agroecología Suelos

Silvopastura, el sistema que junta árboles productivos y animales

silvopastura
Compártelo en tus redes

Una granja en Portugal muestra cómo el antiguo arte de la silvopastura, que combina ganado con árboles productivos, puede ofrecer algunas respuestas reales a la crisis climática.

La tierra al norte de la aldea de Foros de Vale Figueira, en el sur de Portugal, ha sido propiedad y cultivada a través de los siglos por romanos, moros, cristianos, capitalistas, de extrema derecha, incluso militares. Ha sido parte de un feudo privado, trabajado por esclavos y comunistas. Ahora, esta parcela de 100 hectáreas se ve agotada: una gran pradera vacía sin árboles, personas o animales, que se marchita bajo un sol abrasador ibérico. Pero mirando al futuro se puede observar que hay puntas de miles de pequeños robles y nueces que siguen los contornos y hurgan entre espesos mantos de hierba y hojas.

“Este será el nuevo montado”, dice Alfredo Cunhal, refiriéndose a un sistema de agricultura portuguesa pre-medieval. Es un científico agrícola cuyo bisabuelo limpió el alcornoque y los olivos que una vez estuvieron dispersos, y cuya familia trabajó demasiado la tierra dosificándola con productos químicos y monocultivos de cereales en crecimiento.

El sistema montado combina rebaños de animales con árboles y arbustos productivos. La visión de Cunhal es crear una abundancia de estilo oasis en tierras donde a menudo no llueve durante nueve meses al año y donde las temperaturas pueden alcanzar los 49°C.

“Imagina árboles altos, como nogales de 40 metros de altura, colocando hojas, dejando pasar la luz y sacando agua. Debajo de ellos, alcornoques dando sombra, y una línea de cítricos y olivos; y luego imagina enredaderas trepando a los árboles. La fruta y las nueces proporcionarán la comida a los cerdos, pollos, vacas y otros animales que pastan allí”, explica Cunhal.


“Los animales son la clave”, dice y agrega: “Son importantes para todo el ecosistema, así como para parte de la cadena alimentaria. Deben estar equilibrados con el sistema de árboles. Los cerdos proporcionan la digestión y son buenos para el suelo, perturban el suelo y fertilizan la tierra. Los ciclos naturales de fertilidad funcionan mejor con ellos. El cerdo no es una máquina de carne sino un amigo de la naturaleza”.

El “nuevo montado” en la granja Herdade do Freixo do Meio tardará años en madurar, pero se recompensará muchas veces con la variedad de alimentos producidos y suelos más saludables. “Ofrece resistencia contra incendios y calefacción global y absorbe el carbono”, afirma.

“Nuestro objetivo es pasar de cero a la abundancia en unos pocos años. Podemos poner pollos en la tierra pronto, los cerdos y las ovejas nos seguirán, las vacas vendrán más tarde. Invertimos ahora, y la próxima generación ve los beneficios reales”, se entusiasma Cunhal

El hombre que proviene de una gran familia de terratenientes relacionada con el legendario líder comunista de Portugal Álvaro Cunhal, dice que ha tenido que rechazar gran parte de lo que le enseñaron sobre la agricultura en la universidad.

“Pasé cinco años estudiando agricultura y nunca escuché la palabra ecología. Estábamos tomando cada vez más de la tierra pero estábamos cultivando monocultivos. Estábamos comiendo el sistema. Estaba manejando 7,000 hectáreas para mi familia pero nunca noté los árboles. Realmente no sabía nada. Produje mucho pero necesitaba muchas entradas. Necesitaba carbono, energía, productos químicos. No pude hacer nada eficientemente. La tierra fue erosionada, el suelo dañado”.

Desmoralizado, dejó de administrar la finca familiar en 1990, tomó parte de la tierra y comenzó a ejecutar 600 hectáreas en líneas orgánicas y cooperativas con un colectivo de 35 personas, muchas de las cuales habían trabajado en la finca durante años. Juntos, estos “socios” están convirtiendo toda la granja en un sistema completo montado.

Los resultados comienzan a mostrarse. El jabalí, el lince y el venado deambulan libremente, mientras que las variedades antiguas de cerdo, ganado, pollos y pavos se rotan entre los robles y olivos establecidos y en los huertos recién plantados. La granja cultiva casi todos los tipos de comida mediterránea entre los árboles, así como 40 variedades de frutas y nueces.



“Podemos cultivar agua“, dice Cunhal. “Al plantar árboles cuyas raíces son profundas, estamos elevando la humedad y construyendo suelos, creando la posibilidad de crecer aún más”.

La complejidad del sistema desconcierta a los agricultores convencionales que se especializan principalmente en un puñado de cultivos o productos. Pero Cunhal descarta los monocultivos como “el fin de la vida” e insiste en que hay resistencia y seguridad en la diversidad.

La variedad de alimentos producidos es asombrosa. La granja produce docenas de cultivos de frutas y verduras y fabrica y vende 600 productos diferentes, que van desde ocho tipos de harinas y panes de roble, hasta carnes, vino y aceites de oliva.

“Es mucho más de lo que cualquier granja normal consideraría. Esto solía ser una granja de alcornoques. Ahora el corcho es solo el 5% de la facturación. Hace cuatro años dependíamos al 100% del mercado abierto y de los mayoristas. Ahora, casi el 50% de lo que cultivamos se vende directamente a los consumidores. Tenemos una carnicería, panadería, prensa de aceite de oliva, fumador”, dice.

Un sistema montado también exige un nuevo enfoque social. “No es correcto que un sistema de agricultura tan complejo como este sea administrado por una sola persona”. Mucho mejor que toda una comunidad debería proponer cómo funciona. Eventualmente, queremos que los consumidores también sean parte de la granja “, dice Cunhal, que tiene la intención de entregar la tierra a la cooperativa.

“Funciona porque los riesgos y los beneficios son compartidos. Juntos somos resistentes a los choques. Empleamos a más personas. Producimos variedad. Es un enfoque diferente”.

“Es muy emocionante. Este es el lugar de encuentro de árboles, cultivos y animales “, dice Ricardo Silva, un biólogo capacitado que se cambió a la silvicultura antes de venir a Herdade do Freixo do Meio. “Los resultados se miden no solo en las ganancias, sino también en los beneficios sociales y ecológicos creados. No podemos decir exactamente, pero nuestra hipótesis es que podemos duplicar, incluso triplicar la producción sin quitarle la tierra”.

Hace veinte años, un enfoque como este podría haber sido descartado como marginal, tal vez como un experimento ecológico a ser llevado a cabo por terratenientes ricos. Pero esa idea está cambiando rápidamente a medida que se reconocen las necesidades del medio ambiente, dice Patrick Caron, presidente del panel de expertos de alto nivel de la ONU sobre seguridad alimentaria y nutrición y ex jefe de Cirad, la agencia francesa de investigación alimentaria.

“Necesitamos una transformación de nuestros sistemas alimentarios. No implica un retorno a la forma en que cultivaron nuestros abuelos, eso sería una catástrofe. Pero debemos hacer un balance de los principios de lo que estaban haciendo y sus conocimientos.

“El cambio está sucediendo. Las grandes compañías también lo saben. La industria de la carne solía reír, pero ahora se están preparando para el cambio. Es posible pasar de la producción en masa a la calidad”.

“Los granjeros quedaron fascinados por las chucherías de la tecnología en la década de 1930. Intentaron simplificar todo”, dice Patrick Worms, asesor principal de políticas científicas en el World Agroforestry Center con sede en Nairobi.

“Lo que Cunhal está haciendo es lo contrario: usar más animales, cultivar más y hacer que todo sea más complejo. Está respaldado por la ciencia, que muestra que obtienes una producción mucho mayor cuando mezclas cosas y cuando los animales y las plantas interactúan”.

Los estudios de África, Brasil, Europa, Sri Lanka y otros lugares muestran de manera concluyente que los árboles, animales y cultivos intercalados pueden aumentar la producción de alimentos, pero también construir tierra, aumentar la biodiversidad y secuestrar CO2 de la atmósfera, dice.

“La agrosilvicultura no es una” tierra de nadie “entre la silvicultura y la agricultura”, dice Maria Helena Semedo, subdirectora de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. “Sabemos que puede ayudar a diversificar y mantener la producción de alimentos y proporcionar beneficios sociales, económicos y ambientales vitales para la tierra”.

Pero incluso cuando los científicos y los encargados de formular políticas despiertan ante el potencial del silvopastoreo como una mejor manera de cultivar alimentos y como una forma de responder a la crisis climática, la velocidad y la escala del cambio desafían a la granja.

“Somos más resistentes al clima que nuestros vecinos que cultivan de manera convencional, pero un aumento de temperatura de 3 ° C aquí, a donde nos dirigimos, significa que todo está perdido. Las temperaturas más altas y más extremas son una amenaza de muerte para los animales. La tierra se irá al desierto. Estoy realmente preocupado No tengo dudas de que la crisis climática está sucediendo. Lo siento todos los días … Ahora tenemos veranos más irregulares y la temperatura aumenta cada año”, dice Cunhal.

Es uno de los ocho europeos que intentan demandar a la UE por sus políticas de cambio climático, que según ellos son inadecuadas. “Tuvimos 49C el año pasado. Estamos acostumbrados a 43C. En 2017-18 tuvimos una sequía de ocho meses. Luego, a mediados de diciembre, tuvimos 100 mm de lluvia en dos horas. He vivido aquí por 30 años. Es más impredecible ahora; corremos el riesgo de detener casi todo el proceso biológico”.

Salvo el desastre, Cunhal dice que continuará plantando árboles y criando animales. “No queremos un metro cuadrado sin sombra. Debemos tratar la granja como un bien común. La satisfacción está en crear algo hermoso. Quiero dejar un paisaje donde todos, humanos y animales, se sientan bien”.

Artículo en inglés

Compártelo en tus redes
Suscríbete a nuestro boletín semanal de noticias
También podrían interesarte

Agrega un Comentario

Pulsa aquí para hacer un comentario

Apoya nuestro trabajo

Boletín de noticias

Envío semanal de noticias de EcoPortal por correo electrónico