El hormigón sostenible puede ayudar a reducir las huellas ambientales de la industria de la construcción

El hormigón ha sido apodado el "material más destructivo de la tierra" y por una buena razón.

Para cuando esté escrita a la mitad de este artículo, el volumen de hormigón producido llenará el Albert Hall y se derramará en Hyde Park. En un día sería casi del tamaño de la Presa de las Tres Gargantas de China. En un solo año, habrá suficiente para llenar cada colina, valle, rincón y grieta en Inglaterra”, explica el periódico The Guardian .

Después del agua, el concreto es la sustancia más utilizada en la Tierra. Si la industria del cemento fuera un país, sería el tercer mayor emisor de dióxido de carbono del mundo con hasta 2.800 millones de toneladas, solo superado por China y Estados Unidos”, prosigue el diario.

Entonces, no sorprende que haya comenzado la carrera por alternativas sostenibles al hormigón. Un equipo de investigadores internacionales, dirigido por científicos de la Universidad de Flinders en Australia, ideó una solución novedosa al reemplazar los materiales de refuerzo sintéticos con fibras naturales y materiales de flujos de desechos.

Su técnica, informan, ha producido “geopolímeros reforzados con fibras naturales renovables y fabricados con subproductos industriales y arenas a base de desechos de la fundición de plomo o la fabricación de vidrio que pueden igualar la resistencia, la durabilidad y las cualidades de contracción por secado de los que contienen la arena natural, lo que a su vez consume más materias primas y genera emisiones adicionales en su procesamiento”.

Nueva alternativa al hormigón convencional

La nueva alternativa al concreto convencional muestra una gran promesa con el uso de fibras naturales en materiales de construcción de grado estructural. Los resultados de las pruebas muestran que los geopolímeros fabricados con arena de vidrio residual tienen una resistencia superior y una menor absorción de agua que los geopolímeros elaborados con arena de río natural.

Al mismo tiempo, los geopolímeros a base de escoria de fundición de plomo tienen una menor contracción por secado en comparación con los geopolímeros preparados con arena de río natural. También se probaron en experimentos fibras naturales como ramio, sisal, cáñamo, fibra de coco, yute y bambú.

Los geopolímeros que contienen un 1 % de ramio, cáñamo y fibra de bambú, y un 2 % de fibra de ramio, muestran una mayor resistencia a la compresión y a la tracción y una menor contracción por secado que los geopolímeros no reforzados, mientras que los que contienen un 1 % de fibra de ramio tienen la mayor resistencia y la menor contracción por secado” informan los investigadores.

Cada año se utilizan alrededor de 25 mil millones de toneladas de hormigón en todo el mundo, y su fabricación consume alrededor del 30 % de los recursos naturales no renovables y emite alrededor del 8 % de los gases de efecto invernadero. Sin embargo, el nuevo sustituto del hormigón, si se amplía lo suficiente, podría hacer que la industria sea mucho más sostenible, dicen los científicos.

Se suman fibras naturales y ecológicas

No solo podemos reciclar grandes volúmenes de subproductos industriales y materiales de desecho, incluidos los agregados de concreto, para mejorar las propiedades mecánicas y de durabilidad del concreto, sino también utilizar fibras naturales ecológicas alternativas que, de otro modo, no se utilizarían constructivamente”, dice Aliakbar Gholampour, investigador en ingeniería estructural que fue autor de un estudio sobre los hallazgos.

[Nosotros] también buscaremos diseñar mezclas de agregados gruesos reciclados y otros tipos de fibras celulósicas, incluido el papel de agua, para diferentes aplicaciones de construcción y edificación. También planeamos investigar su aplicación en la impresión 3D para la construcción en el futuro”.

Ecoportal.net

Fuente