Cambio Climático Capitalismo Pueblos originarios TEMAS

Ecología contra Capitalismo, en busca de una relación renovada con la naturaleza

Compártelo en tus redes

“Si bien, por un lado, los individuos deben asumir su responsabilidad, es evidente que no basta con criticar los estilos de vida individuales sin cuestionar las condiciones estructurales, políticas y económicas más amplias. Analizar el cambio climático como independiente del capitalismo significa despolitizar el tema”.

Actualmente, en todo el mundo, miles de personas, especialmente jóvenes, protestan y exigen que se tomen medidas contra el cambio climático. Bajo el lema “Viernes por el futuro”, se convocaron huelgas globales y manifestaciones masivas el pasado 15 de marzo. A la luz de las estadísticas y los pronósticos sobre las causas y los efectos del cambio climático en los últimos años, la cuestión del clima se ha convertido en una de las cuestiones más urgentes de nuestro tiempo. Si bien, por un lado, los individuos deben asumir su responsabilidad, es evidente que no basta con criticar los estilos de vida individuales sin cuestionar las condiciones estructurales, políticas y económicas más amplias. Analizar el cambio climático como independiente del capitalismo significa despolitizar el tema. De hecho, casi todas las condiciones que han contribuido al cambio climático se remontan al sistema capitalista-consumista. En este sentido, la ecología tendrá que ir más allá de la simple “protección del medio ambiente”. En cambio, un enfoque ecológico significativo puede conducir a un profundo cambio social, político y económico y ayudarnos a desarrollar relaciones renovadas entre los seres humanos y la naturaleza y los seres humanos y la sociedad.

¿Qué es el cambio climático y cuáles son sus efectos?

En resumen, el cambio climático es un aumento de la temperatura media en la tierra como resultado de una mayor emisión de los llamados gases de efecto invernadero (por ejemplo, dióxido de carbono o metano) a la atmósfera terrestre. Si bien estos gases forman parte naturalmente de la atmósfera terrestre, a través de su mayor presencia la atmósfera se convierte en un “techo” que preserva el calor del sol, un proceso que se conoce como efecto invernadero. Al igual que en un invernadero, el calor se absorbe en la tierra a través del aumento de la presencia de gases de efecto invernadero. Estos gases se liberan debido al uso de combustibles fósiles, que actualmente son la fuente de energía más utilizada en el mundo. Cocinar, calentar, cargar el teléfono, ducharse con agua caliente, conducir un coche, estas cosas requieren en su mayoría de fuentes fósiles como el petróleo o el carbón. Especialmente el sistema capitalista y consumista necesita energía fósil para persistir. La producción de casi todos los productos industriales depende de los combustibles fósiles.

El aumento de la temperatura media en la tierra como resultado de estos procesos no significa que de repente se caliente en todas partes. Los efectos del cambio climático son mucho más complejos y varían de una región a otra. Algunas regiones se ven cada vez más afectadas por las olas de calor, otras por la humedad, otras por el aumento de las precipitaciones y otras por la sequía. En general, ocurren más desastres naturales, por ejemplo, como resultado del aumento del nivel del mar, que afecta principalmente a la población de las zonas costeras. Además, muchas especies animales y vegetales y sus hábitats están en peligro. Muchos animales son o no capaces de adaptarse al cambio climático. En resumen, el sistema capitalista sigue explotando la naturaleza a pesar de todas las señales y pronósticos y destruyendo el sustento no sólo de los seres humanos sino de toda la flora y fauna. Particularmente notable, y de hecho escandaloso, es el hecho de que los efectos del cambio climático afecten especialmente a las regiones que menos han contribuido al cambio climático y que tienen menos medios para adaptarse a sus efectos. Mientras tanto, los Estados capitalistas industrializados que son considerados como los “más preparados para el cambio climático” poseen los medios financieros para protegerse, mientras que no hacen nada significativo para detener el cambio climático.

El sistema económico capitalista se basa en la explotación ilimitada de la tierra y sus seres para la producción de productos cada vez más absurdos e innecesarios para el mercado. Este excedente no está destinado a cubrir las necesidades básicas de la sociedad ni a mejorar la calidad de vida de las personas. Por el contrario, este sistema sólo puede sobrevivir a costa de los trabajadores y las mujeres explotados y sobre la base de una injusticia extrema hacia las personas de los llamados países “subdesarrollados”, cuyos recursos ya han sido saqueados y explotados desde el siglo XV por los europeos. El capitalismo se desarrolló sustancialmente a costa de las colonias, los trabajadores, las mujeres y la naturaleza.


Cuando miramos hacia atrás en la historia descubrimos que prevalecían las llamadas visiones holísticas del mundo, en las que la naturaleza era considerada viva y animada y en las que la tierra en su conjunto era vista como un organismo vivo y contiguo. Por otro lado, las ideologías capitalistas han contribuido fuertemente a una relación opresiva entre los seres humanos y la naturaleza y gradualmente la han declarado muerta e inferior. Ya en el siglo XVI, los científicos comenzaron a considerar la subyugación de la naturaleza como la misión de la ciencia moderna. La naturaleza, antes vista como un todo que incluía también a los seres humanos, ahora era declarada como “la otra”; una naturaleza fragmentada, muerta e irracional que debía ser controlada. Podemos decir que la imprudencia actual hacia la naturaleza, especialmente en los países industrializados, también tiene sus raíces en esta presunción. Existe una falacia generalizada de que los seres humanos podrían, e incluso deberían, explotar ilimitadamente la naturaleza y ponerla al servicio de los seres humanos. El sistema económico actual se basa en esta idea.

