Terapia psicodélica
SALUD

Depresión: Terapia psicodélica y democratización de la experiencia psicoactiva

La psiquiatría convencional cambió; donde alguna vez negó la eficacia de la terapia psicodélica (durante décadas), hoy la acepta como una herramienta de tratamiento eficaz.

Un día tuve un momento de claridad que pareció alargarse en el tiempo y me brindó una mirada más profunda a un problema de salud mental en Occidente: la psiquiatría convencional no tiene una solución para la depresión severa. Ni la farmacología, que es buena para suprimir los síntomas, mientras enmascaran las causas fundamentales, brindan un alivio duradero y muy necesario para millones de personas que sufren.

La psiquiatría convencional cambió; donde alguna vez negó la eficacia de la terapia psicodélica (durante décadas), hoy la acepta como una herramienta de tratamiento eficaz. Esto tiene sus raíces en diferentes razones, una es un deseo sincero de mejorar las técnicas psicoterapéuticas y otra la comprensión de que para mantenerse viables, los psiquiatras deben ampliar su caja de herramientas. En cualquier caso, el cultivo de la terapia con psicodélicos es un buen desarrollo cultural y uno que necesita una guía adecuada para evitar efectos secundarios indeseables en el futuro.

Una integración de los psicodélicos en la psiquiatría convencional podría ayudar a muchas personas a lidiar con la depresión, la ansiedad, el trastorno de estrés postraumático, la adicción y los comportamientos autodestructivos. Esto puede conducir a una mejora de la sociedad, ya que menos personas sufren y luchan con los efectos secundarios de la farmacología convencional. La abrumadora cantidad de datos recopilados a partir de estos éxitos con psicodélicos muestra una mejora significativa en la salud mental y esto se puede utilizar en un tribunal de justicia para superar la legislación injusta que impide su uso en el tratamiento.

La única entidad que sufrirá pérdidas por un cambio social tan positivo es Big Pharma, el Goliat de hoy en día.

Considere otro factor que contribuye a la enfermedad social: ¿Cuántos miles de millones de dólares más necesitan las personas para ser felices? ¿Es ético enriquecerse con el sufrimiento de los demás? Si seguimos el dinero, aquí es donde nos lleva. Lanzar contra la naturaleza se traduce positivamente en su balance. La psiquiatría ha sido muy influenciada por las grandes farmacéuticas y en su mayoría solo sigue el guión. Solo una gran cantidad de evidencia a favor de las cualidades terapéuticas de los psicodélicos obligará a los psiquiatras a admitir su valor terapéutico y les ayudará a mantenerse relevantes. Permanecer completamente cegado simplemente desacreditará a todo el campo. A largo plazo, se perderá más que la comisión que los médicos reciben de las compañías farmacéuticas por dispensar sus recetas.

Un problema que puede surgir de la integración de la terapia psicodélica en la corriente principal es una síntesis de la naturaleza. Las grandes farmacéuticas son codiciosas pero no estúpidas. Las empresas entienden el principio político de que para controlar una oposición hay que liderar la oposición. Esto se traduce en liderar la investigación sobre psicodélicos y así controlar el resultado. La naturaleza no se puede patentar legalmente, pero sintetizar la naturaleza nos permite superar este obstáculo. Realizando ligeros cambios moleculares, las empresas pueden patentar sustancias y así mantener el control sobre el campo médico. Podrían ir tan lejos como permitir cambios en la legislación que brinden a los pacientes mentales la opción de usar psicodélicos para el tratamiento, pero solo aquellos patentados, aprobados y administrados por los acreditados psiquiatras en el campo. 

Los psicodélicos naturales seguirían siendo ilegales. La competencia debe mantenerse a raya, por así decirlo. Por lo tanto, se puede ofrecer un medicamento sintético como alternativa a un medicamento “tradicional”, que podría no proporcionar el efecto deseado. Un Frankenstein psicodélico se puede presentar como una falsa esperanza y luego se podría usar para desacreditar la investigación sobre psicodélicos. Hablando personalmente, soy escéptico de tales “avances” en la ciencia y prefiero consultar a la naturaleza en su forma original.

El monopolio y la corrupción política son el problema, no las plantas. Las plantas psicoactivas son la solución a muchos problemas personales y (en consecuencia) sociales y es precisamente por eso que se consideran ilegales. Las personas en el poder no buscan soluciones a menos que la solución aumente su poder y, a veces, el saldo de sus cuentas bancarias. Esto es solo una realidad, esté o no dispuesto a aceptarlo como tal.

¿Te imaginas una sesión de Ayahuasca en el consultorio de un terapeuta? ¡Un mal viaje está garantizado! En el mejor de los casos, un terapeuta bueno, de mente abierta, con experiencia chamánica basada en plantas, podría brindar apoyo después del evento, pero ciertamente no debería administrar el medicamento. Este es el trabajo de un curanderoo chamán conectado con el espíritu de la planta, algo negado por la psiquiatría convencional. Para ellos, hablar con una planta se interpreta como esquizofrenia. 

El problema de la medicina occidental es que su enfoque reduccionista solo puede detectar sustancias químicas y pasa por alto el trasfondo cultural y espiritual. Los psiquiatras están tratando de asumir el papel de chamán en la sociedad occidental administrando medicamentos. Lo hacen bien en algunos aspectos, pero cuando se trata de psicodélicos, la psiquiatría está en su infancia en comparación con miles de años de tradición chamánica. Un chamán es el psiquiatra natural de la gente, alguien que sabe escuchar las plantas. A menos que todo el paradigma occidental cambie, la terapia psicodélica no alcanzará su máximo potencial.

Puede surgir una pregunta lógica: ¿Qué se puede hacer? ¿Qué podemos hacer, como ciudadanos, para cambiar ciertas cosas en nuestra sociedad? La única respuesta es no tener miedo de decir lo que piensa y seguir compartiendo historias de curación personales: esto se suma a la creciente evidencia de que la terapia psicodélica es beneficiosa, especialmente cuando los compuestos naturales son administrados por personas con entrenamiento chamánico sobre las plantas sagradas.

En conclusión, las plantas psicoactivas deben permitirse para el consumo humano para cumplir su propósito y ayudarnos a curarnos a nosotros y a nuestro mundo. Un psicólogo o psiquiatra de mente abierta que ha abrazado la experiencia chamánica puede servir a las comunidades modernas implementando elementos de las culturas nativas y luego brindando terapia de calidad a los pacientes. Pero las suposiciones falsas sobre la superioridad de las prácticas médicas occidentales deben terminar. La arrogancia científica y académica se derrumba bajo el peso de una experiencia espiritual. Al estar despojado de construcciones mentales y conceptos sobre la realidad, uno tiene la oportunidad de percibirse a sí mismo y al mundo que lo rodea con mayor claridad.

Puedes ver el nuevo documental Huachuma: The Earthly Key to Heaven

Esta claridad puede conducir a una profunda curación.

Por Sergey Baranov. Artículo en inglés.

Acerca del Autor

Gaia Vercelli

Estudiante de economía, involucrada en proyectos de sostenibilidad en el área de la moda, participó en voluntariados sociales y ambientales.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Gaia Vercelli

Estudiante de economía, involucrada en proyectos de sostenibilidad en el área de la moda, participó...