El cambio climático hará que el suelo de Australia emita CO2 y empeore las cosas

Investigaciones recientes advierten que el cambio climático podría convertir el suelo de Australia, actualmente un sumidero de carbono, en una fuente emisora de CO2. Esto se debe a la interacción entre el aumento de la temperatura y la sequía, que afecta la descomposición de la materia orgánica en el suelo.

Una nueva investigación de la Universidad de Curtin ha descubierto que el calentamiento del clima convertirá el suelo de Australia en una fuente neta de emisiones de dióxido de carbono (CO2) si no se toman medidas.

El suelo ayuda a mantener el planeta fresco al secuestrar carbono; sin embargo, a medida que el clima se vuelve más cálido, su capacidad para almacenarlo disminuye y, en algunos casos, puede comenzar a liberarlo al aire.

Un equipo de investigación global dirigido por el profesor Rafael Vizcarra Rossel de la Facultad de Ciencias Biológicas y Moleculares de Curtin ha predicho cambios en la cantidad de carbono en el suelo de Australia desde la actualidad hasta el año 2100.

Estudios sobre el suelo de Australia

Para ello, el equipo realizó simulaciones utilizando tres caminos de desarrollo diferentes: un escenario "sostenible" centrado en la ecología, un escenario "intermedio" y un escenario dependiente del "desarrollo impulsado por combustibles fósiles"

Encontró que los suelos de Australia serían una fuente neta de emisiones y podrían representar el 8,3% de las emisiones actuales totales de Australia en el escenario "sostenible" y más del 14 por ciento para 2045 en los escenarios "intermedio" y "dependientes".

Para 2100, se espera que las emisiones del suelo en todos los escenarios contribuyan más a las emisiones totales, pero las proyecciones son más inciertas.

Si bien algunas áreas de tierras agrícolas aún pueden almacenar carbono, las investigaciones muestran que esto no será suficiente para compensar la cantidad de carbono perdido de los suelos en áreas más sensibles a un clima más cálido, como las zonas costeras y las vastas praderas de Australia. El suelo de Australia contiene alrededor de 28 gigatoneladas de carbono, el 70% del cual se almacena en pastizales.

"Si las prácticas agrícolas no se mejoran aún más para que los suelos de esas tierras puedan seguir almacenando carbono, es probable que cualquier ganancia y beneficio disminuya para 2045 y empeore si el planeta continúa calentándose al ritmo actual", dijo el profesor Vizcarra Rossel.

Esto significa que los suelos australianos podrían liberar aún más carbono al aire en lugar de almacenarlo, lo que exacerbaría el cambio climático. Si las emisiones continúan a niveles similares, se espera que la temperatura de la Tierra aumente 2 grados por encima de las temperaturas preindustriales en algún momento de este siglo, con consecuencias negativas y potencialmente catastróficas para el planeta”.

El profesor Vizcarra Rossel dijo que Australia necesitaba caminos más ecológicos y una mejor gestión y protección de la tierra para lograr los objetivos de reducción de emisiones y agregó "Es extremadamente importante que la tierra de los pastos australianos pueda conservar sus reservas de carbón Capturar y almacenar carbono adicional requerirá ciencia interdisciplinaria, innovación, conciencia cultural y políticas efectivas", dijo el profesor Viscarra Rossel.

"Será un desafío, dado el clima más seco y variable de los pastizales, su vegetación relativamente escasa y otros factores como los incendios forestales; sin embargo, sólo un ligero cambio en áreas tan grandes marcará una diferencia positiva".

La gestión innovadora del pastoreo, la quema cultural y la regeneración de comunidades de plantas nativas endémicas y biodiversas, por ejemplo, podrían hacer que el típico suelo de Australia de pastizal absorba y almacene más agua y carbono, reduzca la erosión y conduzca a ecosistemas más estables y, en última instancia, a menos emisiones”.

Es importante destacar que este cambio no es inevitable. Si tomamos medidas ahora, podemos evitar que el suelo australiano se convierta en una fuente emisora de CO2 y proteger este importante recurso natural.

Ecoportal.net

Con información de: https://www.eurekalert.org/