Cuando nos organizamos hoy para proteger nuestros hábitats y nuestro futuro, debemos en primer lugar abandonar este enfoque que ve a la naturaleza como el otro muerto, irrazonable, subyugado y explotable. En última instancia, esto debe significar una ruptura con el capitalismo. Digo en última instancia, porque está claro que en este momento el capitalismo nos rodea en todas partes y todo el tiempo, ya sea que nos beneficiemos de él o que estemos siendo explotados por él. Por esta razón, una genuina lucha organizada contra el cambio climático debe hacerse realidad de manera gradual, una alternativa aquí y ahora para poder seguir siendo independiente. De lo contrario, sin romper con el capitalismo, seremos constantemente llevados a sus trampas.

¿Cómo es concretamente una trampa del capitalismo?

Aquí hay un ejemplo: La creciente conciencia ambiental en la sociedad produce presión, tanto en la política como en la economía. Muchas empresas se adaptan a esta nueva situación y ponen en el mercado nuevos productos, que se supone que son más ecológicos y que tienen como objetivo facilitar la conciencia de los consumidores. Los paquetes están provistos de marcas como veganas o producidas orgánicamente y comunican una supuesta conciencia ambiental al productor. Asimismo, los consumidores se sienten “seguros” cuando ponen kiwis orgánicos, yogur de soja y calabacines veganos en sus bolsas de tela. Sin duda, los estilos de vida veganos y vegetarianos son bienvenidos, especialmente considerando la realidad de la agricultura industrial, que es una tortura para los animales y además causa más de una sexta parte de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, incluso un estilo de vida vegano no es revolucionario o libre de crueldad cuando la relación subyacente hacia la naturaleza y sus recursos sigue siendo la misma. En los últimos años, ser vegano se ha convertido en una nueva tendencia explosiva y se han desarrollado nuevos mercados a su alrededor. Sin embargo, la mayoría de estas compañías veganas no se preocupan por la ecología, sino que nos llevan a la mentira del consumo ético y ecológico. Hay varios temas aquí: Ni la explotación de los trabajadores ni la explotación de la naturaleza se ven amenazadas cuando se alienta a las personas a participar en el llamado consumo ético. Además, la mayoría de las veces el comportamiento consumista y codicioso, otro aspecto crucial, no está siendo particularmente cuestionado. De hecho, muchas personas se unen a las culturas principales de esta manera, en constante búsqueda de nuevas experiencias de sabor y recetas “exóticas” sin respetar los recursos de la naturaleza.

Esto nos devuelve a la suposición de que la naturaleza está fragmentada y sin vida. Mientras nos propongamos movernos sólo dentro de las condiciones existentes, nuestra resistencia también permanecerá fragmentada. Por ejemplo, adoptando un estilo de vida vegano, uno puede escoger una “pieza”, un aspecto de la lucha, al tiempo que ignora las otras partes.

Por esta razón, una lucha integral basada en una relación renovada con la tierra podría ser mucho más sostenible y significativa. Debemos desarrollar una conciencia en la que los seres humanos sean parte de la naturaleza y no los “gobernantes racionales” sobre la naturaleza. Especialmente en las grandes ciudades, la realidad es que la naturaleza es vista como algo externo que debe ser buscado activamente para ser experimentado. Tenemos que “encontrar” primero un trozo de naturaleza para poder sentir su presencia. Buscamos un parque, un bosque, un río, el mar; deliberadamente y para muchas personas, esto se siente como un encuentro artificial y forzado que les recuerda el hecho de que esta naturaleza está normalmente ausente en sus vidas cotidianas. A menudo les recuerda su propia alienación. Por ejemplo, visitamos los bosques y nos damos cuenta de que no tenemos ni idea de qué setas y plantas son comestibles. No sabemos si los árboles se comunican bajo tierra, usando sus raíces. No sabemos qué insectos, aves y mamíferos tienen aquí su hábitat, cómo se relacionan entre sí y cómo debemos comportarnos si nos encontramos con ellos. Aprender sobre estas cosas se ha convertido en un privilegio científico, que la mayoría de las veces se utiliza en detrimento de la naturaleza. Generalmente, hay una falta de conocimiento básico sobre los procesos y organismos de la tierra.

Las mujeres, por ejemplo, han perdido gradualmente su conocimiento de su propio cuerpo y sexualidad en los últimos siglos, no sólo como resultado del patriarcado, sino también como resultado de una autoalienación general en la sociedad. Hoy en día, muchos adultos saben muy poco sobre sus propios cuerpos, sus genitales o los procesos naturales que intervienen en la reproducción humana. El conocimiento básico sobre nosotros mismos y sobre la naturaleza siempre debe ser investigado activamente, ya que no existe una estructura social para compartir este conocimiento entre la comunidad. Mientras nos falte este conocimiento, nos ponemos en un estado permanente de dependencia. En este sentido, podemos decir que las sociedades autónomas y autosuficientes son siempre sociedades donde el conocimiento que necesitamos para nuestras vidas es colectivo. Una sociedad que posee los medios prácticos y las experiencias necesarias es capaz de mantenerse y proveer para sí misma. Una sociedad basada en la autosuficiencia y la democracia radical construye el marco de una vida en la que la naturaleza no se explota y se deja en manos de los ricos y los gobernantes, sino que se valora y se respeta.

En la raíz del activismo ecológico se encuentra una relación renovada con la tierra, sus seres, su agua, su aire; una relación que trata a toda la naturaleza con respeto. En la práctica, esto significa combatir el capitalismo, que siempre ha estado basado en la destrucción y la explotación, y crear una alternativa que allane el camino de la sociedad hacia una vida autosuficiente y autodeterminada.



Komun Academy – Autora: Hêlîn Asî – 15 de marzo de 2019 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Ecoportal.net

Fuente: Mapuexpress

Compártelo en tus redes
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo