Economía
Imagen de Gino Crescoli en Pixabay
Economía Neoliberalismo TEMAS

Al finalizar la pandemia, se decidirá el futuro de la humanidad

Uno de los expertos en energía más importantes del mundo advirtió que el mundo tiene solo seis meses para cambiar el curso de la crisis climática y evitar un repunte posterior a la pandemia de COVID-19 en las emisiones de gases de efecto invernadero que abrumaría los esfuerzos para evitar una catástrofe climática.

“Este año será la última vez que tenemos la chance, si no vamos a ver una recuperación de carbono”, dijo el Dr. Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

The Guardian informó que los gobiernos planean gastar US $ 9 billones a nivel mundial en los próximos meses para rescatar a sus economías de la crisis del coronavirus, según lo calculado por la AIE.

Los paquetes de estímulo creados este año determinarán la forma de la economía global para los próximos tres años, según el Dr. Birol, y dentro de ese tiempo las emisiones deben comenzar a caer brusca y permanentemente, o los objetivos climáticos estarán fuera del alcance.

“Los próximos tres años determinarán el curso de los próximos 30 años y más”, dijo el Dr. Birol y agregó: “Si no tomamos medidas, seguramente veremos un repunte en las emisiones. Si las emisiones se recuperan, es muy difícil ver cómo se reducirán en el futuro.

“Es por eso que estamos instando a los gobiernos a tener paquetes de recuperación sostenibles”, sostuvo.

Las emisiones de dióxido de carbono se desplomaron en un promedio mundial del 17 por ciento en abril, en comparación con el año pasado, pero desde entonces han vuelto a subir a alrededor del cinco por ciento de los niveles del año pasado.

En un informe, la AIE, la agencia líder mundial en análisis de energía, estableció el primer plan global para una recuperación verde, enfocándose en reformas a la generación y consumo de energía.

La energía eólica y solar debería ser un foco principal, según el informe, junto con las mejoras de eficiencia energética en edificios e industrias, y la modernización de las redes eléctricas.


La creación de empleos debe ser la prioridad para los países donde millones de personas se han visto obligadas a quedar desempleadas por los efectos de la pandemia de COVID-19 y los consiguientes bloqueos.

El análisis de la AIE muestra que enfocarse en los empleos verdes, como la modernización de los edificios para hacerlos más eficientes energéticamente, la instalación de paneles solares y la construcción de parques eólicos, fue más efectivo que invertir dinero en la economía de alto carbono.

Sam Fankhauser, director ejecutivo del Instituto de Investigación Grantham sobre el cambio climático en la London School of Economics, que no participó en el informe, dijo: “La eficiencia de la construcción cumple todos los requisitos, listo para la pala, intensivo en empleo, un alto multiplicador económico, y es absolutamente clave para cero carbono, ya que es un sector difícil de tratar y tiene grandes beneficios sociales, en forma de facturas de combustible más bajas”.

Advirtió que los gobiernos no deben tratar de “preservar los empleos existentes en formaldehído” a través de esquemas de licencia y otros esfuerzos para mantener a las personas en el empleo, sino proporcionar capacitación y otras oportunidades para que las personas “pasen a los trabajos del futuro”.

Los llamados para una recuperación verde a nivel mundial ahora han venido de expertos, economistas, profesionales de la salud, educadores, activistas climáticos y políticos.

Si bien algunos gobiernos están listos para tomar medidas, por ejemplo, la UE se ha comprometido a hacer de su Acuerdo Verde Europeo la pieza central de su recuperación, el dinero gastado hasta ahora ha tendido a apuntalar la economía alta en carbono.

Según la empresa analista Bloomberg New Energy Finance , más de medio billón de dólares en todo el mundo, se destinarán a las industrias de alto carbono, sin condiciones para garantizar que reduzcan su producción de carbono.

En los primeros tramos de gasto, los gobiernos “tenían una excusa” para no canalizar dinero a las industrias de reducción de carbono, dijo el Dr. Birol, porque estaban reaccionando a una crisis repentina e inesperada.

“Los primeros planes de recuperación estaban más dirigidos a crear firewalls en la economía”, explicó el titular de AIE

Sin embargo, los gobiernos todavía estaban apuntando a una inversión alta en carbono, advirtió el Dr. Birol quien señaló que la investigación de la AIE que muestra que a fines de mayo la cantidad invertida en centrales eléctricas de carbón en Asia se había acelerado en comparación con el año pasado. “Ya hay signos de un repunte en las emisiones”, cerró.

Por David Twomey. Artículo en inglés

Compártelo en tus redes

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario