Harvard eliminó los lácteos de su “Plato saludable”

Harvard es una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo y ha jugado un papel fundamental en la creación y difusión del conocimiento durante siglos.

Desde su fundación, los miembros de la organización han analizado y revisado constantemente, produciendo informes influyentes que dan forma a la política, la economía, la atención médica y otros campos.

Por qué Harvard eliminó los lácteos de la pirámide alimenticia

Comúnmente se cree que el consumo de leche y sus derivados es necesario para una alimentación saludable.
Sin embargo, investigaciones e información recientes de la Universidad de Harvard han cambiado esta visión: la pirámide alimenticia ahora muestra que para una nutrición completa podemos eliminar la leche y reemplazarla con agua.

Cada año, expertos y analistas de la Universidad de Harvard publican una lista de los productos alimenticios más recomendados como parte de una dieta saludable. Este año faltan productos lácteos en el llamado “Plato Saludable”.

Lo explican diciendo que un consumo elevado de productos lácteos puede aumentar significativamente el riesgo de cáncer de próstata y ovario.

Además, señalan que el cuidado corporal debe evitar ingredientes ricos en grasas saturadas y químicos que se encuentran en este tipo de productos.

Según Harvard, ¿con qué se debería sustituir la leche?

Por ello, para sustituir este aporte, los expertos recomiendan añadir verduras como lechuga, coliflor y brócoli, entre otras. Además, el calcio se puede encontrar en muchos frutos secos y cereales.

Las más recomendadas por Harvard son la leche de almendras, la leche de avena y la leche de arroz.

Cómo hacer leche de almendras

Ingredientes:

  • 1 taza (120 g) de almendras crudas
  • 4 tazas (960 ml) de agua
  • Opcional: 1 cucharadita de miel o azúcar de coco, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones:

  1. Remoja las almendras. Coloca las almendras en un recipiente grande y cubre con agua. Déjalas en remojo durante al menos 8 horas, o toda la noche.
    [Image of Almendras en remojo]
  2. Escurre las almendras. Después de que las almendras hayan remojado, escúrrelas bien.
    [Image of Almendras escurridas]
  3. Licua las almendras. Coloca las almendras escurridas en una licuadora. Agrega el agua y mezcla a alta velocidad durante 2-3 minutos, o hasta que las almendras se hayan molido completamente y la mezcla tenga una consistencia cremosa.
    [Image of Licuadora de almendras]
  4. Cuela la leche. Vierte la mezcla de almendras en un colador forrado con una gasa o un filtro de café. Presiona la pulpa para extraer la mayor cantidad de leche posible.
    [Image of Leche de almendras colada]
  5. Agrega edulcorante y saborizantes opcionales. Agrega miel, azúcar de coco o extracto de vainilla al gusto.
  6. Guarda la leche. La leche de almendras se puede conservar en el refrigerador hasta por 5 días.

Consejos:

  • Para obtener una leche de almendras más cremosa, pela las almendras antes de remojarlas.
  • Si no tienes una licuadora potente, puedes triturar las almendras en un procesador de alimentos antes de agregar el agua.
  • Para una leche de almendras más dulce, puedes agregar más miel o azúcar de coco.
  • También puedes agregar otros sabores a la leche de almendras, como canela, vainilla, cacao o extracto de almendra.

Variaciones:

  • Leche de almendras sin azúcar: Simplemente omite el edulcorante.
  • Leche de almendras con cacao: Agrega 1 cucharada de cacao en polvo a la mezcla de almendras antes de licuar.
  • Leche de almendras con vainilla: Agrega 1/2 cucharadita de extracto de vainilla a la mezcla de almendras antes de licuar.

Usos:

La leche de almendras se puede usar en una variedad de recetas, como batidos, café, té, sopas, guisos y postres. También se puede beber sola o con hielo.

Cómo hacer leche de coco

Ingredientes:

  • 1 taza (120 g) de coco rallado
  • 3-4 tazas (750-1000 ml) de agua
  • Opcional: 1 cucharadita de miel o azúcar de coco, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones:

  1. Remoja el coco. Coloca el coco rallado en un recipiente grande y cubre con agua. Déjalo en remojo durante al menos 30 minutos, o hasta que el coco se haya hidratado completamente.
    [Image of Coco rallado en remojo]
  2. Escurre el coco. Después de que el coco haya remojado, escúrrelo bien.
    [Image of Coco rallado escurrido]
  3. Licua el coco. Coloca el coco escurrida en una licuadora. Agrega el agua y mezcla a alta velocidad durante 2-3 minutos, o hasta que el coco se haya molido completamente y la mezcla tenga una consistencia cremosa.
    [Image of Licuadora de coco]
  4. Cuela la leche. Vierte la mezcla de coco en un colador forrado con una gasa o un filtro de café. Presiona la pulpa para extraer la mayor cantidad de leche posible.
    [Image of Leche de coco colada]
  5. Agrega edulcorante y saborizantes opcionales. Agrega miel, azúcar de coco o extracto de vainilla al gusto.
  6. Guarda la leche. La leche de coco se puede conservar en el refrigerador hasta por 5 días.

Consejos:

  • Para obtener una leche de coco más cremosa, puedes batir la leche después de colar.
  • Si no tienes una licuadora potente, puedes triturar el coco en un procesador de alimentos antes de agregar el agua.
  • Para una leche de coco más dulce, puedes agregar más miel o azúcar de coco.
  • También puedes agregar otros sabores a la leche de coco, como canela, vainilla, cacao o extracto de coco.

Variaciones:

  • Leche de coco sin azúcar: Simplemente omite el edulcorante.
  • Leche de coco con cacao: Agrega 1 cucharada de cacao en polvo a la mezcla de coco antes de licuar.
  • Leche de coco con vainilla: Agrega 1/2 cucharadita de extracto de vainilla a la mezcla de coco antes de licuar.

Usos:

La leche de coco se puede usar en una variedad de recetas, como batidos, café, té, sopas, guisos y postres. También se puede beber sola o con hielo.

Recibir Notificaciones OK No gracias