Huertos urbanos: Verduras ricas, sanas y económicas

Si vives en la ciudad y amas el verde y la alimentación saludable, es posible tener un huerto urbano en tu hogar en el que se conjuguen productividad, estética y practicidad de manera equilibrada para asegurarte el éxito de tus cosechas.

Nada más placentero que obtener tus propios alimentos, con un huerto urbano podrás cultivar los vegetales, frutales, y plantas aromáticas que más te gustan asegurándote su frescura y sanidad.

Para poder llevar adelante este proyecto, obviamente deberás tener algunos conocimientos que hoy día se encuentran disponibles en internet de forma libre. También podrás tomar cursos on-line aunque la mejor experiencia será asistiendo de forma presencial a algún huerto urbano comunitario o centro de formación especializado en el tema.

Una vez que cuentes con ciertos conocimientos como épocas de siembra, necesidades de luz y riego, tipos de sustrato y más, podrás adentrarte de lleno en el cultivo de tus vegetales. Sólo quedará por resolver dónde colocar tu huerto y en qué tipo de contenedores lo harás.

Dónde cultivar tu huerto urbano

La ciudad no suele ofrecernos mucho espacio verde al aire libre en donde poder cultivar nuestras plantas, pero hoy día es posible hacerlo en la terraza, balcón y hasta el ventanal de un apartamento.

Lo primero a tener en cuenta es saber de cuántas horas de sol dispones en ese pequeño espacio para poder pensar y decidir los vegetales y aromáticas que cultivarás sin mayores problemas. Debes elegir el lugar más soleado posible.

Luego, puedes pasar a la etapa de diseño y planificación del espacio, con sus estructuras de soporte como macetas, enrejados, pérgolas, sitio para herramientas, almácigo de cultivo, compostera, etc. Es clave tener en cuenta cuánto peso puede soportar tu terraza o balcón para no llevarte un disgusto. 

Los mejores contenedores para tu huerto urbano

Los diferentes vegetales de un huerto urbano crecen a distintas alturas y profundidades, este es un dato que tendrás que tener en cuenta a la hora de elegir los cajones de cultivo.

Los materiales naturales son quizá los más adecuados para el cultivo de tu huerto, pero pueden jugar otros factores como el peso o la durabilidad a la hora de decidir cuál comprar.

Podemos encontrar mesas de cultivo en casas especializadas fabricados en madera, cemento, plásticos como el policarbonato o PVC y hasta aluminio. Todos estos materiales trabajan de manera diferente con la temperatura, rayos UV y humedad ambiente. Tendrás que saber elegir los mejores para el diseño de tu huerto urbano según las necesidades de las plantas y del espacio y presupuesto que dispones.

Madera: estos contenedores están construidos en madera maciza para su mayor durabilidad. Mantienen una temperatura de sustrato equilibrada, trabajan en intercambio con la humedad ambiente y ofrecen mejor transpirabilidad. Su interior está forrado con malla geotextil que garantiza una buena ventilación para las raíces y evita que se tapen los drenajes y posibles encharcamientos.

PVC y Aluminio: Se trata de contenedores más resistentes y durables en el tiempo y son ideales para huertos que se encuentren muy expuestos a la intemperie. Sus materiales son resistentes a los rayos UV, livianos, aunque no favorecen la transpirabilidad.

Elige la mejor opción para tu huerto urbano

Además del tipo de material, los huertos urbanos varían en sus formas, dimensiones y accesorios. Por ejemplo, los contenedores con patas, elevados, son ideales para hacer el trabajo más liviano o para personas mayores o con movilidad reducida.

Los cajones de cultivo con forma escalonada, te permitirán aprovechar mejor el espacio de un balcón por ejemplo al igual que los verticales.

Para los ventanales y barrales de balcones, el huerto urbano podrá cultivarse en jardineras con sus correspondientes soportes que las hagan seguras. No deberás restarle importancia al peso que implica una maceta con sustrato y plantas y el daño que podría ocasionar su caída. 

Algunos de estos artículos de cultivo cuentan con cómodos accesorios para hacerte más fácil la tarea de cultivar. 

Por ejemplo, vienen con estantes inferiores para guardar bolsas de sustrato, macetas, herramientas y otros productos para cultivar y así mantener el espacio ordenado. También pueden tener tapas removibles en diversos materiales transparentes como el policarbonato para proteger tus plantas del viento excesivo en las primeras etapas de crecimiento. 

Incluso algunos huertos urbanos ya traen adosados enrejados o pérgolas para que pepinos, guisantes u otros vegetales trepadores puedan enredarse sin problemas.

Estos contenedores tienen la posibilidad de quedar fijos en tu espacio o venir provistos con ruedas para trasladarlos fácilmente en casos que quieras rediseñar la distribución del huerto o que algunas plantas necesiten cambiar su exposición a la luz.

Como ves, con algo de conocimiento y el recipiente adecuado, seguramente podrás emprender un proyecto de huerto urbano en tu hogar y disfrutar de vegetales recién cosechados y más saludables.

Recibir Notificaciones OK No gracias