemas de Gestión Ambiental de Tierras (Elms) hasta 2025 y mantener el Esquema de Pago Básico (BPS) de la UE en el período intermedio, que paga a los agricultores por la cantidad de tierra que poseen, independientemente de su impacto en el medio ambiente.

Los representantes dicen que esto es para proporcionar cierta estabilidad durante un momento tumultuoso para los agricultores del Reino Unido, con el precio de los fertilizantes disparado debido a la guerra de Ucrania, la escasez de personal relacionada con Covid, la partida de trabajadores temporales de la UE y otros problemas relacionados con Brexit. El secretario de Defra en la sombra del Partido Laborista, Jim McMahon, ha respaldado la postura de la NFU .

Sin embargo, el análisis realizado por el grupo de expertos Green Alliance muestra que retrasar Elms, el principal medio para ayudar a los agricultores a descarbonizarse, generaría ahorros de emisiones agrícolas en 2035 a la mitad de lo que podría haber sido si el programa Elms se hubiera entregado a tiempo. 

Debido a que los ahorros de emisiones son acumulativos, esto ejercería más presión sobre otras áreas para descarbonizarse aún más rápido para compensar esta pérdida, dejando una “brecha sustancial en los planes de cero emisiones netas del Reino Unido”, según el informe .

La ruta hacia el cero neto en peligro

La agricultura, la silvicultura y otros usos de la tierra deben reducir las emisiones en una cuarta parte para 2030 y en un tercio para 2035, de acuerdo con la ruta cero neta propuesta por el gobierno . 

“El programa insignia Elms es responsable de un tercio de los recortes de emisiones agrícolas”, dijo Dustin Benton, director de políticas de Green Alliance y autor del informe. “En lugar de apoyar a los principales agricultores del Reino Unido para que hagan que sus granjas sean más sostenibles, como prometió el gobierno durante el proceso del Brexit, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) se está quedando atrás seis años después del referéndum.

“Retrasar las reformas de los pagos agrícolas por otros dos años pondría en riesgo los objetivos climáticos del Reino Unido y socavaría una transición en la que los mejores agricultores del Reino Unido ya han invertido. sistema por delante de la competencia.”

El informe de Green Alliance argumenta que para las granjas pequeñas y menos rentables, el rápido aumento del precio del diesel y los fertilizantes aumenta el caso para un cambio rápido de BPS. 

“La reducción de insumos como fertilizantes aumentó las ganancias [para estas granjas] incluso antes del reciente aumento de precios”, dice el informe. “Muchas de estas granjas están bien dotadas de capital natural, pero no están bien dotadas de tierras de alto rendimiento para la producción de alimentos. 

Si a estas pequeñas fincas se les pagara por los bienes públicos [en forma de naturaleza] que pueden mejorar en sus fincas, probablemente aumentaría la rentabilidad de sus fincas en comparación con BPS”.

La fecha de inicio original de Elms era 2020, y el comité de cuentas públicas ya criticó los retrasos. En febrero, la líder de la NFU, Minette Batters, criticó al gobierno por “enfrentarse repetidamente a crisis” debido a la falta de planificación posterior al Brexit para la industria, diciendo que mostraba una “falta total de comprensión de cómo funciona la producción de alimentos”.

¿Cuestión de confianza?

Se informa que muchos agricultores tienen poca confianza en el gobierno para gestionar la transición.

La asesora principal de campo de NFU, Claire Robinson, dijo: “Los agricultores británicos están comprometidos a hacer su contribución para enfrentar la crisis climática, con la ambición de alcanzar el cero neto para 2040.

Sin embargo, el conflicto en Ucrania ha disparado los costos de producción de alimentos en todo el mundo, y necesitamos dar a las empresas la confianza para seguir produciendo nuestros alimentos.

“Continuar con las reducciones de BPS planeadas originalmente eliminaría lo que para muchos agricultores es su único sustento, y cuando el reemplazo aún no está listo. 

Un breve retraso en las reducciones de BPS les dará a los agricultores y al gobierno más tiempo para trabajar juntos para ofrecer esquemas y políticas duraderos que coincidan con nuestra ambición de convertirnos en un líder mundial en alimentos y agricultura amigables con el clima”.

La ministra de Agricultura, Victoria Prentis, dijo a The Guardian que Defra no retrasará la implementación de Elms “El subsidio basado en el área le dio la mitad del presupuesto agrícola al 10% de los propietarios. BPS no apoyó la producción de alimentos y no hizo nada para detener el declive de la naturaleza. 

Debemos aprovechar la oportunidad para establecer un sistema diferente de recompensas e incentivos en la agricultura, y me complace que estemos apoyando a los agricultores con las decisiones que toman para sus propias explotaciones”.

Por Phoebe Weston. Artículo en inglés

Acerca del Autor

Phoebe Weston

Es escritora de biodiversidad para The Guardian

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario