Criptomonedas ecológicas marcan un nuevo rumbo para el mercado digital

Las tecnologías que sustentan todo el cripto mercado lo hacen con el almacenamiento y procesamiento de energía y datos, la nube, las redes sociales y la inteligencia artificial.

Crecimiento económico con criptomonedas verdes

Las industrias de la economía global están comenzando a incluir la descarburación en sus agendas para promover el crecimiento económico. Desafortunadamente, la industria de la criptografía definitivamente no se ha quedado atrás. Una plataforma que ha ganado popularidad para el comercio de criptomonedas es BitSoft360.

El mercado financiero digital está en constante cambio, esto es lo que de una forma u otra lo hace más actualizado y atractivo, puesto que es una propuesta que pretende revolucionar la economía tradicional.

Ante estas constantes innovaciones surge una nueva propuesta criptográfica en pro de los usuarios y su entorno y es conocida como GBMcoin.

Este tipo propuestas surgen ante las críticas constantes que tiene el proceso de minería sobre el medio ambiente, es por ello que la constante innovación en este nuevo entorno financiero atrae a muchas personas.

Monedas verdes una solución y sostenibilidad ambiental

El consumo eléctrico que se genera a través de la minería es sumamente elevado, es por ello que muchas instituciones a nivel mundial, están enfocados en resaltar este aspecto, donde incluso se ha llegado a comparar con el consumo energético global de países como Chile e incluso Finlandia.

La sostenibilidad ambiental es uno de los aspectos más criticados en cuanto a las criptomonedas, es por ello que surgen nuevas monedas digitales en compensación de los efectos causados por la minería, logrando posicionar en todos los niveles estas monedas virtuales.

Una de las monedas digitales que más auge ha adquirido es Cardano, al punto que muchos expertos consideran que podría llegar a competir por el segundo lugar con Ethereum.

Actualmente Cardano ha logrado posicionarse en la mente y la disposición de inversión de muchos usuarios, al punto que su capitalización de mercado esta alrededor de los 13.000 millones de dólares, posicionándose en el séptimo lugar del ranking de criptomonedas, nada mal para ser una criptomoneda con propiedades ambientales.

El uso de esta nueva criptomoneda GMBcoin la contribución con el medio ambiente es elevada, logrando preservar miles de hectáreas a nivel mundial.

Cabe señalar que la Agencia Negociadora de Productos Bancarios prevé un auge de las hipotecas verdes este año, obligadas a premiar la eficiencia energética de una vivienda o a inspirar la mejora de aquellas que, por su antigüedad, tienen calificaciones energéticas menos favorables.

Por otro lado, informan que las hipotecas verdes crecerán a un ritmo de dos dígitos en 2022-2023, impulsadas por los fondos europeos para mejorar la eficiencia energética.

El verde no los hace menos volátiles

Debe recordarse y, sobre todo, informarse que todas las criptomonedas, incluidos los miembros más ecológicos de la clase de activos, son activos altamente volátiles.

Todo esto tiene como objetivo contribuir a la preservación del medio ambiente y, a su vez, la generación de estrategias financieras que permitan el crecimiento económico de sus usuarios.

El caso es que si se siguen generando criptomonedas donde el compromiso con el medio ambiente es menor que el impacto que produce la minería tradicional de Bitcoin, entonces pasarán a un nivel de posicionamiento superior, provocando rentabilidad por donde se mire.

La tremenda preocupación actual por el cambio climático impacta no solo a una parte de la tierra. Aun así, nos afecta a todos a nivel mundial, por lo que la creación de criptomonedas verdes se está volviendo cada vez más atractiva.

Seguramente atraerá a muchos inversores que basan sus operaciones en pro del medio ambiente.

El objetivo es lograr la sostenibilidad en el mundo de las criptomonedas a mediados de 2025, promoviendo que este tipo de activos digitales sean 100% verdes para esta fecha.

Conclusión

Cualquier inversión debe involucrar solo el capital que el inversionista está dispuesto a perder. Sin embargo, el cambio hacia la protección del medio ambiente favorece las criptomonedas verdes a medida que avanzamos hacia 2025.

Sin duda, las criptomonedas cada día ocupan más espacios para posicionarse y ser utilizadas por el mayor número de personas y entidades posibles.

Al principio, su valor puede ser bajo e incluso considerado ridículo, pero con el paso del tiempo y el ímpetu por la protección del medio ambiente, su valor se disparará a valores inimaginables.