Glifosato: Veneno y desecante de alimentos

El glifosato , el ingrediente principal del Roundup de Monsanto, es reconocido como herbicida más utilizado en todo el mundo. Lo que no es tan conocido es que los agricultores también utilizan glifosato en cultivos como el trigo, la avena, frijoles y otros cultivos comestibles justo antes de la cosecha, aumentando las preocupaciones de que el herbicida está presente en los productos alimenticios.

Las papas transgénicas están que queman

Parece haberse abierto las compuertas. Lo que barre hasta lo impensado: un funcionario de cierto rango de Monsanto, el doctor William Moar, conferenciante itinerante, declaró con arrogancia: ‘Todo un departamento tenemos dedicado a desinflar trabajos científicos que no concuerdan con los nuestros.’ Imaginamos al CEO temblando de ira ante semejante “obsequio al enemigo”… ¿Quién puede hablar de ciencia? ¿Sólo Monsanto?"

Advierten desastre ambiental por posible desborde de relaves

Si bien el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) sostuvo que en las regiones de Atacama y Coquimbo no existen relaves mineros que pudieran colapsar y dañar a la población, reconocieron que no se ha podido relevar toda la información al respecto debido a las consecuencias que el violento temporal ha dejado en la zona. Expertos plantean su preocupación frente a la posibilidad de que algunos de estos depósitos pudieran contaminar las aguas de los cauces, causando graves daños al medioambiente y
a la población.

Las plantas inteligentes saben combatir a sus enemigos

Las plantas, a través de sus sensores, reaccionan a los estímulos externos de forma parecida a como lo hacemos las personas a través de nuestros cinco sentidos, con la diferencia de que al parecer ellas cuentan con más de estos sensores, es decir sentidos, que nosotros. Por poner algunos ejemplos, la mimosa es un árbol que reacciona al contacto directo como si tuviera una especie de tacto, y los brotes de los girasoles cambiarán la dirección en la que crecen si se les roza con una fibra de algodón. Esto sucede porque las plantas poseen los llamados genes de contacto, los que una vez activados, harán que la planta cambie el comportamiento de su crecimiento.