perro estres
Imagen de Tomasz Brzozowski en Pixabay
Animales TEMAS

Estrés en animales: cómo identificarlo y tratarlo

Los perros y los gatos no pueden decirte lo que están sintiendo, pero puedes saberlo observando su comportamiento. ¿Ha notado un cambio de comportamiento en su perro o gato? ¿Parece molesto, más irritado de lo habitual? Al igual que los humanos, los animales también pueden sufrir estrés.

Antes de ser un problema, el estrés es una reacción corporal necesaria, tanto en las personas como en los animales. En un momento de riesgo, es la liberación de hormonas que generan estrés lo que hace que el cuerpo reaccione involuntariamente para salvarse, ya sea huyendo o atacando.

Sin embargo, cuando los perros y gatos son domésticos, difícilmente se enfrentan a situaciones de alto riesgo y necesidad de supervivencia. Entonces, si todavía tienen síntomas de estrés todo el tiempo, es posible que estén sufriendo de estrés crónico.

¿Qué causa el estrés en los animales?

Entre las principales razones del estrés crónico en los animales se encuentran:

  • Dificultad para adaptarse después de mudarse de casa;
  • Llegada de otro animal a la familia;
  • Enfermedad con síntomas incómodos y constantes;
  • Exceso de parásitos (pulgas y garrapatas) o gusanos;
  • Falta de paseos, distracciones y ejercicios físicos y mentales;
  • Vivir en un entorno muy pequeño, inadecuado para el tamaño del animal;
  • Falta de rutina;
  • Cambios en el medio ambiente utilizado por el animal (principalmente gatos);
  • Vivir en un lugar con ruido excesivo o olores fuertes;
  • Soledad.

Síntomas de estrés en perros y gatos

Los síntomas de estrés en perros y gatos son similares a los síntomas en humanos. Pero la diferencia es que los animales no encuentran soluciones por sí solos para aliviar estos síntomas y el estrés en sí. Entonces, para que lo ayudes, primero necesitas saber identificar que no se encuentra bien, a través de los siguientes síntomas:

  • comportamiento destructivo
  • Debilitamiento del sistema inmunológico, generando infecciones recurrentes.
  • Falta de apetito
  • hiperventilación
  • lamer la pata
  • ladridos excesivos
  • perdida de cabello
  • estrés en gatos
  • Agresividad
  • Apatía
  • picazón intensa
  • estreñimiento o diarrea
  • Diarrea
  • Debilitamiento del sistema inmunológico, generando infecciones recurrentes.
  • Defectos y desprendimiento
  • Lamido excesivo, provocando lesiones cutáneas.
  • marca territorial
  • Maullidos fuertes y prolongados
  • orinar fuera de la bandeja del inodoro
  • vomitando

¿Cómo tratar y prevenir el estrés en los animales?

Algunos de los síntomas enumerados anteriormente también pueden identificar otros problemas de salud. Por tanto, lo primero que debes hacer es llevar a tu mascota al veterinario para una evaluación profesional. De esa manera, estarás seguro de si está realmente estresado o si se trata de otro problema.

Además, nadie mejor que el veterinario para prescribir el tratamiento más adecuado, según las necesidades de cada animal en particular.

En general, las opciones para tratar el estrés en los animales son precisamente las causas enumeradas anteriormente, a saber:

Dificultad para adaptarse después de mudarse de casa

Ayuda a tu mascota a adaptarse al nuevo entorno cuando te mudes. Préstale atención y no tardes en organizar su rinconcito en su nuevo hogar, como el espacio para comer, descansar y el baño.

Llegada de otro animal a la familia

Al igual que cuando un bebé llega a casa y el hermano mayor necesita entender que no es un rival, los perros y gatos necesitan seguir recibiendo cariño y atención con la llegada de una nueva mascota. Anímelos a interactuar y a prestar la misma atención a todos.

Enfermedad con síntomas incómodos y constantes.

Las enfermedades, incluso en tratamiento, generan estrés porque el cuerpo está desequilibrado. Si tu mascota tiene síntomas de algún problema de salud, llévalo al veterinario para que no sufra los síntomas. Además del estrés que le generan los síntomas, sufre aún más por no poder pedir ayuda.

Exceso de parásitos (pulgas y garrapatas) o gusanos.

Si alguna vez ha tenido ataques alérgicos o piojos, sabe lo estresante que es rascarse todo el tiempo y no poder estar en paz. La verminosis no pica, pero causa dolor, hinchazón y problemas intestinales que también generan mucho estrés.

Falta de paseos, distracciones y ejercicios físicos y mentales.

Los animales aburridos se estresan mucho. Incluso los tranquilos necesitan gastar energía, explorar diferentes entornos, ejercitar su cuerpo y mente. Los perros necesitan caminar todos los días. Los perros y gatos necesitan juegos y juegos mentales para evitar el estrés.

Vivir en un entorno muy pequeño, inadecuado para el tamaño del animal.

Este es principalmente para perros. A menudo, no existe la opción de mudarse a un lugar más grande. Pero en este caso, es aún más importante salir a pasear con el perro todos los días. Si estás pensando en adoptar un perro, pero vives en un lugar muy pequeño, evita elegir un animal mediano o grande, ya que el riesgo de que se estrese es mayor.

Falta de rutina

A los perros y gatos les gusta tener una rutina, al igual que a muchos humanos. Es más fácil para el animal vivir en paz cuando ya sabe lo que va a pasar cada día. Por supuesto, no es posible predecir todos los eventos, pero es posible tener un tiempo para comer, caminar, jugar, dormir, de todos modos. Esto ayuda mucho a tratar y evitar el estrés en los animales.

Cambios en el medio ambiente utilizado por el animal (principalmente gatos)

Para ti, puede que no sea nada. Pero, para su gato, es impactante cuando su pequeño inodoro, comedero o cama cambia de lugar en la casa. Evite hacer estos cambios innecesariamente y, si necesita cambiar, ayude a su mascota a adaptarse: hable con él sobre el cambio, cambie una cosa a la vez y enséñele cuándo está ocurriendo el cambio de lugar.

Vivir en un lugar con ruido excesivo o olores fuertes.

Los animales tienen un oído y un olfato más refinados. Entonces, si puedes controlar esto, evita los ruidos fuertes y constantes y evita usar productos de limpieza de olor fuerte o llenar la casa de perfume. Para ti el olor es débil y bueno, pero para tu mascota puede resultar bastante estresante. De hecho, tenga especial cuidado con los olores fuertes en los lugares donde come y descansa.

Soledad

Los gatos parecen hacerlo mejor que los perros cuando están solos. Pero de ninguna manera deben quedarse solos en casa la mayor parte del día, todos los días. En el caso de los perros, la soledad genera estrés que se manifiesta en ladridos excesivos, destrucción del medio ambiente y apatía. Piensa en tu rutina antes de adoptar un animal, ya que necesitará mucha atención y compañía.

Por Priscillia Riscarolli. Artículo en portugués

Acerca del Autor

Priscilla Riscarolli

Graduada en Comunicación Social, decidió cambiar las campañas publicitarias por la producción de contenido para inspirar a las personas a enriquecer sus vidas con más información, bienestar y creatividad.

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

About Author

Priscilla Riscarolli

Graduada en Comunicación Social, decidió cambiar las campañas publicitarias por la producción de...