Hinojo, fresco o arrepollado: beneficios y recetas

¡Comer es tan bueno! Aún mejor cuando se descubren nuevos alimentos que no conocíamos. ¿Has probado alguna vez el hinojo ( Foeniculum vulgare ), también llamado hinojo de cabeza o hinojo fresco ?

Estamos hablando del bulbo de hinojo. Versátil, fácil de incorporar a la dieta, es una deliciosa verdura llena de nutrientes buenos para el organismo.

¿hinojo o hinojo?

El término hinojo puede ser muy confuso. Esto se debe a que se conocen dos especies de la misma familia pero géneros diferentes para este hinojo: Pimpinella anisum y Foeniculum vulgare.

En el caso de Foeniculum vulgare, llamamos hinojo al bulbo de la planta, e hinojo, a las hojas. Ambas partes tienen un sabor anisado y se pueden consumir en té, ensaladas y como condimento.

Sus semillas también se usan como especia, pero tienen un sabor muy diferente (no tan anisado como el anís estrellado original).

CURIOSIDAD: Este sabor anisado es característico del principio activo anetol, una sustancia percibida por nuestro paladar como de sabor dulce, siendo 13 veces más dulce que la propia sacarosa.

Beneficios para la salud del hinojo

Nutrientes:

Una ración de 100 g de  bulbo de hinojo crudo contiene ( aproximadamente )

  • 10 kcal;
  • 1,24 g de proteína;
  • 0,2 g de grasa;
  • 7,3 g de carbohidratos;
  • 3,1 g de fibra;
  • 414 mg de potasio;
  • 27 mcg de folato;
  • 578 mcg de caroteno.

Además de tener un sabor refrescante, esta planta tiene varias propiedades, entre ellas propiedades antiespasmódicas, diuréticas, antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes.

Echa un vistazo a los principales beneficios para la salud del hinojo:

es bueno para el corazón

Esta planta está llena de fibra y nutrientes saludables para el corazón, como:

  1. potasio ;
  2. y ácido fólico.

Una ingesta abundante de vegetales como el hinojo en la dieta puede:

  • reducir la presión arterial;
  • y ayuda a controlar el colesterol.

Hace que la piel sea más saludable

El hinojo contiene betacaroteno (que se convierte en vitamina A en el cuerpo) y vitamina C , que es importante para la producción de colágeno y la reparación de tejidos.

Estos nutrientes juegan un papel importante en el mantenimiento de la salud de la piel, así como de las membranas mucosas que protegen órganos como las vías respiratorias.

Tiene propiedades antiinflamatorias

Además, puede ayudar a reducir la inflamación ya que es rico en nutrientes antioxidantes como la vitamina C y flavonoides vegetales como la quercetina.

Comer una amplia variedad de alimentos ricos en estos polifenoles protectores se asocia con un menor riesgo de muchas enfermedades crónicas.

Ayuda con el control de peso.

Bajo en calorías pero lleno de sabor, es un ingrediente útil para el proceso de pérdida de peso.

Con un índice glucémico (GI) bajo y una fuente de fibra, puede ayudar a moderar la liberación de azúcar en la sangre.

Puede mejorar los síntomas de la anemia.

El hinojo es una buena fuente de folato , que es necesario para la formación saludable de glóbulos rojos.

¡Invierte en hinojo! Aumentar la ingesta de alimentos ricos en folato puede mejorar los síntomas de la anemia.

Además, es una verdura que también puede:

  1. tener un efecto curativo;
  2. estimular la contracción uterina;
  3. aliviar los cólicos;
  4. ayuda en la producción de leche materna;
  5. combatir problemas gastrointestinales;
  6. refrescar el aliento;
  7. aliviar el estreñimiento.

Además del té de hinojo (bébelo al menos una vez al día para aprovechar todas sus propiedades), y su aceite esencial, que también es muy consumido, es una gran opción en la cocina.

Ver cómo consumir.

Cómo cocinar hinojo fresco

  1. crudo, cortado en tiras finas para dar un sabor especial a las ensaladas mixtas.
  2. cocinado en sopas
  3. mezclado con verduras para rellenar tartas, quiches, etc.
  4. a la parrilla en el horno o parrilla eléctrica
  5. horno (lavar, quitar los extremos, cortar el bulbo en 4 partes y luego en rodajas más finas. Llevar las rodajas a ebullición rápida en agua de antemano. Esto acelerará la cocción en el horno. Una vez que estén ligeramente cocidas, extienda las rodajas en forma y llevar al horno con un chorrito de aceite de oliva, sal, pimienta negra, queso rallado, perejil, hierbas al gusto y pan rallado.

Por Lara Meneguelli. Artículo en portugués

Recibir Notificaciones OK No gracias