La corteza terrestre se está partiendo en dos mitades

El planeta Tierra está siempre en movimiento y esto puede tener un impacto significativo en la estabilidad geológica de la corteza terrestre. Algunos de estos cambios apenas se notan, como es este caso.

Un ejemplo de ello es el reciente descubrimiento por parte de un equipo de geólogos de China y Estados Unidos de que un fenómeno fascinante y sorprendente está teniendo lugar en el Tíbet central.

Uno de los factores que juega un papel importante en la dinámica de la Tierra son las placas tectónicas. Las placas tectónicas son secciones de la litosfera, incluida la parte superior del manto y la corteza superior, que actúan como una capa rígida, relativamente fría y fuerte, cuyo espesor varía con el océano, volviéndose más delgada allí.

Este grupo de geólogos ha descubierto que un evento sin precedentes está sucediendo en tierras del Himalaya, la parte más profunda de la placa tectónica india.

La corteza terrestre y la transformación del paisaje

corteza terrestre

Aunque se sabe que cuando las placas tectónicas interactúan, chocan, se mueven o se separan entre sí, esto resulta en la formación o transformación de paisajes, como es el caso de muchas montañas y el Himalaya, formados por el choque de placas tectónicas del segmentos indio y euroasiático, a veces surgen complicaciones cuando las placas de acoplamiento tienen la misma densidad.

Los científicos que hicieron este descubrimiento se preguntaron si la placa india estaba siendo empujada bajo la placa euroasiática o si su superficie se estaba ondulando mientras la parte más profunda se deslizaba hacia el manto terrestre. Los resultados de la investigación llegaron a una conclusión realmente sorprendente: la placa tectónica india estaba realmente partida por la mitad, justo debajo del Tíbet.

Las fallas verticales en placas divergentes son comunes, como en África e Islandia, pero la diferencia entre ellas y la que se encuentra debajo del Tíbet es que esta última es una falla horizontal. La parte que sostiene la meseta tibetana es muy superficial, mientras que la parte más profunda se hunde en la corteza terrestre, a unos 33 km de profundidad.

Debido a estos descubrimientos, los científicos comenzaron a preguntarse cuál era el significado geológico y si el riesgo de terremotos en la región del Tíbet había aumentado, algo que Simon Klemperer, geofísico de la Universidad de Stanford, señaló como posible.

Asimismo, señala que una grieta profunda en la meseta asiática, conocida como Kona Sangri, podría ser señal de perturbaciones mayores en la parte más sensible de la placa india, llegando a la superficie. Douw van Hinsbergen, geodinámico de la Universidad de Utrecht (Países Bajos) y uno de los investigadores principales del estudio, destacó la importancia de este descubrimiento en el campo de las ciencias de la Tierra.

"No teníamos conocimiento de que los continentes pudieran comportarse de esta manera, y eso tiene implicaciones fundamentales para la ciencia de la Tierra sólida", dijo van Hinsbergen.

Ecoportal.net

Con información de: https://ensedeciencia.com/