Vida sostenible en una isla comprada por sus habitantes

La isla Eigg, en Escocia fue comprada por sus residentes y es un ejemplo de vida sostenible. Allí no se tolera el desperdicio y la sostenibilidad es imprescindible.

Esta isla es parte de las Hébridas Interiores de Escocia, conocidas como las Islas Menores. Está a 22 kilómetros del continente y hay ferrys varias veces a la semana para entregar suministros y transporte, dependiendo de las condiciones climáticas. Eigg mide ocho por cinco kilómetros.

Aunque es la segunda isla más grande, es, con diferencia, la más poblada con alrededor de 110 residentes, lo que le ha ayudado a crear una comunidad que asume la responsabilidad colectiva del futuro de la isla.

Nora Barnes, guardabosques de Eigg en Wildlife Trust Scotland, explica: “La sostenibilidad siempre ha sido parte de la vida isleña y de las granjas locales. Eres un poco más consciente de lo que llevas puesto. No puedes simplemente ir a una tienda de la calle y comprar algo. Literalmente todo lo que queremos y necesitamos tenemos que trasladarlo en barco“.

Una isla única

Lo que hace que la isla sea única es que es propiedad de sus vecinos, explica Maggie Fyffe, secretaria de la isla de Eigg y una de las involucradas en el proceso de venta.

Vivió allí durante 43 años y explica cómo se produjo el cambio de propietario: “La isla era propiedad de un misterioso artista alemán que solo la visitó cuatro días en dos años, así que pensamos que podríamos hacer del lugar algo mejor. Solicitamos financiación y un donante misterioso aportó un millón de euros y pudimos recaudar la cantidad de 1.750.000”.
Finalmente la compraron en 1997.

Maggie Fyffe explica las iniciativas que se han puesto en marcha en la isla, como “que todos los residentes firmen un acuerdo o creen un sistema que combine tres fuentes de energía: eólica, hídrica y solar”. Cada casa tiene 5 kW, la empresa tiene 10 kW, la luz verde o roja indica que hay suficiente energía o que la batería se está cargando, por lo que los vecinos deben estar atentos al consumo. Lo maravilloso es que lo hacen.

Juan Carlos destacó la importancia de que las comunidades puedan generar su propia electricidad, lo que, según dijo, es “una señal de la próxima lucha de España contra la liberalización del mercado“. También está en marcha un proyecto para ampliar el sistema eléctrico a hogares y empresas en la isla de Eigg, pero aún no ha finalizado. El tema energético es clave para una vida sostenible.

Pionera en energía y vida sostenible

En 2008, Eigg se convirtió en la primera comunidad fuera de línea del mundo; la energía proviene del viento, el agua y del sol. Estos tres sistemas se complementan entre sí, por lo que casi todas las condiciones climáticas contribuyen a la producción de electricidad.

Todavía existen generadores de respaldo para asegurar el suministro, pero la mayoría proviene de fuentes renovables.
La cantidad de energía renovable que utilizamos varía según el clima, pero llegamos al 90%“, explica Fyffe.

Los beneficios de los nuevos sistemas de energía renovable son muchos. Anteriormente, la isla utilizaba generadores diésel, lo que causaba problemas logísticos, advirtió Barnes. “Tuvimos que transportar el diésel, ponerlo en tanques, llevarlo a casa y reponer el generador. Era un trabajo enorme“.

El uso de energías renovables ha mejorado significativamente la vida sostenible y cotidiana de las personas y el medio ambiente. También es un paso hacia la autosuficiencia y la vida sostenible. Dado que la crisis energética mundial está provocando un aumento de los precios en todo el mundo, Fyffe explica cómo este modelo ha ayudado a proteger a la isla del aumento del costo de vida.

Los precios (de la energía) aquí solían ser más altos que en el continente, pero ahora probablemente sean más baratos.
Revisamos los precios de vez en cuando, pero no lo hemos hecho en los últimos años porque ha sido muy difícil para todos encarar ese gasto. Eigg sigue trabajando para ser más sostenible. Estamos involucrados en otro estudio de viabilidad para ver cómo podemos lograr emisiones netas de carbono cero
“, dijo Fyffe.

Esperamos construir una casa y renovar un antiguo consultorio médico para alquilarlo, y también probaremos bombas de calor de fuente de aire para ver qué tan efectivas son. Entonces la gente podrá trasladarse allí“, explicó. “Para ello necesitaremos suministros adicionales, quizás tres turbinas grandes, aunque todavía estamos en las primeras etapas“.

vida sostenible

El turismo como actividad

El turismo también se ha convertido en un sector importante en el desarrollo de la región, aprovechando la espectacularidad de los paisajes y convirtiendo la isla en un lugar atractivo para el cine, la televisión y la publicidad. Desde Harry Potter hasta James Bond, los amantes del cine miran a Escocia como un destino turístico donde reconocer escenas de sus películas favoritas.

Sus lugares más famosos son la playa Singing Sands en el norte de la isla, donde el movimiento de la arena de cuarzo crea un sonido distintivo, y la impresionante cresta rocosa de An Sgurr, formada hace unos 58 millones de años por una erupción volcánica en el este de la isla.

En el medio hay llanuras escarpadas, pantanos, bosques densos, kilómetros de costa y playas de arena blanca similares a las del Caribe, e incluso una pequeña porción de bosque lluvioso templado. La isla prácticamente no se vio afectada por la industria que transformó el paisaje de gran parte de Inglaterra.

“Aquí no tenemos una agricultura muy intensiva”, explicó Barnes. “El paisaje es propicio para la vida silvestre. No hay pesca comercial ni agricultura a gran escala y las playas y el mar son de aguas limpias y claras”.

Energía para calefaccionar

La mayoría de la población de la isla utiliza estufas de leña para calentarse.

Eigg está implementando un proyecto de gestión forestal sostenible para garantizar el suministro de madera, talando árboles para proporcionar leña y madera para que los isleños exporten, al mismo tiempo que planta nuevos árboles y expande el bosque.

El vivero se creó para cultivar árboles en lugares donde se habían talado árboles viejos“, explica Barnes.
Algunos se utilizarán como leña y otros se guardarán para la vida silvestre. Mientras, crecen los árboles nativos”

Demanda habitacional

vida sostenible

Eigg también parece haber evitado el problema de que las propiedades queden vacías en invierno cuando los residentes se mudan a segundas residencias.

De hecho, el principal desafío parece ser proporcionar vivienda permanente a los residentes que actualmente están en caravanas o alojamiento temporal y que buscan una vida sostenible.

Estamos tratando de proporcionar vivienda a la gente que ya vive aquí. Tenemos mucha gente que se queda temporalmente, por lo que estamos tratando de aumentar el número de apartamentos en alquiler”, dijo Fyffe. “Mucha gente está esperando que aparezcan ofertas de alquiler”.

A medida que la infraestructura mejora, el crecimiento económico y la demanda de vivienda son una señal positiva dado el riesgo de disminución de la población que enfrentan muchas islas.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.prensalibre.com/

Recibir Notificaciones OK No gracias