Animales Temas-Especiales

El extraño mundo donde amamos a los animales pero los comemos

¿Por qué amamos tanto a los animales domésticos, como perros, gatos, ovejas, gallinas, vacas, pero “elegimos” algunos para ser comidos?

La psicóloga Melanie Joy, experta en comportamiento humano, viene tratando de explicar por qué. Desde el punto de vista psicológico, ¿cómo las personas pueden comer ciertos animales ignorando la crueldad con que son muertos.

La psicóloga, que hoy es vegetariana, usó en su tesis de doctorado el concepto de “carnismo” para describir “la ideología que hace que todos los días nos comportamos de una manera que es totalmente contraria a lo que nos gustaría, y ni siquiera, “percibimos que tenemos opciones, participando en el sufrimiento de animales”, dijo en una entrevista con la BBC News Brasil.

Como se sabe, es vegetariano el que no come carne animal y es vegano aquel que no come ni la carne, ni otros productos de origen animal. Esto incluye huevos, miel, productos lácteos y, también, abstenerse de usar productos como ropa y cosméticos, de origen animal

Las principales razones para el aumento tanto del vegetarianismo y del veganismo en todo el mundo son la crueldad por la que pasan los animales para convertirse en comida y el impacto de la ganadería para el medio ambiente, además de cuestiones saludables.

Pero no todo son flores, o mejor, plantas en esa discusión. Hay controversias sobre la validez de estas razones, como la proteína animal es necesaria para ciertas funcionalidades orgánicas, ya que su sustitución adecuada no siempre es fácil de seguir a raya.

Además, se dice que las plantas también sienten dolor:

Aunque hay mucha polémica sobre el veganismo, Joy defiende que las personas deben ser lo más veganas que consigan ser, lo que significa consumir lo máximo que puedan de alimentos de origen vegetal.

Aunque en ciertos lugares del mundo dejar de comer carne tiene implicaciones económicas y geográficas (además de las culturales, claro), en varios otros es hasta más fácil ser vegano.

VEGANISMO ES RELIGIÓN? EL QUE PUEDE CAMBIAR SI LA JUSTICIA ENTIENDE QUE SI

“En los Estados Unidos y en Berlín, por ejemplo, es muy fácil comer comida vegana. Sugiero que las personas sean lo más veganas que puedan. No quiere decir comer lechuga para siempre “, dice ella.

“En los Estados Unidos y en Berlín, por ejemplo, es muy fácil comer comida vegana. Sugiero que las personas sean lo más veganas que puedan. No quiere decir comer lechuga para siempre “, dice ella.

Sobre el impacto ambiental de la producción de carne, otros alimentos también han desequilibrado el medio ambiente, como la quinoa, cuya producción ha aumentado tanto en los Andes que ha llevado en los últimos años a los agricultores a plantar y replantar sin respetar el período de descanso del suelo. Algo que viene sucediendo, también, en la Amazonia con el plantío de la soja, oriundo de la deforestación.

Desde el punto de vista de la contribución individual al medio ambiente, un estudio reciente de la Universidad de Oxford (Inglaterra) afirma que la disminución del consumo de carne y productos lácteos ayuda bastante. Según la encuesta, carne y productos lácteos representan el 18% de las calorías que consumimos y el 37% de la proteína, pero usan el 83% de la tierra orientada a la agricultura y producen el 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Cómo funciona psicológicamente el “carnismo”?

Para Joy, el carnismo actúa en nuestra mente distorsionando nuestra percepción y nuestros sentimientos, como un mecanismo de defensa que nos desconecta de la empatía con los bichos. Esto hace que vayamos contra nuestros propios valores morales.

Uno de esos mecanismos de defensa psicológica es el distanciamiento:

“No sentimos el asco, la tristeza que sentiríamos si viéramos al animal ser asesinado. Un ejemplo de ese mecanismo es la desindividualización: vemos bichos creados para ser comidos como si fueran todos iguales y no tuvieran ninguna individualidad o personalidad.” Un cerdo es un cerdo y los cerdos son todos iguales “, pensamos, eso no es verdad, es tan ridículo como decir que los perros son todos iguales, pero si no reconocemos que tienen preferencias, objetivándolos, viéndolos como cosas, todo lo hace más fácil nos alejamos del sufrimiento de ellos, es una ideología invisible, usted ve el mundo por esa lente.

Otro peligro del carnismo es hacer pasar como no natural el modo de vida vegano a través de los estereotipos creados por los medios, por las leyes, por la nutrición.

¿Que hacer?

Estudie, lea, evalúe y siga su intuición y su deseo. Conéctate con tus valores para pensar si la alimentación vegetariana o vegana puede ser adoptada en tu vida abruptamente, o si prefieres hacer sustituciones conscientes a tu ritmo.

Sin querer forzar la barra, para “salvar el planeta”, usted puede tratar de ser menos consumista, dejar de comprar al máximo posible productos envasados en plástico y cosas de plástico en general, reducir el consumo de agua, desperdiciar cero alimento, usar menos coche, etc. Ahora, si vamos a hablar en paradojas, queda la pregunta, ¿por qué perro, gato, caballo o conejo son más queridos y menos apetitosos que vaca, cerdo o jabalí? En Italia se come caballo, en la India la vaca es un animal sagrado, en China se come de todo … Piense en eso 🙂

Por Gisella Meneguelli

Artículo original (en portugués)

Estos artículos también podrían interesarte

Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

  • Notas como ésta, son el resultado de entrevistar a personas que no respetan al resto de animales.
    Preguntarle a alguien que no les respeta, porque no se les respeta siendo que ni ella misma hizo los cambios necesarios para dejar de perjudicarles.